El músico dirige el 10 de julio un concierto solidario en el Teatro Real. Organizado por Ayuda en Acción, con la Orquesta Sinfónica de Madrid

Vía: www.rtve.es

La vida de Pablo Heras-Casado ha cambiado desde hace tan solo unos días, estrena paternidad. Nicolás, el hijo que ha tenido con Anne Igartiburu, nació el 5 de junio y a él le dedicó el concierto que dirigió en Londres la semana pasada. “Soy un crack cambiando pañales”, ha asegurado el director de orquesta entre risas.

Pero la actualidad que le ha traído a Las mañanas de RNE es el concierto solidario del próximo 10 de julio en el Teatro Real, organizado por Ayuda en Acción, en el que se pone al frente de la Orquesta Sinfónica de Madrid.

Es el segundo concierto que desarrollan en equipo para recaudar fondos y luchar contra la pobreza infantil. “Uno de cada tres niños en España sufre riesgo de exclusión social, malnutrición y dificultad para tener medios básicos, ¡es terrible!. Con este concierto recaudamos y ayudamos a dar visibilidad del problema, que es aquí, en España”.

El repertorio elegido es la Sinfonía nº2 de Brahms. “Intento que en este concierto la música sea para todos los públicos, reconocible, del gran repertorio. No hay intermedio, para que se haga más llevadero en un concierto de mañana, y que termine en un ambiente muy festivo”, ha explicado el director granadino.

Pablo Heras Casado, embajador de Ayuda en Acción, también colabora con la ONG a través de un programa de ayuda en valores a través de la música. “La música es un vehículo más para educar y para formar a los niños en valores y en emoción, y en esto tenemos mucho que hacer”.

Recientemente Pablo Heras-Casado ha recibido el Preis der deutschen Schallplattenkritik, el premio de mayor prestigio concedido en Alemania en el campo de la música clásica, con el que se reconoce el álbum con Harmonia Mundi de las Sinfonías nº3 y nº4 de Mendesshon en el que dirige a la Orquesta Barroca de Friburgo (Freiburger Barockorchester).

Con 38 años, Pablo Heras Casado, premio El Ojo Crítico de Música Clásica en 2010, es uno de los directores de orquesta más reconocidos a nivel mundial. Titular de la prestigiosa orquesta St. Luke’s y director invitado del Teatro Real de Madrid. Además ha tenido el honor de ser el segundo español en debutar al frente de la Filarmónica de Viena después de Plácido Domingo.