El pasado jueves 18 de abril los destacados músicos venezolanos Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk que fue muy bien recibido por el público del principal escenario musical de Bielorrusia.

Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk

Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk

Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk

Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk

Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk

Raúl Suárez (violín) y Alfredo Ovalles (piano) ofrecieron un recital de música latinoamericana contemporánea latinoamericana en la sala de cámara de la Filarmónica Estatal en Minsk

El concierto, que contó con la presencia del Embajador de Venezuela en Bielorrusia Américo Diaz Núñez y su esposa, además de representantes del cuerpo diplomático venezolano acreditado en Minsk, se inició con la interpretación de la obra “Diógenes y las camisas voladoras” (2011) del compositor venezolano Icli Zitella. Se trata de una suite de siete movimientos que fueron escritos como música incidental de la obra de teatro del mismo nombre.

Seguidamente los jóvenes venezolanos interpretaron los “Sueños de Chambi” (2002) de la compositora peruana Gabriela Lena Frank. Esta obra está escrita en siete movimientos a partir de un álbum de fotos que reflejan distintos aspectos de la vida en el altiplano. De fuertes influencias indígenas, la obra despliega un abanico de intensas emociones que fue magistralmente interpretado por el dúo de nuestro país.

A continuación Súarez y Ovalles interpretaron la Rapsodia Andina (2002) de Esteban Benzecry, que fue originalmente escrita para violoncello y piano y adaptada por ambos músicos para violín y piano. La obra, en un solo movimiento, es de un alto contenido folklórico adaptado al lenguaje académico contemporáneo, lo que logra momentos de gran musicalidad y colorido.

El recital cerró con la interpretación de la interpretación de la Suite Venezolana (2006) de Paul Desenne. Escrita en cuatro movimientos, está inspirada en ritmos típicos venezolanos como el joropo, la guasa o la danza zuliana. Al finalizar la obra con el pajarillo, el público presente ofreció una ovación de pie a nuestros jóvenes intérpretes, reiterando una vez más que podemos gritar al mundo que Venezuela actualmente se erige como una potencia musical a nivel mundial.

Estos dos jóvenes virtuosos están actualmente finalizando sus estudios musicales en París (Raúl) y Viena (Alfredo), y fueron invitados por la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Bielorrusia y el Centro Cultural Latinoamericano “Simón Bolívar” de Minsk en el marco de las celebraciones del 19 de abril, 203 años de la proclamación de nuestra independencia. Además del mencionado recital, nuestros músicos realizaron presentaciones en la ciudad de Mogilev, en la Casa de Moscú en Minsk en el marco del foro “Luchas por la independencia de los Pueblos” y en la Academia Estatal de Música de Bielorrusia.