Rey Euterpe Cantor Roa nació en Táriba, estado Táchira, en una familia de músicos que se radicó en Monagas para dicha de esta región, donde se formó de la mano de su papá José Apolinar Cantor, y egresó de la escuela José Gabriel Núñez Romberg.

Vía: laverdaddemonagas.com

A los 15 años viaja de Maturín a Caracas para continuar sus estudios musicales, lo que le dio la oportunidad de viajar a países como Francia e Italia para mejorar sus conocimientos en los que ya destacaba.

A los 17 años ingresó a las filas de la Orquesta Sinfónica de Venezuela y en 1975 de la mano del maestro José Antonio Abreu formó parte de los fundadores del Sistema nacional de orquestas juveniles e infantiles. Allí según él mismo contó tenía 22 años y ya era maestro del Conservatorio de Música de Maracay, en el estado Aragua. Al diario El Correo del Orinoco Cantor Roa contó en una entrevista, que Abreu le encomendó la formación de los estudiantes de corno.

“Cuando eso, se estaba comenzando a construir el Teatro Teresa Carreño y no teníamos un sitio donde trabajar. Las primeras clases fueron en el Conservatorio Landaeta, luego estuvimos en un galpón en Boleíta”, dijo en esa entrevista.

Con el apoyo de Abreu que consiguió una casa en El Paraíso, fueron llegando músicos del interior del país que dio pie al nacimiento de la escuela de corno. Gracias a su destreza, Rey fue por muchos años el primer corno de la Orquesta Sinfónica de Venezuela.

Su trayectoria musical le permitió expandirse a otros países como Colombia y Ecuador. Fue director de temporada de Zarzuela de la Ópera de Bogotá y en los últimos años de su trayectoria estuvo en Monagas como director de la Orquesta Sinfónica General en Jefe José Tadeo Monagas.

También dirigió la Banda Oficial de Conciertos en la entidad y fue maestro superior en cátedras como guitarra, flauta, canto lírico, cello, entre otras. Últimamente, sufrió una penosa enfermedad de la que no pudo recuperarse y falleció en la ciudad de Caracas, este jueves 17 de agosto en horas de la madrugada.