Por segunda vez el venezolano Gerardo Gerulewicz, compositor, pianista y director de orquesta ha sido seleccionado entre los últimos 10 finalistas en el prestigioso concurso de composición Diabelli

En el mundo existen compositores que luchan por manifestarse artísticamente, aún mas allá de su idealismo. Compositores que superando búsquedas personales, desean ampliar sus fronteras. Compositores que quieren aceptar retos y seguir hacia adelante. Pero muchos de ellos, demasiados, carecen del privilegio de escuchar sus obras ejecutadas por profesionales, y menos aún de alcanzar algún grado de fama o prestigio. Y no se trata, muy frecuentemente, de falta de talento artístico, sino de la falta de un canal de comunicación adecuado con el público, llámese canal de “venta” “mercadeo”, si se quiere.

Con información de www.diabelli-contest.com/

Por estas razones “Diabelli” ha tomado la iniciativa de organizar un concurso de composición cuya finalidad principal es dar a conocer a un gran público todas las obras participantes y sus compositores, y no solamente, como es común, las ganadoras. Como fundamento común para todos los participantes fue establecido un motivo musical de implementación obligatoria en la obra, para posibilitar una comparación relativamente objetiva entre las mismas. Los motivos obligados en este tipo de concursos suelen ser por ejemplo una melodía, un ritmo, una imagen u otra figura musical o literaria.

Para este año se ha escogido como tema del Concurso la Oración de Wessobrunn, uno de las creaciones literarias y poéticas mas tempranas escritas en alemán antiguo. Lleva el nombre del Monasterio de Wessobrunn, donde el pergamino original había sido conservado hasta que fue descubierto. La Oración consiste en dos partes, la primera y original consta de nueve versos sobre la historia la creación. A esta parte se le añade posteriormente un fragmento en prosa como una petición de misericordia de Dios.

La fascinación de Carl Orff por esta Oración lo llevó a ponerla en música, dejando de lado conscientemente la segunda parte y concentrándose en los versos originales. Aunque estos versos surgieron ya inspirados durante y por el cristianismo, es una concepción que encontramos en forma idéntica en otras religiones mundiales como el islamismo, el hinduísmo y el judaísmo. Para Carl Orff era justamente esa universalidad de la Oración lo más relevante, como un símbolo del mundo espiritual originario.

El compositor queda en libertad en cuanto a la melodía y armonía se refiere, pero el fragmento original de Carl Orff debe fungir como fuente de inspiración de la composición.

Las 117 obras participantes que se ajustaron a las bases del concurso fueron sometidas a calificación por parte de los visitantes de la plataforma web. Las 5 obras mejor calificadas de esta manera pasarán a la final. El jurado calificador se reserva el derecho de escoger 5 obras independientemente de la votación, para un total de diez obras que serán presentadas en el concierto de clausura el 15-07-2016 y de las cuales el jurado escogerá los tres ganadores definitivos

Nominados

Gerulewicz, Gerardo (Venezuela)
Griesheimer, Björn (Alemania)
Gutiérrez, Carlos (Bolivia)
Hovhannisyan, Gevorg (Alemania)
Johnson, Ryan (Berklee School of Music)
Manolides, Eugenia (Grecia)
Pérez Hernández, Carlos (España)
Schmidt, Darren (EEUU)
Swienty, Claus (Alemania)
Yagüe Llorente, Alejandro (España)