Nesyerling Valera- Prensa SRCOJIF

Este viernes 22 de mayo, la Orquesta Sinfónica de Falcón ofrecerá en el Teatro Armonía de Coro a las 6:00 de la tarde la Sinfonía Alpina del compositor alemán Richard Strauss en un gran concierto bajo la dirección musical del maestro Rubén Capriles, y con la participación especial de los jóvenes integrantes de la Orquesta Sinfónica Juvenil Regional de Falcón, para celebrar, junto al público falconiano, sus 23 años de vida artística.

En este concierto, la Orquesta Sinfónica de Falcón y los jóvenes integrantes de la Orquesta Sinfónica Juvenil Regional de Falcón interpretarán la Sinfonía Alpina, obra terminada el 8 de febrero de 1915, y que se estrenó con la Dresdner Hofkapelle el 28 de octubre de 1915 en Berlín, bajo la direción del propio compositor. Se trata de un poema sinfónico para gran orquesta, que nos descubre las impresiones del compositor durante una jornada en los Alpes bávaros. La obra está fragmentada en una sucesión de etapas durante el ascenso y descenso de una montaña, y está inspirada por las vistas que el propio Strauss disfrutaba desde su mansión de Garmisch, pequeña localidad del sur de Alemania lindante con la frontera austriaca, donde el compositor hizo construir su residencia principal tras el éxito de su ópera Salomé.

Se trata de una sinfonía extensa y de exuberante orquestación y para interpretarla hace falta una gran orquesta, que incluye el órgano, una máquina de viento, una máquina de truenos y cencerros. La sinfonía está dividida en 22 escenas: Noche; Amanecer; La Ascensión; Al entrar en el bosque; Camino junto al arroyo; En la cascada; Aparición; En los prados floridos; En los pastos; Perdido en la espesura y la maleza; En el glaciar; Momentos peligrosos; En la cima; Visión; Aparece la niebla; El Sol se oscurece paulatinamente; Elegía; Calma antes de la tormenta; Temporal y Tormenta, Descenso; Puesta de sol; Epílogo; Noche.

La obra está instrumentada para 4 flautas, 2 piccolos, 3 oboes, corno inglés, heckelphone (oboe barítono), clarinete piccolo Mi bemol, 2 clarinetes en Si bemol, clarinete en Do, clarinete bajo en Si bemol, 4 fagotes, contrafagot, 20 cornos franceses (8 en la orquesta y 12 fuera del proscenio), 6 trompetas en Si bemol (4 en la orquesta y 2 lejos de ella), 4 tubas tenor, 2 tubas, 2 arpas, celesta, órgano de tubos, máquina de viento, máquina de truenos, glockenspiel, platilos, bombo, tambor, triángulo, cencerros, tam-tam, 2 baterías de timbales, 18 primeros violines, 16 segundos violines, 12 violas, 10 cellos y 8 contrabajos.

La Sinfonía Alpina, está considerada como la expresión más paradigmática del realismo musical de Strauss. La maestría técnica desplegada en la obra es incuestionable, mostrando el compositor su talento especial para describir en notas musicales la sucesión de imágenes que inspiraran la obra, así como una estructuración audaz para presentar el poema con su mayor efecto dramático.