El tenor y director ha participado en una jornada sobre la escasa presencia femenina en el mundo de la dirección musical en Valencia


ABC | Valencia | www.abc.es

El tenor y director de orquesta Plácido Domingo ha defendido hoy que las mujeres directoras de orquesta “no solo tienen que ser aceptadas, también tienen que ser admiradas” aunque ha admitido que es un profesión “muy difícil” porque tradicionalmente ha sido masculina.

El también productor y compositor español ha participado en un debate organizado por el campus de Berklee College of Music de Valencia, en el marco de una jornada para sensibilizar sobre la escasa presencia de la mujer en el mundo de la dirección musical y discutir sobre estrategias para eliminar las barreras.

Junto a Domingo han estado en el escenario otras virtuosas de la música como Alice Farnham, confundadora y directora artística de Mujeres directoras de la Royal Philharmonic Society; la ganadora de un Grammy en 2009 y pionera de las mujeres compositoras, Nan Schawartz, y la directora y violinista taiwanesa Yi-Chen Lin.

También han participado la compositora de música de cine y televisión y profesora del Berklee Valencia Vanessa Garde; la directora de producción del Palau de les Arts, Luana Chailly; y la abogada y presidenta de Inspiring Girls Internacional -entidad dedicada a elevar las aspiraciones de las niñas del mundo-, Miriam González.

Plácido Domingo, el único hombre en el debate, ha recordado que a lo largo de la historia el varón “era el que dirigía la vida” y, aunque en los últimos treinta años ha habido “una liberación de la mujer”, aún hay “ciertos puestos con una gran discriminación”.

“Las mujeres poco a poco han cambiado la situación, van por el buen camino”, ha apuntado para resaltar también que “tradicionalmente la dirección musical era de hombres y a la mujer le está costando más” porque las cifras de mujeres directoras “son muy pequeñas”.

Ha defendido que el trabajo de sus contertulias “ayudará a las que vienen detrás” y se ha preguntado cómo la “admiración a la figura materna” se llega a “desvanecer”.

“No sólo hay que hablar, hay que luchar; tenemos que reconocer vuestro nivel artístico porque merecéis una recompensa”, ha asegurado. A su juicio, su talento “no es tan diferente” al de los hombres, aunque ha indicado que “la brecha es enorme y el problema no es fácil”.

Para Plácido Domingo hay “muy buenos directores de orquesta que luchan por romper ese techo de cristal, pero también para ellos es difícil cambiar las cosas”.

Según Farnham, “no hay costumbre” de que las mujeres ocupen puestos de liderazgo y ha reivindicado la existencia de “modelos” en los que las niñas se puedan ver reflejadas para que se pierda “el miedo al fracaso y la exposición pública y haga crecer la confianza”.

En la misma línea, Schwartz, nominada a varios Grammy y Emmy, ha reclamado “más visibilidad en el mundo” para incentivar a las jóvenes y ha contado que no la contrataron para crear la música de “50 sombras de Grey” porque la película ya la dirigía una mujer y los estudios Universal “no querían jugársela con otra”.

González también ha pedido más visibilidad, pues en su opinión “es importante tener una pareja que crea en ti” porque “estar con una mujer que ha llegado a lo más alto no tiene por qué cuestionar su testosterona”.

Vanessa Garden ha contado su experiencia en Hollywood, donde hubo que pasar una serie de exigencias que, según le reconocieron, de haber sido hombre no habría tenido que pasar, y ha lamentado que las mujeres tengan que “demostrar siempre lo que valen”.

Ha incidido, como también lo ha hecho Chailly, en la importancia de la enseñanza para cambiar las etiquetas y “normalizar” la diferencia entre hombres y mujeres, tanto en el mundo de la música como en general, y Yi-Chen ha apuntado que también le ha costado demostrar su valía, no solo como mujer sino por ser joven.