Ricardo Monteros es uno de los compositores ecuatorianos más importantes de las últimas generaciones, cuyo trabajo se ha dado a conocer también en Latinoamérica. Ganó el Primer Premio del Concurso Nacional de Composición organizado por la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador en 2012 con el Poema Libertario que estrenará en Venezuela junto a otra obra de su autoría, Despedida – homenaje a los ausentes, este viernes 27 de mayo a las 5:00 pm en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, con la Orquesta Sinfónica de Venezuela en un concierto dedicado a la Conmemoración de la Batalla de Pichincha y las Fuerzas Armadas de Ecuador.

Familiarizado con la música venezolana y con los compositores venezolanos, Monteros además se considera admirador de la OSV y reconoce que se trata de una de las mejores de Latinoamérica. También está al tanto del importante trabajo que están haciendo las orquestas venezolanas en todo el mundo, a tal punto que afirma: “las orquestas de Venezuela son el puerto al que todo compositor desea arribar”.

“Mi saludo y mi gratitud a mis hermanos venezolanos de la OSV por esta tan alta distinción a mi persona por permitir que mi música cobre vida”, expresó el autor quien además le cuenta a Venezuela Sinfónica muchos otros detalles de la música que será interpretada este viernes en la Sala Ribas del Teatro Teresa Carreño.

¿Cómo se dió la invitación para traer sus composiciones a tierras venezolanas?

Esto se debió al trabajo fraterno y constante de Franklin Ruque – violinista ecuatoriano y a su esposa Seo Yeon Lee, quienes por mas de un año hicieron todo lo posible por que este evento se realizara en esta fecha, proyecto que tuvo el apoyo de la OSV y la Embajada de Ecuador en Venezuela.

¿Cómo describe usted la dirección musical de la obra: Despedida – homenaje a los ausentes. ¿Qué nos puede decir sobre esta obra? Tenemos entendido que usted la escribió para dedicarla a las víctimas del terremoto que vivió recientemente el pueblo de Ecuador.

Esta obra fue escrita en 1997, al terminar mis estudios en el conservatorio de música de mi ciudad, es mi primera partitura que fue dedicada a la muerte de un gran amigo, poco a poco fue tomada como homenaje a los seres queridos que se iban adelantando a otros planos y ahora recobra vigencia en su versión sinfónica a la sensible desaparición de cientos de hermanos caídos en el terremoto del 16 de abril. Creo que es realmente importante que el artista se convierta en el portavoz de nuestra gente para poder expresar a través de nuestras líneas y notas los sentimientos de los nuestros, en este caso, sentimientos de dolor y pesar por la pérdida de un ser amado que no regresará, del cual habríamos querido tener la posibilidad de despedirnos y rendirles un homenaje antes de su partida.

La segunda obra de su autoría que será interpretada en Venezuela es el Poema Libertario. Comente un poco sobre cómo fue el proceso de composición de una obra tan compleja con esta.

Es una obra programática, cuando hice el tema de esta obra estaba cursando mi último año de composición en Odessa, Ucrania, el tema surgió en un arrebato de energía y lirismo. Cuando se me dio la tarea de componer una obra sinfónica para mi examen de graduación la idea tomó forma, calzó en lo que quería contar a mis compañeros, hermanos de todo el mundo que estudiaban en el conservatorio superior de Odessa, contar la historia de nuestra revolución pero al mismo tiempo dar a las orquestas de mi país una obra que interpretar cuando recordemos fechas como la de la Batalla del Pichincha, para la que generalmente usábamos la obra 1812 de Tchaikovsky, que nada tiene que ver con la historia de nuestra liberación, la proclamación de nuestros pueblos libres.

¿Cómo está conformada esta obra?

En su primer tema se describen dos partes: la idea de la revolución y la idea de libertad, la primera con figuras rápidas y reiterativas en ascendente y la segunda un tema amplio con notas largas. Luego le continua el marchar de los soldados a la batalla, una vez armados y dispuestos, surge el segundo tema Yapaichishka, tema pre hispánico que fuese tomado luego por los españoles y convertido en el Salve Salve Gran Señora, este tema no solo es pre hispánico sino según investigaciones de musicólogos de mi país es un tema pre incásico, que dataría de mas de 500 años atrás, es este cántico  tomado como plegaria antes de ir a batalla.

¿Cómo son representados los elementos históricos con la música?

En su parte central se desarrolla la estrategia y planeamiento, los ideales de Bolívar, de Sucre, de Martí son discutidos y asimilados. Un pequeño episodio a cargo del violín solo nos muestra al soldado como el ser humano que hace frente a la idea de la muerte en batalla, pero así mismo con la idea de morir por los ideales de Bolívar, de libertad, de cambio, de revolución, y acepta la idea de entregar su vida en el frente por su pueblo, por nosotros. Luego de esta reflexión, inicia la re exposición, la batalla misma, la idea de Bolívar cabalgando empuñando su  espada guiando a su pueblo (esta obra no solo describe la batalla del Pichincha sino todas las batallas hasta la liberación de nuestros pueblos) ya en su clímax, se produce una caída estrepitosa de la orquesta, hasta quedar tan solo el timbal, violas tremoladas simbolizando el campo de batalla lleno de muertos y heridos, de entre los cuales, uno a uno se levantan nuestros hombres al tema victorioso de libertad en el tema Yapaichishka esta vez en tono mayor, proclamando la libertad de nuestros pueblos, con la espada de Bolívar en alto.

