Durante 15 años la Orquesta Sinfónica de Venezuela acompañó al Ballet Teresa Carreño en El Cascanueces, convirtiéndose en el espectáculo navideño por excelencia y tras dos años de pausa regresa con gran alegría y entusiasmo al escenario de la Ríos Reyna para interpretar magistralmente, la más hermosa música. No es raro que inicie funciones con cartel de agotado con una semana de antelación, dado el interés del público por este gran espectáculo.

Conversamos con el Maestro Régulo Stabilito sobre sus impresiones respecto a las funciones de este año, que también serán maravillosas para el público que desde este sábado 14 de diciembre, cuando se inicie la temporada, asistirá para revivir una vez más este ballet ideal para niños, jóvenes y adultos.

osv concierto régulo stabilito

osv concierto régulo stabilito

Evelyn Navas Abdulkadir, Prensa Orquesta Sinfónica de Venezuela.

El Maestro Régulo Stabilito hizo su debut dirigiendo a La Sinfónica en octubre de 2012. Es abogado. Como músico, es violinista y docente del Conservatorio de Música Simón Bolívar. Realizó estudios de Dirección Orquestal en el Instituto Universitario de Estudios Musicales y la Maestría en Música de la  Universidad Simón Bolívar, en donde ha tenido como principales maestros a José Antonio Abreu,  Alfredo Rugeles, Rodolfo Saglimbeni y Manuel Hernández-Silva. Su labor como director ha sido intensa y muy reconocida.

osv concierto régulo stabilitoCabe destacar su participación como director de diversos montajes del Ballet Teresa Carreño, entre ellos las producciones de El Cascanueces y la puesta en escena El amor brujo. Su pasión por la música le viene de familia, pues es descendiente del maestro Régulo Rico, y actualmente desarrolla una importante labor artística como Director Titular  de la Orquesta de Música Contemporánea del Conservatorio de Música Simón Bolívar, en Caracas, al tiempo que atiende una intensa agenda de conciertos dentro y fuera de Venezuela.

OSV: ¿Qué significa navidad para Usted?

RS: “Es esa época mágica que nos remonta a nuestra niñez, en la cual a través del nacimiento del niño Jesús, la humanidad se reúne entorno a sus seres queridos, a la familia, a los amigos, y es justo esa etapa de renovación, de introspectiva y análisis de lo realizado en el año, con base a los nuevos proyectos. Creo que la Navidad nos regala la magia de volver a ser niños”.

OSV: ¿Por qué El Cascanueces es el clásico navideño por excelencia?

RS: “Esta maravillosa obra compuesta por P.I. Tchaikovsky en1891 y basada en el cuento de Ernest Hoffmann, en adaptación de Alejandro Dumas, fue estrenada el 18 de Diciembre de 1892 en el Teatro Marinsky de San Petersburgo. Nos regala precisamente ese cuento del cual hacía mención, sobre la Navidad en todas las familias del mundo y plasma de manera extraordinaria la ilusión de una niña con su regalo de Navidad, El Cascanueces, y su recorrido por el mágico mundo de fantasías. Es sin duda, una gran obra, en la cual todos nos vemos reflejados de una manera u otra; en ese sentido, el argumento y la música de Tchaikovsky, que de manera excelente logra recrear la historia, tienen una magia que ha convertido a El Cascanueces, en el clásico navideño por excelencia”.

OSV: ¿Cuándo fue la primera vez que lo oyó o disfrutó del ballet El Cascanueces?

RS: “Es una pregunta un tanto compleja, pues para quienes vivimos nuestra formación ligados al Teatro Teresa Carreño, El Cascanueces y especialmente, esta puesta en escena del Maestro Vicente Nebrada, es parte fundamental de cada uno de nosotros y me refiero a todos los involucrados, bailarines, músicos, técnicos, maestros repertoristas, y personal administrativo”.

OSV: ¿Qué es lo que más le gusta de El Cascanueces?

