Vía: eluniversal.com | Por ÁNGEL RICARDO GÓMEZ

“Hay que abrir espacios… hacer que la música venezolana sea referencia para los mismos venezolanos”

Aquiles Báez no extraña sus tiempos en Nueva York. En la capital estadounidense vivió once años, tiempo en el que forjó parte de la trayectoria internacional que hoy ostenta. Siempre cuenta que en algún momento optó por no tener casa propia: “Allá yo viajaba muchísimo. Hubo años en los que no pasaba más de 15 días en una misma cama. Eran 120 conciertos en un año, podían ser 40 toques, en 40 ciudades diferentes, en 45 días… Una carrera así es para alguien que no tenga familia”.

Mañana regresa a Nueva York pero sabe que su ancla está en Venezuela. “Ahora estoy viajando lo que considero que está bien, que son tres o cuatro veces al año. A mí me gusta compartir con otras culturas y sí, creo que estoy llegando a ese punto intermedio”, comenta quien el año pasado estuvo una vez en España, tres en Colombia y tres en Estados Unidos, y el antepasado viajó a Singapur, Malasia, Líbano, Hong Kong…

En la Gran Manzana está programado en el South American Music Festival, cuya tercera edición se realizará este lunes. El guitarrista tocará junto a Adolfo Herrera (batería) y Gustavo Márquez (bajo), con Ana Carmela Ramírez como invitada especial.

“Ese festival se da porque allá está reunida una asociación de productores, la APAP (siglas en inglés). Van a estar cerca de 200 productores de todas partes del mundo viendo músicos. Es una convención que hay en Nueva York del 9 al 12 de enero, así que nosotros cerramos. Hay toques, conferencias, van managers… La idea es ir a empaparse, ver cosas… Lo que uno aprende allí es grandísimo. Así que más importante que el festival en sí, es lo que se pueda generar a partir de allí”, comenta el músico.

Aquiles Báez tocará parte de su propio repertorio influenciado por la música tradicional venezolana y el jazz: A mis hermanos y Alas; temas nuevos comoMichi, dedicada a su hijo, Así dice mi negro o Baião do Bonfim.

El venezolano compartirá tarima con otras figuras latinoamericanas como Camila Meza (Chile), Sofía Rei (Argentina), Gabriel Alegría y Afro-Peruvian Sextet (Perú) y Nation Beat (Brasil-Estados Unidos).

“Lo que yo quiero hacer en la vida es componer, crear, hacer música, y abrir espacios para nuevos músicos, generar plataformas. Yo soy un tipo muy ambicioso”, confiesa quien habla de los planes que tiene Guataca, la productora que creó junto a Ernesto Rangel.

“Ahora abrimos un espacio en Nueva York (Noches de Guataca), vamos a abrir otro en Valencia (estado Carabobo), vamos a crear también una plataforma para que gente de afuera conozca lo que está pasando acá, que es brutal… Fuera de Venezuela nadie conoce lo que pasa acá, y es una lástima porque tenemos una música y unos músicos espectaculares, pero hay que hacer un trabajo como el que han hecho los colombianos o los brasileños”, opina.

Para Báez es imprescindible abrir espacios adentro, “tú no puedes proyectar afuera lo que no está proyectado adentro. Hay que hacer que la música venezolana sea referencia para los mismos venezolanos”.

Aquiles Báez no le tiene miedo a la polémica y cuestiona la proliferación de lo que considera “música mala”. “Yo creo que el gusto por la música que tenga cada quien es una decisión particular, pero el bombardeo que uno ve en los pueblos de vainas malas, como el reggaetón, niños de 3 años haciendo perreo… eso para mí dista mucho de lo que hay que hacer. Creo que es importante crear mejores plataformas hacia la música de acá… Es impresionante cómo los espacios para la música buena se van cerrando”.