excelsior.com.mx | Juan Carlos Talavera

El pianista e investigador Rodolfo Ritter recuperó una veintena de partituras inéditas y poco conocidas de compositores mexicanos que permanecieron sepultadas durante décadas

Rodolfo Ritter ha recuperado una veintena de partituras inéditas y poco conocidas de al menos veinte compositores mexicanos, entre ellos: Gonzalo Curiel, José F. Vásquez, Arnulfo Miramontes, Alfonso de Elías y José Rolón, las cuales permanecieron sepultadas durante décadas por la influencia del nacionalismo mexicano.

Este rescate es impostergable porque la mayoría de los compositores y de sus piezas son de altísima calidad y han permanecido ocultas durante décadas, debido a la predominancia del nacionalismo mexicano, explica a Excélsior el intérprete e investigador.

“Así que el proyecto antológico se vuelve interesante porque supone un replanteamiento del patrimonio musical de México. Recordemos que después de la Revolución Mexicana hubo una gran ruptura por parte de muchos artistas con todo lo existente para buscar una voz propia que más tarde se convertiría en el nacionalismo”.

Ahora la pregunta es: ¿Se supone que vamos a excluir a esos compositores que no estaban dentro de la estética aceptada por el grupo más privilegiado de aquel momento? Eso habría que preguntarse, señala el también concertista de Bellas Artes.

Pues según la historia, todo lo previo o con influencias europeas y criollas era mal visto y salvo Manuel M. Ponce –que fue un caso de excepción por su genialidad– los que no eran nacionalistas… fueron borrados del mapa.

Con el rescate de esta veintena de compositores, Ritter asegura que no sólo se resguardarán las partituras de las piezas y se programará su ejecución en escenarios nacionales e internacionales, sino que se contará con su grabación en discos compactos bajo el sello Sterling.

De momento Ritter trabaja en la grabación del poema sinfónico Acuarelas de Viaje de José F. Vásquez, y continuará con el concierto para piano de Gonzalo Curiel.

“Lo importante de esta recuperación es que la mayoría de la piezas serán estrenos mundiales o primeras grabaciones. Aunque obviamente no hemos decidido grabar solamente por el hecho histórico, sino porque estamos seleccionando lo mejor del repertorio. Así garantizamos que el público conozca lo mejor de estos compositores”, asegura.

Rescates y estrenos

De esta serie antológica, el primer rescate fue lanzado en febrero de 2014 con un primer disco dedicado a Manuel M. Ponce. Sin embargo, la última semana de diciembre saldrá a la venta el segundo de la serie: un disco con piezas desconocidas de Ricardo Castro.

“El de Castro saldrá la siguiente semana e incluirá su concierto para piano, considerado el primero hecho en América Latina, además de su concierto para violonchelo, el cual  también se convirtió en el primero del continente, y el poema sinfónico Oithona.

Los siguientes compositores rescatados serán: Gonzalo Curiel (1904-1958), José F. Vásquez (1896-1961), Arnulfo Miramontes (1882-1960), Alfonso de Elías (1902-1984), piezas desconocidas de José Rolón (1876-1945), de Julián Carrillo (1875-1965) y otras olvidadas de Manuel M. Ponce.

De Gonzalo Curiel, Ritter rescatará los tres conciertos para piano y de José F. Vásquez grabará Acuarelas de viaje, una de las pocas obras que han permanecido en algunos conciertos, así como la segunda sinfonía y su segundo concierto para piano.

“José F. Vásquez es un compositor muy interesante porque experimentaba mucho, él conocía muy bien los recursos de la orquesta y en estas piezas podremos apreciar que a todas luces se trata de un compositor moderno o postromántico moderno e impresionista”, detalla.

Le seguirá el lanzamiento del segundo volumen de Manuel M. Ponce que incluye varias premieres mundiales, entre ellas: La verdad sospechosa, que es música incidental para la obra de Juan Ruiz de Alarcón, que compuso durante su estreno en el Palacio de Bellas Artes en 1934. Sin embargo, “es música que no se ha vuelto a hacer desde que se estrenó el teatro hace 80 años”.

También incluirá la suite sinfónica Merlín, que Ponce hizo basado en los temas de la ópera homónima de Isaac Albéniz, “pues Ponce fue quien terminó esa partitura a petición de los familiares de Albéniz, la cual sólo se ha interpretado una vez en España y desde entonces no se ha vuelto a poner aunque se aprecia el lenguaje de un Ponce maduro”.

Posteriormente, Rodolfo Ritter (1977) grabará un disco con piezas de Gonzalo Curiel, “un importante compositor del que se tocará por primera vez su segundo concierto para piano, el cual no ha sido interpretado desde los años cincuenta”.

De Arnulfo Miramontes grabará una serie de oberturas y su concierto para piano, señalado como el tercero escrito en México, pues el primero correspondió a Castro, estrenado en 1904, y el segundo a Ponce en 1912.

Para quienes no conocen a Arnulfo Miramontes, asegura, debo decirles que se trata de un compositor anclado en la tradición germánica. “Su música tiene títulos que parecieran nacionalistas, pero su música posee el espíritu de la tradición germánica”, puntualiza.

Después le seguirá la recuperación de la música de Alfonso de Elías, “el cual es una sorpresa porque a veces pareciera un poco a Brahms; es música bellamente escrita, nada más que en los años cuarenta escribir música romántica estaba mal visto”.

Por último, explica, en 2015 también realizará la grabación de dos compositores vitales para la música clásica mexicana: José Rolón a 70 años de su fallecimiento y Julián Carrillo a 140 años de su nacimiento.

“De Carrillo es importante señalar que antes de que incursionara en elSonido 13, compuso dos sinfonías ubicadas en la tradición germánica, de las cuales la primera se estrenó en Lipzig y tuvo un éxito apoteósico”.

Para este proyecto antológico, Ritter señala que en total ha planeado grabar 25 álbumes entre 2015 y 2019. “Y espero que esta muestra sea bastante honrosa como para darnos una idea de la música sinfónica y concertante que tenemos”, concluye.

También europeos

En 2015 el pianista Ricardo Ritter también realizará la recuperación de tres compositores europeos: el alemán Woldemar Bargiel, el ruso Paul Juon y el húngaro Emánuel Moór.

“Paralelamente al rescate de compositores mexicanos también estamos haciendo el rescate de compositores europeos. Lo sé, es mucho rescate el que tratamos de plantear, pero me parece interesante que se recuperen esos grandes autores que han quedado opacados por el tiempo”, comenta el intérprete.

El primero en publicarse será el volumen dedicado a Woldemar Bargiel, quien era conocido por ser el medio hermano de Clara Schumann. Éste ya está grabado y le seguirá un disco dedicado a Paul Juon, compositor ruso suizo de la época de Sergei Rachmaninoff, famoso por sus sinfonías y sus cuartetos para piano; y por último otro dedicado a Emánuel Moór, quien fue reconocido por el propio Maurice Ravel.

Por último, expresa que en 2015 se presentará como solista con distintos conciertos en París y Barcelona, y precisa que el rescate de esta larga lista de compositores mexicanos y europeos la realiza con apoyo de José Miramontes Zapata, director titular de la Sinfónica de San Luis Potosí y de Novoforte Cultura.