Vía: es.euronews.com/

El poder destructivo, la ambición infinita y el mal están en el corazón de ‘Macbeth’, la oscura obra maestra de Giuseppe Verdi. Fue la primera adaptación realizada por el músico italiano de una obra de Shakespeare.

Es la primera vez que Plácido Domingo encarna al personaje principal y lo hace en la Ópera de Berlín bajo la batuta de Daniel Barenboim. Durante los últimos años el gran tenor ha cantado en papeles de barítono. “Como tenor siempre fui similar a un héroe y siempre intenté evitar villanos, y como barítono he intentado concentrarme en los padres, es decir, en las partes positivas. Pensé que nunca haría ‘Macbeth’ porque realmente es un asesino. Pero estudié la ópera atentamente y me di cuenta de que es una víctima de Lady Macbeth”, explica Plácido Domingo.

La implacable esposa de Macbeth le persuade para asesinar con el fin de convertirse en rey escocés. El drama representa la caída de ambos, inmersos en la búsqueda de un poder definitivo. El cantante español cree que el personaje “está completamente perdido. Quería ser un buen rey. Deseaba alcanzar una edad avanzada con gente amándole y no ha sido capaz de lograrlo.”

Macbeth es finalmente asesinado por el noble Macduff, cuyo papel interpreta Rolando Villazón. El tenor mexicano explica la vertiente innovadora de la obra: “‘Macbeth’ le dio a Verdi una nueva dirección. Se trata de una nueva psicología, una psicología oscura, una forma nueva y muy complicada de percibir a los personajes: los antihéroes.”

Plácido Domingo se ha convertido en leyenda de la escena operística, alcanzando cifras de auténtico récord. A pesar de sus logros, la motivación permanece intacta: “Cuando llegas a los 145 papeles es fantástico ser capaz de interpretar uno nuevo.”

Villazón considera un verdadero lujo trabajar con su compañero de reparto: “Estoy en el escenario y le escucho en los ensayos. Escucho a este magnífico artista y estar en su misma época es la experiencia más maravillosa. Plácido Domingo marca un antes y un después en la ópera.”