PRENSA OSL | Por: Oswaldo Rodríguez

Con la ejecución de las Danzas Sinfónicas Op.45 y la Sinfonía Nº3 en Mi bemol Mayor, la Orquesta Sinfónica de Lara ofrecerá su segundo concierto de la Temporada 2015 este JUEVES 05 de Febrero a las 7:30 p.m. en el Auditorio “Ambrosio Oropeza” de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” (UCLA) bajo la conducción de su batuta titular el Maestro Tarcisio Barreto Ceballos.
Rachmaninoff-Schumann
La primera de las obras arriba indicadas pertenece al compositor ruso Sergei Rachmaninoff, el cual representa uno de los máximos exponentes del sinfonismo universal y cuya obra en específico a ser interpretada, pasó a formar parte del repertorio de mayor ejecución dentro de la literatura sinfónica por su excepcional colorido tímbrico y la riqueza que encierran sus melodías en cada uno de sus movimientos. Uno de los detalles más importantes en cuanto a la orquestación de las Danzas Sinfónicas, es la presencia del saxofón, instrumento para el cual el compositor ruso jamás había escrito lo cual sorprendió muchísimo en momentos que se escribía la obra. Un amigo personal de Rachmaninoff, Robert Russell quien fuera orquestador para Broadway, reconoció el virtuosismo con el que la obra concibe la presencia de este instrumento.

Las Danzas Sinfónicas combinan una moderna estructura rítmica siendo una fuente de inspiración Prokofiev y Stravinsky y la propia afición del compositor con la gran orquestación. Fueron estrenadas en 1941 por la Philadelphia Orchestra bajo la conducción de Eugene Ormandy.

Por otra parte, la Sinfonía Nº3 de Robert Schumann es una muestra de la enormes capacidades compositivas que poseía para desarrollar un sinfonismo plagado de la intensidad propia del romanticismo y que llevaba la marca indeleble de su mundo interior, el cual siempre estuvo signado por la depresión, el alcoholismo y la tragedia. Habiéndose trasladado junto a su esposa a la localidad de Düsseldorf en 1850 la cual fue completada luego de cinco semanas de trabajo por los primeros días de noviembre del mismo año.

En la estructura de la obra aún se cuenta con profundas raíces del clasicismo al cual Schumann incorpora la intensidad propia del ideal romántico llevado a niveles de ideación y sublimación del lirismo poético que movía la pluma de los más grandes escritores en los inicio del siglo XIX. La sinfonía, estrenada en Febrero de 1951 lleva por nombre “Renana” nombre que si bien no fue empleado por el propio compositor, fue acuñado por quienes reconocieron la oda hecha a la región alemana de Renania la cual se encuentra a ambos lados del Rhin, el principal río alemán, motivo inspirador de muchos otros compositores.

Pese a la distancia histórica de ambos compositores y a los procesos sociales influyentes en el quehacer artístico del siglo XIX, innegable resulta el hecho que desde el elemento melódico de cada trabajo sinfónico existe una profusa riqueza que da carácter único a cada estilo compositivo.

La entrada al concierto es totalmente gratuita.
Más información en nuestra redes sociales:
@sinfonicadelara
/Orquesta Sinfónica De LARA