Madrid, Europa Press Plácido Domingo ha manifestado que quiere estar “más que nunca más unido a España” y ha afirmado que siente “gran entusiasmo” por trabajar en el país, con proyectos como cantar en Madrid, Barcelona y Valencia y, aunque no tenga ningún cargo oficial, desarrollar ideas con los directores de los principales teatros a los que está “muy unido”.

Domingo, quien renovó hace casi un año como director general de la Ópera de Los Ángeles hasta 2019, ha dejado en el aire la posibilidad de aceptar un cargo oficial y no sabe si estaría dispuesto a asumirlo, tal y como ha indicado durante una entrevista concedida a Europa Press.

“Hay muchas cosas que puedo hacer sin que el cargo sea oficial, siento un gran entusiasmo a hacer algo en el país. Si tienes un cargo oficial, siempre te van a criticar más, es una duda. Vamos a ver”, ha señalado.

Plácido Domingo actúa este sábado 25 de julio en el marco del Festival Starlite de Marbella, un concierto en el que pretende hacer sentir al público como si estuviera en el salón de su casa. Para ello, ha confeccionado un repertorio en el que no faltarán ópera, zarzuela, opereta, comedia musical y canciones.

“Aunque soy cantante de ópera, en este tipo de conciertos busco una combinación que pueda gustar a todo el mundo, porque en un aforo grande viene el público que no siempre es aficionado a la ópera, sino que sigue mi carrera por diferentes motivos y siempre trato de formar un programa que pueda dar gusto a todo el mundo”, ha dicho.

Preguntado por la exclusividad de la ópera para unos pocos, Domingo cree que esto ocurre “cada día menos”, aunque cree que lo que no tiene remedio es que sea caro. “El presupuesto es elevadísimo y son precios que no puede pagar todo el mundo”, ha dicho, y añade: “Esa es la pena, porque aunque está subvencionada por gobiernos en Europa y por la iniciativa privada en Estados Unidos, todo cuesta tanto que no es posible ponerlo a precios baratos”.

En este sentido, ha señalado que su sueño dorado es poder tener un teatro donde todo pudiera ser de tipo educativo, puesto que cree que hay dos tipos de personas que no acuden a la ópera: “El que no puede pagar y el que sí puede pero no la conoce”. “Si empezamos a formar un grupo de jóvenes cantantes y viene un público nuevo se van a ver involucrados en algo que nace y esta es mi ilusión”, ha dicho.

Hace unas semanas manifestó en declaraciones a los medios que no sabía cuánto tiempo iba a seguir cantando. “La voz no es eterna, hay un momento en el que no se puede más y después de tantos años ese momento está más cerca que antes, tengo que buscar el momento justo”, ha dicho.

Aunque no se considera el “tipo de artista” que anuncia varias temporadas de despedidas, ha señalado que hay dos tipos de retirada: realizar varios conciertos por varios teatros importantes y especiales en su trayectoria, o anunciarlo al final de uno de sus conciertos.

TEATRO REAL

Preguntado por el Teatro Real, Plácido Domingo ha señalado que su director artístico, Joan Matabosch, y el director general, Ignacio García Belenguer, han pensando en un repertorio en el que hay “un poco de todo”: “Un repertorio tradicional, moderno, barroco, óperas en concierto, presentaciones especiales. Van por muy bien camino”.

En cuanto al que fue director del coliseo madrileño, Gerard Mortier, ha indicado que “tenía sus ideas hacia el repertorio un poco difíciles” y que había “un cierto esnobismo dentro de la presentación”, algo con lo que hay que tener cuidado porque “el público de Madrid es un público que no se contenta mucho con poco, es exigente y está un poco decepcionado de haber tenido tantos años un teatro disfrazado de sala de conciertos”.

Aunque Mortier “quiso dar una clase de obras nuevas y de estrenos que le daban categoría a Madrid”, Domingo cree que fue un poco “al extremo límite de no darle al público el repertorio que quiere escuchar”. “Colocó a Madrid en una élite donde se hacían estrenos y cosas extrañas, pero faltó un poco el repertorio más popular”, recalca.

Respecto a desgravaciones fiscales, cree que es un sistema que se usa en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos, donde ha podido recaudar una gran cantidad gracias a este sistema en el teatro que dirige. “Es algo que se debería estudiar bien porque no se sabe cuánto entusiasmo habría pero poco a poco se lograría”, ha dicho, en referencia a su aplicación en España.