En pocas palabras la música circula a millón por el torrente sanguíneo de este artista

Por Roberto C. Palmitesta R. | @Rpalmitesta
ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

Raúl Aquiles Delgado es uno de los jóvenes que representan el porvenir musical de Venezuela, porque combina su faceta de músico (violoncelista y director de orquestas) con la gerente y gestor cultural, ya que fue director del Núcleo de San Antonio de los Altos y coordinador regional para el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.  Se formó en medio de dos importantes escuelas, por un lado la de su familia tan arraigada a la música tradicional venezolana por ser hijo del maestro Raúl Delgado Estévez y sobrino de Miguel Delgado Estévez; por otro lado lleva la escuela académica de El Sistema creado por José Antonio Abreu. En pocas palabras la música circula a millón por el torrente sanguíneo de este artista.

Ahora emprende una nueva etapa en su vida profesional, ya que se mudó a México, donde ha sido muy bien recibido y gracias a Dios le están dando el valor que merece. Tiene planes como violoncelista y como director para trabajar con la Orquesta CADI Community, la Orquesta Sinfónica Nacional de México y la Orquesta Filarmónica Communitatis, así como otros proyectos que involucran la docencia, otro de sus pasiones.

Con la humildad y la sinceridad que lo caracterizan, Raúl Aquiles Delgado le ofrece los detalles a Venezuela Sinfónica de cómo fue ese difícil proceso de dejar a su amada Venezuela para trasladarse a México. También comenta cuáles fueron sus principales logros y los aprendizajes que se lleva de su familia y de El Sistema, además de contar sus planes profesionales más inmediatos.

¿Qué motivos te llevaron a marcharte de Venezuela? Sabemos que vienes de una familia muy arraigada a Venezuela, sobre todo en el mundo cultural, por lo que no debió ser fácil tu decisión.

Llevábamos algún tiempo considerando la posibilidad de salir del país, motivado a los crecientes problemas sociopolíticos y económicos que atraviesa Venezuela, no obstante, producto del esfuerzo y trabajo, había recibido dos ascensos dentro de la estructura de El Sistema, de director de orquesta a director de Núcleo y luego a Coordinador Regional, razón por la cual había decidido permanecer en el país. Sin embargo, debido a los acontecimientos de violencia en el 2017 y a la creciente problemática económica decidimos salir del país.

 ¿Cómo reaccionó tu familia con esta decisión tan importante?

Desde el primer momento la reacción fue de apoyo incondicional y respeto por la decisión, aunque sin duda, tuvimos un montón de sentimientos encontrados, de tristeza e impotencia por tener que migrar en estas condiciones, y de alegría y altas expectativas por nuevos proyectos. 

¿Cuáles son los principales recuerdos que te llevas del núcleo de San Antonio de Los Altos? Es un núcleo con muchos proyectos interesantes.

Los principales recuerdos que me llevo son de la gente, los niños, los representantes y sobre todo del equipo de trabajo. Más allá de los proyectos musicales, que sin duda fueron importantes en mi carrera, lo que más me llenó como ser humano fue aprender de las personas y poder replicar las enseñanzas del Maestro Abreu en los niños y jóvenes, al final lo que importa del proyecto, más allá de la música, son las personas.

¿Cómo resumirías tu labor o cuál es el balance que harías sobre tu gestión como gerente de núcleo?

Nuestra gestión al frente del Núcleo San Antonio no fue más que dar continuidad a un proyecto que emprendió el Maestro Antonio Mayorca hace más de 10 años, consolidar ese proyecto y agregar los nuevos programas de El Sistema, siempre bajo la premisa de la formación integral de los niños, los jóvenes y la música como medio para la formación de valores.

¿Cómo te ha ido en México tocando con la Orquesta Filarmónica Communitatis?

Es un proyecto muy nuevo, una iniciativa del maestro Luís Ibarra, de conformar una orquesta en la que interactuamos venezolanos, colombianos y mexicanos, en este momento me desempeño como asistente de principal de la fila de violoncelos, así como seccionalista de cuerdas para los próximos proyectos del 2018 y me he sentido muy bien trabajando con el equipo.

¿Qué tal ha sido tu experiencia dirigiendo a la Orquesta Juvenil del Colegio CADI Community?

La experiencia ha sido maravillosa, es una orquesta pequeña, fundada por la Maestra Angélica Padilla, inspirada en el modelo de El Sistema y con el apoyo de la maestra Susan Siman y su fundación SIMANOF.

¿Cuáles son las principales enseñanzas que te llevas tanto de El Sistema como de tu familia y de qué manera las has aplicado en México?

Las enseñanzas son muchas, pero entre las más importantes que me llevo de El Sistema y de mi familia, son el trabajo duro, la dedicación, la constancia, la disciplina y la pasión, todas fundamentales para emprender nuevos proyectos donde quiera que te encuentres.

¿Cómo te preparas para dirigir a la Orquesta Sinfónica Nacional de México en febrero de 2018 y cuál es el repertorio que has seleccionado para este compromiso tan importante?

Tengo muchas expectativas y estoy muy emocionado de dirigir una de las orquestas más importantes de México y de Latinoamérica, realizaremos un concierto familiar, con el actor y maestro Mario Iván Martínez, él ha realizado una adaptación de la fábula “La tortuga y la Liebre” con música de Leroy Anderson y Aaron Copland. He disfrutado mucho la preparación del concierto, con mucho estudio e investigación de las obras.

Además de los proyectos ya mencionados ¿Cuáles son tus planes futuros a corto y mediano plazo en México?

En este momento me preparo para el concierto con la OSN, además de hacer contacto con otras orquestas del país para realizar presentaciones próximamente. Simultáneamente preparamos un repertorio con música de películas para la venidera temporada con la Orquesta CADI Community.