RS: “Creo, sin duda alguna, que la versión coreográfica del Mtro. Nebrada, es maravillosa, particularmente exigente en cuanto a los requerimientos técnicos de los bailarines, y sobre todo muy musical, lo cual de manera especial, destaca la riqueza musical de esta obra, combinándose de manera magistral la coreografía y despliegue de recursos técnicos e interpretativos de los bailarines en escena. Sería injusto hacer una  escogencia específica de parte alguna de la obra, lo que sí te puedo asegurar es que siempre me conmueve profundamente, al punto de que puedo recordar muchas veces como me ha llevado hasta las lágrimas”.

OSV: ¿Qué pueden esperar los asistentes de estas funciones?

RS: “Un espectáculo lleno de magia, de gran arte, de excelente música, de efectos visuales y de efectos especiales que se conjugan en las voluntades artísticas de todos los participantes, y que con el amor, profesionalismo y entrega que se hace, ha sido la base para convertirlo en el clásico de la Navidad Caraqueña, desde hace 18 años.
Es un evento que atrae por igual a niños y adultos y que les renueva cada año la ilusión que es la Navidad. Ver la alegría con que salen los niños de las funciones es sin duda sumamente reconfortante por el gran esfuerzo que se realiza en su montaje”.

OSV: ¿Habrá alguna sorpresa, alguna variante o qué elemento será diferenciador en esta ocasión?

RS: “Como toda pieza de arte, es única en su representación, aunque se mantenga la puesta en escena, la versión coreográfica y la música, siempre el elemento diferenciador lo hará la magia de la energía de cada función”.

OSV: Con dos directores diferentes, ¿Se ponen de acuerdo entre ustedes para abordar al clásico? ¿Será igual a efectos del público cualquiera de las funciones con ambos?

RS: “Este es un punto muy interesante, ya que es la primera vez que este ballet y montaje lo compartimos dos Directores, lo cual constituye para mí, un profundo honor, al compartir junto a mi Maestro Alfredo Rugeles. Creo firmemente que ha sido una experiencia maravillosa, llena de profundas enseñanzas. Lo he denominado dos batutas, maestro y alumno en el mismo pódium, ¡un Cascanueces!  Sin duda alguna, constituye para mí un gran honor y satisfacción estar junto al Mtro. Rugeles en este Ballet. Siempre suelo consultar mis puntos de vista musicales con mi Maestro, y este caso no podía ser la excepción, ambos hemos trabajado juntos el abordaje y estudio de la obra con una clara convicción musical, muy profesional y dirigida a las necesidades del ballet, por lo cual a efectos del público será muy placentero asistir a cualquiera de las funciones”.

OSV: ¿Qué significa para Usted dirigir a la Sinfónica de Venezuela y sobre todo con este regreso de la OSV al ballet El Cascanueces?

RS: “La OSV –orquesta pionera en Latinoamérica-  es una institución con un prestigio e historia sumamente rica en el quehacer musical venezolano, fundada en 1930 por el Mtro. Vicente Emilio Sojo, quien a su vez fue alumno del Mtro. Régulo Rico, y quien fue mi bisabuelo. La OSV ha bordado la historia musical venezolana con hilos dorados y El Cascanueces no es su excepción. Desde el Estreno de El Cascanueces con coreografía del Maestro Vicente Nebrada, y durante 15 años fue la Navidad de la OSV, por ello, me atrevo a afirmar que la Navidad ha regresado a los músicos de la OSV, quienes llenos de un gran entusiasmo y con mucha energía han abordado este montaje de la Temporada 18 del Cascanueces. Para mi constituye una inmensa responsabilidad y honor asumir la dirección musical en las funciones que me corresponde, me siento sumamente honrado y lleno de orgullo por la confianza depositada en mi trabajo por parte de la OSV, del Mtro. Rugeles y de la Compañía Ballet Teresa Carreño”.