Según el director, William Vergara, la obra tienen una mixtura muy interesante con elementos del folclore ecuatoriano, sonidos indígenas pero al mismo tiempo con elementos de la música del Siglo XX.

Trate de hacer una obra ecuatoriana sin caer en el folklorismo puro, sin mayores pasajes dancísticos de nuestra tradición; si bien es cierto somos todos mestizos, indios, mulatos, montubios, shuaras, blancos y negros, diversos pero iguales, somos de este y todos los tiempos, por ello usé el tema mas antiguo registrado en la historia de nuestra música pero con lenguaje contemporáneo, somos esa mezcla de lo eterno y lo contemporáneo.

¿Cuáles son los compositores qué usted más admira y que le han servido de inspiración?

Tengo mucha influencia de Shostakovich, Stravinsky, Kancheli, Penderecky, Ligeti, por ser parte muy importante en mi formación, pero así mismo Ginastera, Chavez, Piazzolla, Márquez y Gerardo Guevara entre otros.

Estas dos obras serán estrenadas por primera vez en Venezuela, donde también hay excelentes compositores latinoamericanos. ¿Conoce usted a alguno de ellos?

Desconocer el papel de la Escuela Santa Capilla y la labor del Maestro Vicente Emilio Sojo sería negar mucho de la música no solo de Venezuela sino de Latinoamérica. Conozco a Inocente Carreño, Evencio Castellanos, Antonio Estévez, sin embargo son personajes como Ángel Custodio Loyola, Pedro Elías Gutiérrez o Simón Díaz,  quienes me marcaron desde niño cuando mi padre tocaba el cuatro en casa, un “Pajarillo”,  un “Alma llanera” o un “Caballo viejo”.

La orquesta encargada de interpretar sus obras es la Orquesta Sinfónica de Venezuela. ¿Qué opina usted sobre esta orquesta que tendrá el honor de tocar su música?

El honor es realmente mío, es un privilegio y alto honor que una de las mejores orquestas de Latinoamérica vuelque sus ojos a mí, un compositor desconocido de un hermano país, definitivamente me habría encantado escuchar cada nota, cada acorde de mi música en las manos de esta magnífica orquesta, escuchar las observaciones y sugerencias de cada uno de sus brillantes músicos, conducidos esta vez por el Maestro William Vergara, joven y talentoso director de mi país. Espero esta no sea la última vez que música mía se escuche en tierra de Bolívar, ojalá la próxima este presente en tan importante evento, los estrenos en homenajes póstumos deberían desaparecer de los usos y costumbres de nuestras orquestas e instituciones, mi saludo y mi gratitud a mis hermanos venezolanos por esta tan alta distinción a mi persona por permitir que mi música cobre vida.

¿Qué opina usted sobre el movimiento de orquestas que se ha desarrollado en Venezuela?

Hoy por hoy, Venezuela se ha convertido en capital del sinfonismo Latinoamericano, punto de referencia en el mundo entero, estando su sistema de orquestas presenten en países de Europa y Latinoamérica, no solo permiten a los niños y jóvenes tener un mejor futuro sino que ponen al alcance de todos el mágico mundo de la música sinfónica y sus compositores, dejando de ser música de élite sino música del pueblo. Definitivamente es alto el honor  que mi música suene en esta capital sinfónica, lo digo no solo como músico, compositor sino también como director, nuevo reto que he emprendido y que me permite comprender la magnitud de vuestro maravilloso y arduo trabajo.

¿Le gustaría que su música se siguiera interpretando por orquestas venezolanas?

Definitivamente, creo que las orquestas de Venezuela son el puerto al que todo compositor desea arribar, definitivamente. Sería un importante  logro poder estar bajo la batuta de directores como César Iván Lara, Diego Matheuz, Rafael Payare, Alfredo Rugeles,  Joshua Dos Santos y por supuesto el Maestro Gustavo Dudamel, entre tantos de los importante directores con los que cuenta el movimiento sinfónico de Venezuela, ojalá volvamos a estar en sus escenarios, mis obras son suyas.

En su carrera como compositor ¿cuáles son sus planes futuros más inmediatos?

Tengo un pedido para obra de piccolo y orquesta, esperamos su estreno mundial en Venezuela a finales de este año, así mismo obras para instrumentos solos (terminar mi sonata para guitarra y un ciclo para oboe) y ensambles contemporáneos (percusión) y poder volver sobre las anotaciones de mi tercera sinfónica, LOS TRES VIAJES, además de seguir madurando como director de la orquesta sinfónica juvenil del conservatorio nacional de Quito. Ojalá un día nuestros gobernantes se den cuenta de la importancia de la cultura y así la labor de compositores, intérpretes y directores cobre urgencia en el desarrollo de nuestros pueblos.