Ricardo Marzoratti: un contrabajista venezolano que se abrió paso en Canadá

Por Roberto Palmitesta  | @RPalmitesta

Ricardo Marzoratti es un contrabajista venezolano que hace vida en Canadá, donde se ha formado con excelentes criterios de enseñanza musical. Es un venezolano que ha tenido éxito internacional, pero que a diferencia de la gran mayoría, ha recibido sus estudios separado de la metodología de El Sistema o de cualquier otra institución nacional. De sus 23 años de edad, ya lleva 12 años viviendo en Canadá, porque emigró cuando tenía 11 años. Admite que al principio, debido a la diferencia de culturas no fue fácil adaptarse. 

Actualmente estudia teoría y análisis de teoría musical en la Universidad McGill de Montreal, como parte del bachelorian (licenciatura) en Musical Performace y ya lleva tres años de los cuatro que debe cumplir para graduarse. Forma parte de la Fila de contrabajos de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de McGill, que dirige el maestro Alexis Hauser, padre de la renombrada violinista Alexandra Hauser, quien tiene lazos musicales con Venezuela.

En una interesante entrevista Ricardo le cuenta a Venezuela Sinfónica cómo se dio su proceso de formación lejos del país que lo vio nacer. También comenta cómo es el mundo sinfónico en Montreal y la forma en que son admiradas las orquestas venezolanas. También expresa su deseo de tocar en Venezuela y de conocer más sobre el movimiento de orquestas venezolano. Recuerda con gusto la master class que vio con Edicson Ruiz y además ofrece adelantos de su proyecto de salsa big band.  

VS: ¿Cómo fue tu proceso de aprendizaje con el contrabajo en Canadá?

Aprendí en la secundaria, aquí en Montreal. Empecé con la viola en la escuela secundaria Pierre Laporte, pero a los pocos meses tube que cambiar de establcimiento. Cuando comencé a estudiar música en el College de Montreal, empecé allí con el contrabajo, aunque en primaria vi cursos de piano. Al terminar secundaria empece un programa preuniversitario de 2 años de interpretación contrabajo, en el cégep de Saint Laurent. 

VS: ¿Algún momento decisivo que te haya impulsado o algún concierto que haya sido determinante? 

En Marzo del 2016 participé con la Orchestra des Jeunes du Québec MariFme, bajo la batuta de James Darling, a un festival de música sinfónica. Había varios directores invitados y uno de ellos era Alexis Hauser. Con él, perfeccionamos nuestro repertorio y tocamos en la Maison Symphonique. 

Cuando vi dirigir a Alexis Hauser en la Maison Symphonique me motivó a seguir en la música, pero en ese momento nunca me imaginé que terminaría en la fila de contrabajos de la orquesta de ese gran director. Me tomé un año para prepararme y audicionar para entrar a la Universidad de McGill, estuve como estudiante libre en la Universidad de Montraal para prepararme para ese momento.

VS: ¿Alguna otra casa de estudios en la que hayas pensado o que se haya interesado en ti?

También audicioné para el Conservatorio de Montreal, para la Universidad de Montreal y para McGill, todas me aceptaron y fue un honor recibir dos becas de McGill por lo cual continué mis estudios allí. Desde ese entonces toco regularmente en la Orquesta Sinfónica de McGill donde tenemos tres conciertos por trimestre. Parecerá poco pero llevan una gran preparación. 

VS: Aquí solo en un día viernes y en Caracas pueden haber tres conciertos, sin contar las otras ciudades del país.

Si, son mundos completamente diferentes y formas de trabajar muy distintas. Lo que me alegra es que Venezuela tengas tantas orquestas y que existan orquestas en cada ciudad con muchos conciertos, eso es fantástico y me encantaría algún día volver a mi país solo para ver eso en persona.

VS: ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con el maestro Alexis Hauser?

Trabajar con Alexis Hauser es enriquecedor, Gané mucha experiencia y grandes conocimientos, es un buen profesor y muy exigente, lo cual es muy importante. Es un gran maestro. Creo que hay mucho que aprender de la inmensa pasión con la cual el maestro aborda la música. En ese sentido, su trabajo es muy inspirador. 

VS: ¿Qué has sabido o qué has podido ver sobre las orquestas de Venezuela?

Siempre he escuchado que la música en Venezuela es de muy alto nivel, reconocida internacionalmente y eso me llena de orgullo. He visto noticias de los éxitos de Dudamel y de las orquestas venezolanas como la Simón Bolívar cuando salen de gira, lo cual me alegra muchísimo. Sin hablar de la importancia del Sistema que hoy es repetido en diferentes partes del mundo. 

VS: Tus compañeros de orquesta y de estudios ¿te han hecho algunas preguntas o comentarios sobre las orquestas venezolanas?

En Canadá las orquestas venezolanas son admiradas, sobre todo la Simón Bolívar y por supuesto a Gustavo Dudamel, quien es un ídolo mundial. Aquí se sabe que en Venezuela existe un altísimo nivel musical. 

VS: ¿Cuál es la metodología de trabajo que siguen con la Orquesta Sinfónica de McGill en cuanto a las obras? 

