Vía: www.radioformula.com.mx/

Desde este viernes se abrió al público una nueva exposición en la Casa Museo de Luciano Pavarotti, en la residencia ubicada en la ciudad que vio nacer al tenor y que en 2005 se convirtió en museo a iniciativa de su viuda, Nicoletta Mantonvani.

México.- Con una exposición, el tradicional concierto en la Piazza Grande de Módena, Italia, y uno más en el Teatro Comunale, se recordará al tenor Luciano Pavarotti a ocho años de su muerte, ocurrida el 6 de septiembre de 2007.

Desde este viernes se abrió al público una nueva exposición en la Casa Museo de Luciano Pavarotti, en la residencia ubicada en la ciudad que vio nacer al tenor y que en 2005 se convirtió en museo a iniciativa de su viuda, Nicoletta Mantonvani.

Como cada año desde la partida de Pavarotti, en la Piazza Grande de Módena se realiza un concierto en su honor, en esta ocasión el recital estará encabezado por el tenor Massimo Ranieri, según información proporcionada en la página teatrocomunalemodena.it”.

El espectáculo gratuito,a realizarse este domingo, se titula “Cara al sol. Modena para Pavarotti en 2015” y contará con la participación de Massimo Ranieri, Vincenzo Grigolo y jóvenes de la Fundación de Pavarotti.

Asimismo, el sitio informó que se realizará otro concierto el próximo 12 de octubre, a cargo de Riccardo Mutti y la Orquesta Cherubini, en el Teatro Comunale.

Luciano Pavarotti nació el 12 de octubre de 1935 en Módena, Italia, y es considerado uno de los mejores tenores del siglo XX, cuya popularidad contribuyó a la difusión lírica fuera del ámbito estrictamente operístico, según el sitio “www.biografiasyvidas.com”:

Debutó el 29 de abril de 1961 en la ciudad italiana de Reggio Emilia, con el papel de “Rodolfo” en “La bohéme”, en el Teatro Reggio Emilia, su éxito lo persuadió a comenzar una carrera como cantante de ópera. Dos años después se presentó en Viena, Zúrich y Ámsterdam en el rol de “Edgardo”, del drama “Lucia di Lammermoor”

De acuerdo con la Enciclopedia Británica “www.global.britannica.com”, Pavarotti destacó por su gran registro, pureza, tono y exuberante personalidad.

Tras múltiples presentaciones por Europa durante los siguientes años: en 1965 realizó su debut en Estados Unidos y al año siguiente cantaría por primera vez en La Scala de Milán, Pavarotti comenzó a ser reconocido por su bella voz de brillantes agudos y elegante estilo, según “www.biografiasyvidas.com”.

Junto con el tenor Nicolai Gedda, el único capaz de cantar el Fa5 en falsete, escrito en la parte final de la ópera I puritani y aunado a su talento, su carisma y dotes de comunicación le valieron gran popularidad alrededor del mundo.

Durante los años 80 y 90, la actividad de Pavarotti se intensificó y comenzó a realizar colaboraciones con cantantes de música popular como Barry White, Eric Clapton, Joe Cocker y Elton John, entre otros, y conformó con Plácido Domingo y José Carreras, el espectáculo Los tres tenores, dando recitales para reunir fondos para causas humanitarias.

Sus conciertos comenzaron a convocar una gran cantidad de asistentes que se deleitaban con la voz del tenor, quien llegó a ofrecer recitales para grandes audiencias en espacios como el Madison Square Garden, el Estadio de Wembley, Hyde Park de Londres y el Estadio Olímpico de Berlín.

Paulatinamente comenzó a disminuir su actividad y en 2004 dio su último concierto en un escenario operístico, el Metropolitan Opera House de Nueva York, y en 2006 en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín brindó su último gran recital.

Luciano Pavarotti, recibió un Grammy al mejor cantante clásico (1991) y el Premio Libertad de la Cuidad de Londres y la Cruz Roja por Servicios a la Humanidad, ambos en 2005.

El 5 de septiembre de 2007, el Gobierno italiano le concedió a Pavarotti el Premio Excelencia en la Cultura de Italia, y al día siguiente el tenor falleció a causa de su enfermedad de páncreas, a la edad de 71 años, en su casa de Módena, Italia. Fue sepultado en el cementerio Montale Rangote.