Vía: www.abc.es/

«No hace falta enseñar nada. Hay que dejar cosas a la imaginación», ha afirmado el tenor durante una entrevista al periódico británico The Guardian

Hace unos días, nos hacíamos eco de la gran bronca que hubo en laÓpera de Londres durante el estreno de la ópera «Guillermo Tell». La escena en la que unos soldados austríacos violaban a una actriz desnuda sobre una mesa provocó un malestar de tales magnitudes en el público que sus abucheos obligaron a parar el curso de la pieza

Plácido Domingo ha decidido intervenir en la polémica y ha declarado al periódico británico «The Guardian» que «los directores deben respetar las ideas originales del compositor de la pieza»

El tenor, que lleva este fin de semana a Londres su concurso de canto Operalia que él mismo ha fundado, ha expresado su tristeza ante una escena tan explícita ideada por el director Damiano Michieletto, dentro de su particular versión de la ópera de Gioachino Rossini, de 1829.

En la pieza original, Rossini recrea la lucha del patriota suizodurante una invasión de su país por los austríacos a finales del siglo XIII. Michieletto, de 40 años, decidió trasladar la escena a laBosnia de los años 90 y ejemplificar con todo lujo de detalles elhorror de la guerra.

«Me fascina la producción tradicional. No necesitas enseñar nada. Tienes que dejar algunas cosas a la imaginación», ha afirmado Domingo, que tuvo que cancelar su actuación en «Gianni Schicchi en el Teatro Real por la muerte de su hermana (una ausencia que «compensó» con un pequeño recital). «Algunas veces ciertos productores cometen ese error y te encuentras con que el público comienza a abuchearte. -ha continuado- Estoy triste por la reacción que tuvo ”Guillermo Tell”. Resulta triste porque Michieletto es un gran director. He visto algunas de sus producciones y son admirables».

El tenor ha puesto de manifiesto que el director debe tenerconsideración hacia su audiencia: «Tienes que recordar siempre que puede haber niños en el auditorio, o gente con ideas moralesque lo pueden encontrar difícil. Como director de la ópera de Los Ángeles, siempre cuido este aspecto y me gusta mantener el periodo en el que fue creada la pieza. Si hay algo que resulta muy anticuado y lo quieres cambiar, siempre tiene que ser con respeto. No quieres herir a nadie».