Michael O’ Gieblyn, violinista y violista, publicó hace poco en su blog, violineexcerpts.com una lista de “tips” que deberían seguir los músicos de orquesta, ya sea para antes de un ensayo, durante el ensayo, antes de un concierto y hasta después del mismo.

Vía: revistapaaxsound.com/

Les compartimos hoy la traducción de una parte de ellas; algunas ayudarían bastante también para el resto de los músicos e integrantes de la industria musical en general.

Antes del ensayo

Prepara tu parte desde antes. No leas la partitura durante el ensayo.
Puedes escribir anotaciones antes del primer ensayo, pero no la hagas ilegible para tu compañero de stand.
Si se encuentra en la orilla, haga sus anotaciones arriba y viceversa.

Durante el ensayo

Llega temprano al ensayo. Calienta y afina 10 minutos antes que el A sea dado.
Ten buena higiene, mantén tus zapatos puestos y usa ropa adecuada.
No voltees a ver a la gente a tu alrededor, es desconcertante.
No le digas a alguien que suena bien si no lo merece.
No te quejes de tus cuerdas, arcos, etc.

Evita “estudiar en silencio” mientras llega tu parte. Es ruidoso, molesto y deja que todos se den cuenta de que no aprendiste tu parte.

Tu lápiz es tu mejor amigo. No cometas un error dos veces porque “se te olvidó”.
Las conversaciones deben ser solamente sobre la música y únicamente en el momento adecuado.
No recojas antes de que termine el ensayo, aunque ya no tengas que tocar.

Durante el concierto:
Revisa doblemente los horarios, ubicaciones y código de vestimenta.
Usa colonia y perfume, pero solamente la cantidad necesaria.
Evita bostezar aunque estés cansado.
No cruces las piernas en el escenario.
Al final de una pieza, no bajes el instrumento antes de que el director lo indique.
Después del concierto

No te quejes sobre el desempeño de alguien antes de haber dejado el edificio. Una vez fuera, asegúrate de que, cuando lo hagas, no habrá quien se ofenda con tus comentarios