Vía: www.abc.es/LORENA LÓPEZ

El guitarrista comparte con su público una sesión privada con el DVD «The Unity Sessions»

Pat Metheny, el guitarrista estadounidense reconocido como uno de los mejores músicos de jazz de las últimas décadas, vuelve a experimentar con la música, pero esta vez lo ha grabado todo. Así es como ha surgido «Pat Metheny: The Unity», una sesión que reúne música de su álbum «Kin» y parte del catálogo colectado en sus casi 50 años como artista. Tendremos que esperar hasta el 18 de septiembre para disfrutar de esta sesión, tanto en DVD como Blu Ray. Mientras tanto, nos quedamos con lo que contó a ABC desde su casa de Nueva Jersey.

-¿Qué podemos encontrar en «The Unity Sessions» el próximo 18 de septiembre?

-Este último período ha sido una experiencia tan especial que merecía un tipo de atención diferente, algo mucho más visual. Estábamos en un estado inigualable de conexión entre nosotros y con la música -más de 250 conciertos juntos-. Siempre apreciamos la energía de una audiencia, pero creíamos que sería mejor hacerlo a solas para poder mostrar esa sintonía y cómo esta encaja dentro de nuestra música cada noche.

-¿Qué le llevó a grabar esta sesión de música?

-Quería ofrecer al público la oportunidad de sentir lo que se siente al estar justo en el medio de todo. A pesar de que la gente está acostumbrada a ver cámaras por el escenario, el ambiente íntimo hizo que todos pudiéramos concentrarnos totalmente en la música y focalizar nuestra energía en lo que estaba sucediendo.

-Sin la complicidad de la Unity Band no hubiese sido posible, ¿cómo consolidó el cuarteto?

-Es una banda realmente increíble, tal vez la mejor banda que he tenido. Nos lo pasamos muy bien en el 2012 grabando el disco «Unity Band», con el que ganamos el Grammy de ese año a la mejor grabación de jazz. Cuando la gira terminó, todos estábamos de acuerdo en que algo increíble había sucedido y que queríamos mantenerlo. Así que decidí que, si íbamos a hacer otra ronda, quería llevarlo hasta el siguiente nivel. Con este grupo realmente puedo cubrir todo, todo lo largo de lo que ha sido mi carrera bajo un mismo techo.

-¿Cuál fue el gran cambio entre «Unity Band» y «Kin»? ¿Tuvo algo que ver la incorporación del multiinstrumentista Giulio Carmassi?

-Si el primero fue un documental en blanco y negro, el disco que acabamos de publicar («Kin») es la versión Imax de lo que la banda puede ser. La diferencia más significativa fue la incorporación de la electrónica y que recuperamos el espíritu de Orchestrionic; aunque la concepción de la escritura también fue diferente, más cercana a la improvisación. En cuanto a Giulio, ha hecho un gran papel, pero es un elemento menor. Para hacer lo que quería hacer necesitaba ampliar la gama de colores con otro músico, alguien que entendiera el lenguaje que queríamos transmitir y me diera otra voz para llenar fuera del sonido de la banda sin alterar la dinámica que teníamos.

-¿Cuándo comenzó a interesarse más allá de la música de jazz?

-Realmente solo trato de representar con honestidad el sonido de las cosas que me gustan de la música. No soy un gran fan de la idea de «género». Para mí, la música es una cosa universal, grande. Todos los subconjuntos de la música son solo términos que la gente utiliza para describirla en los que no estoy tan interesado como en el espíritu o el sonido de la música en sí.

-¿Qué le interesa de lo se escucha hoy en día?

-Siempre disfruto escuchando a cualquiera que me transmita la sensación de que necesitan hacer lo que hacen o, si no, morirían. Si son capaces de transmitir esa pasión, normalmente respondo. Intento mantenerme sintonizado.

-Ha fusionado su música con muchos estilos, ¿qué tal sus experiencias con el flamenco?

-Me he sentido muy honrado de haber sido abrazado por algunos de los más grandes de ese mundo como Enrique o Estrella Morente, Paco de Lucia, Vicente Amigo y otros. Pero, sinceramente, nunca trato de imitar un «estilo», trato de ser honesto acerca de quién soy. Si lo hiciera sería porque lo sintiera.

-¿Cree que cogerá la jubilación algún día?

-Tengo una emisora de radio que emite la música en mi cabeza 24 horas del día, no creo que pueda apagarla. Básicamente, lo que hago es tratar de materializarlo en sonido.

-¿Hay algo más que música en su vida?

-Lo más importante para mí es mi familia.