Vía: emol.com

El tenor español recibió el reconocimiento durante una ceremonia realizada en París, donde se destacó su carrera artística y el apoyo que ofrece a las nuevas generaciones de la ópera

Plácido Domingo e Irina Bokova

Plácido Domingo se convirtió en embajador de buena voluntad de la Unesco por su carrera “excepcional” y por “su esfuerzo por llevar la música clásica a todo el mundo”, dijo su directora general, Irina Bokova, durante la ceremonia de su nombramiento.

“Aunque pase el tiempo, este tipo de reconocimientos me emocionan mucho”, aseguró el cantante, quien confesó su deseo de comenzar a colaborar cuanto antes con una institución “que trabaja en tantos frentes”.
Este es el segundo galardón que recibe el español en poco más de una semana, tras ser homenajeado con el prestigioso anillo de honor de la Ópera de Viena el pasado día 14.

Su nombramiento como embajador de buena voluntad pretende reconocer no sólo su destacada carrera, sino que también el apoyo “inestimable” que Domingo ofrece a jóvenes músicos de ópera mediante iniciativas como el concurso Operalia.

Durante su discurso de agradecimiento, en el que quizás a causa de los nervios habló en una mezcla de español, francés e inglés, el artista insistió en la importancia de la música clásica para educar a las nuevas generaciones.

Lamentó que, pese a encontrarse “a años luz” en términos de complejidad de la música pop, siga siendo la gran desconocida del gran público y especialmente de los más jóvenes, por lo que insistió en acercarla a las escuelas para que forme parte integral de la enseñanza.

“Mi sueño es que la música clásica se aprenda en todas las escuelas”, dijo el cantante, que apuesta por acercar a los más pequeños a este género de forma “sencilla y entretenida”.

Domingo, que continua enlazando proyectos a sus 71 años, se comprometió a participar en todas las iniciativas que la Unesco le proponga para hacerse “digno” de su título de embajador de buena voluntad en el organismo.

“Viajo muchísimo, así que podremos encontrarnos en muchos lugares: si no ocurre no será por un problema de movimiento”, bromeó.

El artista, que “tras muchos años de ir por libre” acaba de firmar un contrato en exclusiva con la discográfica Sony Classical, ha querido estrenarse en el sello con algo diferente, y producto de ello es el disco que acaba de publicar, llamado “Songs”, en el que canta música ligera a dúo con intérpretes como la británica Susan Boyle o la francesa Zaz.

Domingo aseguró que, “aunque llegará el día de retirarse”, por el momento quiere seguir descubriendo nuevos estilos, por lo que aún le quedan muchas cosas por ofrecer.

En su apuesta por los nuevos talentos, se celebró un concierto benéfico y una cena de gala en la misma sede del organismo establecido en París, en la que actuaron las sopranos Micaëla Oeste y Angel Blue participantes de su concurso Operalia.

El jazz, la “music hall” típica de Brodway y la ópera protagonizaron las actuaciones, en las que también tocaron el pianista Timothy Ende, el violinista Ino Mirkovic y la pianista Ksenia Kogan.

La recaudación del concierto se repartirá entre el programa de la Unesco “Educación para Todos” y el recién creado festival “Plácido Domingo”, celebrado por primera vez en octubre pasado en la ciudad de Sevilla, bajo los auspicios de este organismo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) nombra Embajadores de Buena Voluntad a las personalidades que “contribuyen con su talento y su estatus a promover los objetivos del organismo en materia de educación, ciencia, cultura y comunicación”.

Este reconocimiento también ha sido concedido a futbolistas como Pelé, actores como Forest Whitaker, y cantantes como el también tenor Juan Diego Flórez, este último la semana pasada.