Tenemos la filosofía de hacer lo que el compositor habría tenido en mente, para eso siempre se toman en cuenta sus comentarios y explicaciones en sus cartas y manuscritos, buscamos la manera de seguir sus instrucciones, lo que a ellos le habría gustado. Siempre con una gran disciplina. En verdad estoy muy satisfecho con lo que he aprendido aquí y con los conciertos de la orquesta, tenemos también un altísimo nivel musical y en toda Canadá en general.

VS: Es interesante entrevistar a un venezolano del medio sinfónico pero que no tiene nada que ver con El Sistema y las orquestas venezolanas, porque tienes otra óptica, aquí se enseña primero en equipo, en colectivo.

Si, son mundos apartes y eso me parece muy importante. Cuando me cuentan que en Venezuela hay más orquestras que quizá en toda Europa cuesta creerlo, pero también me llena de orgullo que exista un sistema que le garantice acceso a la música a todo el que quiera, desde temprana edad y sin ningún tipo de distinción. Igual es impresionante el número de directores venezolanos triunfando por el mundo.

VS: La cantidad de directores se debe a la cantidad de orquestas que tenemos. ¿Qué necesita un director para formarse debidamente? Una orquesta! Y aquí hay tantas que nuestros directores se forman dirigiendo orquestas grandes, cosa que no sucede en muchas partes del mundo. 

Eso es extraordinario y me gustaría conocer más al respecto y averiguar sobre nuestros directores y orquestas.  Es cierto lo que comentas, mientras un director de orquestas tenga una orquesta a su disposición con frecuencia, mejor será su preparación. Me llama la atención ver de cerca cómo se hace música en mi país de origen  y eso me puede ayudar también como aprendizaje.

VS: Venezuela ha dado muchos contrabajistas extraordinarios, ¿has oído hablar de alguno de ellos?

Si claro, inclusive asistí a una Masterclass con Edicson Ruiz y fue una gran experiencia que me marcó y con la que quedé sorprendido.

VS: ¿Qué fue lo que más te marcó de esa experiencia con Edicson?

Muchas cosas, pero recuerdo claramente una frase que Edicson me dijo cuando me vio tocar: “lo estas tocando muy perfecto, debes ponerle mas sentimiento y pasión”, eso me marcó y quisiera llegar a ese punto para ir más allá, y tiene razón a veces no es solo tocar las notas de manera exacta y precisa, hay algo más. Recuerdo que me reí mucho cuando me dijo: “No te americanises mucho”. 

VS: Una de las cosas que identifica a los músicos venezolanos es la pasión y el sentimiento con el que tocan.

En nuestra cultura venezolana está implícito el ser más afectivos y apasionados y eso me marcó. Siempre intento hacer el esfuerzo de no olvidar mis raíces, mi cultura y mis costumbres. 

VS: ¿Has intentado tener una agrupación o algún proyecto relacionado con la música venezolana o latina?

Si, de hecho tengo un proyecto de Salsa big band, comenzó como una idea para recaudar fondos, pero lo vamos a retomar, el director es Edward Maldonado, quien en Venezuela tuvo muchísima experiencia con Los Melódicos. Mi foco principal está en la música clásica, luego quiero hacer un diplomado en jazz, pero no quiero olvidar mis raíces.

VS: ¿Cómo fue la respuesta del público canadiense con sus conciertos?

Al público de la región de Quebec le encanta la salsa y la respuesta fue muy positiva. Además, terminábamos nuestros conciertos con el Alma Llanera. A los primeros shows asistieron más que nada venezolanos y la comunidad latina, pero luego fueron muchos más canadienses. Les encanta nuestro sabor bailable y nuestra riqueza musical.

VS: ¿Qué opinas de nuestra música tradicional venezolana? Te lo pregunto porque tenemos muchos ensambles exitosos que incluyen al contrabajo como instrumento principal.

Si claro, me llama mucho la atención. De hecho tengo un proyectos con los primero de fila de la orquesta,  que incluye jazz y música venezolana. Me gusta mucho el Ensamble Gurrufio, especialmente el disco “Sesiones con Hamilton de Holanda”.

VS: Ese es tremendo disco y ya que mencionas al Ensamble Gurrufio, uno de sus integrantes es una de las principales referencias e influencias en lo que a contrabajo se refiere: David Peña.

Sí, el trabajo de él como contrabajista es increíble, me gusta mucho y en general la música de ese ensamble es de muy alto nivel. 

  1. Viene la pregunta obligada: ¿te gustaría venir a Venezuela y tocar con alguna de nuestras orquestas?

Sería excelente, claro que me encantaría. Me formé fuera de Venezuela con otra escuela y sería interesante tocar con músicos de mi país que han recibido otro tipo de formación. También quisiera estar más al tanto de lo que hacen nuestros músicos y nuestras orquestas.

VS: Si visitas Venezuela Sinfónica con frecuencia estarás enterado de todo el acontecer del  medio orquestal venezolano así como de otros estilos musicales.

Seguro que de ahora en adelante los voy a seguir y leeré la página con frecuencia.