Los instrumentos de arco están sometidos a una presión y tensión muy fuertes, debido a que las cuatro cuerdas afinadas tiran de los extremos (cordal por un lado y clavijas por el otro) con una tensión de muchos kilos.

Vía: www.docenotas.com | Por Jordi Pinto | www.casaparramon.com

También las propias cuerdas producen una presión sobre el puente que es sorprendente. Cualquier golpe o presión suplementario, ya sea por accidente o fortuito, puede producir daños muy graves, aunque casi siempre reparables.

Información previa
Las cuerdas, cuando están afinadas, están tirando del cordal por un lado y de las clavijas por el otro extremo con una fuerza que no nos la imaginamos. Si sumamos la tensión total de las 4 cuerdas del instrumento, afinadas correctamente, obtenemos una tensión aproximada de:

VIOLÍN / VIOLA – 30 Kg.
CELLO – 50 Kg.
CONTRABAJO – 170 Kg.

Las 4 cuerdas afinadas también ejercen una presión muy fuerte sobre el puente. Evidentemente esta presión se transmite directamente sobre la tapa, por lo tanto el instrumento está sujeto a una presión de:

VIOLÍN / VIOLA – 12 Kg.
CELLO – 25 Kg.

CONTRABAJO – 108 Kg.

Debemos tener en cuenta estos datos para tener en cuenta que debemos revisar periódicamente el instrumento y el estado de las encoladuras y evitar así que el instrumento se deteriore o deforme.

Paremos un momento a meditar lo bien pensados, calculados y construidos que están nuestros instrumentos teniendo en cuenta los finos espesores que tienen las maderas en la tapa, fondo y aros y las presiones y tensiones que hemos mencionado, a las cuales están sujetos.

lutheria Restauración de un contrabajo

El accidente: causas, consecuencias y diagnóstico
Este contrabajo cayó al suelo durante el descanso de una actuación, ya que se dejó mal apoyado en el trípode correspondiente, causando una grave rotura en la tapa. El mismo golpe provocó que el alma saliera literalmente a través de la misma. Todo y ser una rotura muy grave, podía haber sido mucho peor, ya que en el fondo no se ocasionó daño alguno. Muy probablemente el alma salió por la tapa ya que el abeto tiene menos densidad que el arce del fondo, ofreciendo menos resistencia a la presión ejercida durante el accidente.

En el gráfico de la izquierda podemos ver el diagnóstico de los daños ocasionados.

De color rojo, se han indicado las grietas longitudinales, que siguen en el sentido de la veta de la madera: una a cada lado del alma y una tercera en la parte superior de la efe derecha, parte interior. En este caso la veta se separa en un doble plano: longitudinalmente y además hacia el exterior, siguiendo el sentido de la presión del alma, es decir, desde dentro del instrumento hacia fuera.

De color verde se han indicado las dos partes que se han quebrado en el sentido perpendicular a la veta, con lo que la madera se resquebraja, ya que no sigue la línea de las vetas sino que éstas se parten totalmente. Además del corte perpendicular, la madera también se ha separado hacia el exterior, siguiendo el sentido de la presión del alma, es decir, desde dentro del instrumento hacia fuera, al igual que las grietas anteriormente descritas.

lutheria Restauración de un contrabajo

La restauración
Primeramente procederemos a abrir el instrumento por la tapa, así una vez separada podremos manipular mejor la pieza y poder intervenir por los dos lados de las grietas durante todo el proceso.
El primer paso es evitar que la parte de la madera que queda abierta se ensucie. Si la mantenemos limpia, la junta, una vez encolada, siempre se verá menos o no se verá.

Es muy importante guardar todas las piezas y astillas producidas, ya que por pequeñas que sean éstas, son de la misma madera, color y veteado, pues son originales. Si se pierde algún fragmento habrá que realizar una búsqueda, no siempre fácil, para obtener el mismo veteado: distancia ente vetas y grueso de cada veta y color de las vetas o anillos de crecimiento de invierno y verano. En el caso de tener que buscar madera para una restauración, hay que ver qué especie de abeto es y de qué origen y antigüedad, ya que la coloración puede cambiar mucho. La porosidad y densidad también son muy importantes.

El encolado es básico realizarlo con cautela y adecuadamente: todo en su justo nivel y, si es necesario, realizar moldes y/o contramoldes para que una vez la madera quede encolada, la forma de la bóveda de la tapa sea la original, evitando malformaciones

Aunque sea una obviedad no está de menos recordar que la calidad, tipo y transparencia de la cola son básicas para un resultado óptimo.

lutheria Restauración de un contrabajo

Una vez encolado y todo a nivel, se procede a reforzar la madera internamente con el método habitual en estos casos: el sello de alma. El método consiste en vaciar una gran parte del área afectada por las grietas (ver gráfico 2) que, aunque ya las hemos encolado, son un punto débil debido a la fuerte presión de alma, puente y cuerdas. La parte vaciada se realiza normalmente de forma ovalada, así evitamos cantos y esquinas que pudieran debilitar la estructura de la madera.

El vaciado se realiza de forma que en la parte central se busca la máxima profundidad y se va profundizando menos a medida que nos acercamos al perímetro de la zona (gráfico 3). La finalidad es conseguir rebajar el máximo de madera afectada y sustituirla por la pieza mencionada. De esta forma, el alma, una vez reparado completamente el instrumento, se apoyará sobre madera que estará sana, sin grietas ni roturas y la presión que ejerza no podrá volver a dañar la tapa. Una vez bien ajustada la pieza de alma, se procede a encolarla. Después se rebajará hasta dejarla al mismo grueso que tenía la madera original, comprobando continuamente con un compás de gruesos.

lutheria Restauración de un contrabajo

 

Terminado el proceso de realizar el sello de alma, se puede volver a cerrar el instrumento.

lutheria Restauración de un contrabajoEl acabado exterior
La parte final de esta restauración consiste en realizar retoques de barniz para restaurar su estado original. Cuanto más pulcros hayamos sido durante el proceso anterior menos trabajo tendremos en este paso siguiente. Hay que mirarqué textura, tipo de barniz y pigmentación es el original para conseguir un resultado óptimo y, además de haberconseguido reforzar la parte accidentada, lograr que se vea poco o a ser posible nada de las grietas externas. En este tipo de restauraciones hay que tener mucha paciencia y un grado de experiencia considerable.

Por último, deberemos rehacer el montaje, es decir, puente y alma nuevos, ya que el puente se rompió en la caída, y por otro lado hay que ajustar el alma según las medidas después de la reparación, y el ajustado debe ser siempre perfecto. No vale la pena intentar aprovechar el alma antigua si ésta no ajusta correctamente.

Como siempre, la mejor recompensa es la plena satisfacción del músico.