Para la prensa rosa, es el marido de Anne Igartiburu. Para los melómanos, el director de orquesta del momento


Vía:  www.elperiodico.com | César López Rosell


La suya es una vida de vértigo musical. Pablo Heras-Casado (Granada, 1977), el director español más internacional, desarrolla sus proyectos a un ritmo difícilmente sostenible para alguien que no tenga su talento. En poco más de un mes capitaneará a diferentes formaciones en lugares como Salzburgo, Madrid, Barcelona, Nueva York, Roma, Londres, Berlín o Zurich, después de triunfar con ‘El holandés errante‘ de Wagner en el Real.

En medio de este marasmo aterrizará el jueves, 9, en el Palau de la Música para dirigir al coro y orquesta de la Balthasar Neumann alemana en ‘Selva morale e spirituale’, de Claudio Monteverdi. Por si fuera poco, el 22 de marzo, volverá para debutar en el Auditori con la Orquesta Barroca de Friburgo y la violinista Isabelle Faust.

RITMO FRENÉTICO

El músico vive con naturalidad este frenético ritmo. Habla con ‘On Barcelona‘ desde Madrid, un día antes de viajar a Salzburgo, donde desde hace cinco años dirige en la Semana Mozart.

«Desde el momento en que llego a una ciudad me siento integrado en ella y me olvido de lo demás», asegura. «Trabajar sin parar y renunciar a muchas cosas» es la clave de su exitosa trayectoria. Y durante esta meteórica carrera no hace distinciones entre ponerse al frente de formaciones como la Filarmónica de Berlín o la de Viena, y las de música antigua. «La diferencia reside solo en el plano sonoro, pero la exigencia y el compromiso son los mismos. Los grupos de barroco que voy a dirigir ahora son los mejores en su repertorio, y tienes que implicarte al 200% en la calidad interpretativa».

«SENSUALIDAD MUSICAL»

«Siempre he querido interpretar a Monteverdi. En mis inicios como director en Granada crecí con esta música y, a los 17 años, di ya dos conferencias sobre este revolucionario autor. Pero entonces no teníamos medios para recrear una obra como esta», recuerda.

Heras-Casado califica ‘Selva morale’ como «el testamento religioso» del italiano y dice que, pese a ser una obra poco conocida, está a la altura de sus óperas: «Es un compositor inteligente y con gran sensualidad musical». Igual de motivado se siente ante la visita al Auditori con la formación de Friburgo, en la que grabarán la ‘Quinta sinfonía‘ de Mendelssohn, dentro de un proyecto con la integral del autor.

PASADO CATALÁN

El director se siente vinculado a Barcelona porque pasó parte de su infancia en Rubí, donde su padre estaba destinado como policía nacional. Aunque la familia volvió a Granada, él regresó a Barcelona a los 18 años para contactar en el Palau con el director Jordi Casas, uno de sus maestros, y estudiar la tradición coral catalana, y siete años después se instaló en Catalunya para dirigir corales y la Orquestra de Girona.

De momento no se plantea otra aspiración que la perfeccionar su trabajo como director y «servir con honestidad el legado de los compositores».Actualmente, Pablo Heras-Casado es director principal de la Orchestra of St. Luke’s de Nueva York y tiene contrato con el Teatro Real, además de estar regularmente invitado por las principales sinfónicas del mundo.

Casado con la televisiva Anne Igartiburu, es padre de un niño de 8 meses, Nicolás. «Me siento feliz y disfruto de este momento. Creo que tener un hijo es una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida».

No se atreve a vaticinar si el pequeño se orientará hacia la música. «De lo que sí estoy seguro -concluye- es de que amará este arte, por el ambiente en el que se está criando».