Prensa OSV | Fotografía Victor Álvarez

La Orquesta Sinfónica de Venezuela (OSV), Patrimonio Artístico y Cultural de la Nación, presentó el 16 de Abril a las 6 p.m. en el marco de su 85 Aniversario el primer concierto SERIE INTERNACIONAL del 2015 en el escenario de la Sala Ríos Reyna, su sede permanente en el Teatro Teresa Carreño. En esta oportunidad el repertorio estuvo dedicado a dos grandes compositores rusos que nos legaron obras inolvidables.
11169848_10152990130414475_9177629606531121097_n

11149504_10152990127154475_4977921223582821931_n

11146292_10152990122114475_1242675650871069013_n

11139783_10152990125434475_2307656813586740580_n

11138613_10152990132499475_1289291279152066082_n

11109191_10152990120949475_5187017847911879014_n
Bajo la dirección del joven y versado director venezolano Joshua Dos Santos, su batuta estemeció a todos con las obras Cuadros de una Exposición de Modest Músorgski y luego, Concierto para Piano N°1 de Piotr Ilich Tchaicovsky. Para la segunda pieza, el reconocido pianista Arnaldo Pizzolante, el gran solista de la noche y con quien la OSV se reencontraba tras haber sido por 18 años consecutivos, nuestro pianista.

Cuadros de una exposición es una famosa suite de 15 piezas, compuesta por Modest Mussorgsky en 1874. Escrita originalmente para piano, es muy conocida en la versión de orquestación y arreglo que hizo el reconocido compositor francés Maurice Ravel.
11040403_10152990127069475_3647895138133929642_n

11011605_10152990122349475_4291132882879671340_n

11011006_10152990123789475_2136397879059034017_n

10428143_10152990121194475_3048744204483119535_n

10389689_10152990131394475_3304865531783538650_n

22821_10152990125839475_877540876291675989_n
Músorgski sobresale por ser integrante del grupo Los Cinco, ya que su nombre se asocia inmediatamente al Nacionalismo Ruso, junto a otros grandes compositores como Glinka, Balákirev, Borodín y Cuí. En sus obras, todo el espíritu ruso quedó plasmado, incluso en el carácter de estos compositores que se consideraban a sí mismos “por afición”, pues estaban claros que no era posible mantenerse económicamente a través de la composición, dedicándose en vida a otras actividades. Músorgski compuso esta obra conocida al principio como Suite Hartmann, en honor a una exposición póstuma de diez pinturas y escritor de su gran amigo, artista y arquitecto Víktor Hartmann. Así que “dibujó en música” alguno de los cuadros expuestos.

El Concierto para Piano y Orquesta N º 1 en Si Bemol Menor, Opus 23 fue escrito por el compositor Tchaicovsky entre 1874 y 1875. Se estrenó en Boston, Estados Unidos, en 1875. El compositor lo dedicó al pianista Hans von Bülow, luego de ser rechazado por Nikolái Rubinstein, quien con el tiempo cambió de opinión. Es muy apreciada la versión que hiciera Artur Rubinstein. Desde entonces, se ha convertido en una obra que suele interpretarse habitualmente y que goza del aprecio del público por su extraordinaria belleza, sonoridad y calidez, donde el pianista adquiere todo protagonismo a través de la mayor expresión de su talento.

El público asiduo de la Orquesta Sinfónica de Venezuela aplaudió de pie y ovacionó por una ejecución magistral.