Vía: socialmusik.es/ por David Muñoz

Todos los que estamos en el mundo de la música sabemos que últimamente el ambiente está muy caliente, y más desde la publicación del artículo de Julia Tena en el diario El Español.com  titulado “Aulas sin luz, dinero negro y profesores corruptos: El lado oscuro de los conservatorios en España

Para muchos lo publicado no es ninguna sorpresa, todos conocemos casos muy parecidos a los relatados, pero sí que es cierto que estos nos dan una idea de cómo se encuentra el sistema de Educación Musical en nuestro país.

Huelga decir que la gran mayoría de los docentes de nuestro sistema cumplen con su trabajo y con su principal objetivo, que es la formación musical/instrumental de los alumnos.

Pero los casos descubiertos ponen de relieve que el sistema no funciona. Es más, en mi opinión, lo que realmente no funciona es el sitema de acceso a estos puestos.

Creo que es el momento de  abrir el debate y cambiar un sistema de acceso anticuado,obsoleto y , sobre todo, muy injusto.

El mejor ejemplo de obsolescencia de este sistema es que en ningún momento hay una prueba que evalúe las habilidades del opositor como docente. Es paradógico que en las pruebas para ser docente no se evalúe si los aspirantes poseen dicha capacidad.

Como ejemplo, vamos a ver cómo se estructuraron las últimas oposiciones a conservatorio, realizadas en Castilla y León el pasado año 2015.

La fase de oposición se dividió en 2 pruebas:

Prueba nº 1, se divide en dos partes y se califica sobre 10 puntos.

  • Prueba práctica: Tocar + análisis de una obra – peso de la prueba 40 %
  • Prueba escrita: Desarrollo de un tema escrito – peso de la prueba 60 %

Para acceder a la 2º prueba es necesario aprobar la 1º parte.

Prueba nº 2: Aptitud pedagógica y se califica sobre 10 puntos.

  • Defensa de la programación didáctica.
  • Defensa de la Unidad Didáctica.

Como podemos ver, por encima de todo destacan dos cuestiones:

  • El peso específico que tiene tocar en la oposición es, claramente inferior al 40% ya que en esa nota también hay que valorar el análisis de una pieza musical.
  •  No es necesario impartir ninguna clase delante del tribunal, tan solo defender una programación y una unidad didáctica. Es curioso que, alguien que va a dedicar su vida a la docencia, no tenga que realizar ninguna prueba que evalúe su competencia en ese campo.

Es decir, que tendremos muchas opciones de aprobar la fase de oposición si somos capaces de memorizar bien los temas y defender bien las programaciones.

Es evidente que el sitema necesita de una nueva forma de acceso, al menos para las especialidades instrumentales.

En mi opinión, este debería tender hacia un tipo de contratación indefinida, que permita al docente desarrollar sus actividades artísticas, siempre dentro de unas limitaciones lógicas, ya que cuanto más activo sea, más puede aportar en su actividad docente.

Por supuesto que el sistema debe asegurar el puesto de trabajo, pero esto siempre ha de estar basado en la consecución de resultados, controlados y medidos por un sistema de evaluación serio y riguroso que sirva de motivación para que los profesores mejoren en su actividad docente.

Aquí os dejo mi propuesta:

Acceso al puesto de trabajo por primera vez:

  • Sistema dividido, al menos, en 3 pruebas:
    • Tocar.
    • Desarrollo de un tema escrito.
    • Impartir una clase.

– Sistema de Evaluaciones periódicas:

Evaluaciones que permitan renovar el puesto así como comprobar el compromiso del docente con la educación musical de calidad, con su formación continua y con la formación de sus alumnos.

En ellas se podrían evaluar diversos ítems, como por ejemplo:

  • Número de alumnos y su evolución musical e instrumental (pruebas, concursos, audiciones que realizan, porcentaje de alumnos que llegan a ser profesionales, etc…).
  • Encuestas al alumnado y sus familias (punto muy importante ya que son la prioridad del sistema).
  • Actividades formativas en las que participa el docente (relacionadas con la docencia de su instrumento, cursos, conferencias, seminarios, congresos, etc).
  • Actividad concertística, ya que esto es clave para que el docente esté en activo con su  instrumento.
  • Proyectos que genera (Organiza cursos, dirige agrupaciones, etc…).
  • Realiza publicaciones (libros, artículos, tesis, blogs, etc…).
  • Participa en las actividades del centro.
  • Es innovador, proactivo…
  • Etc…

El resultado de estas evaluaciones daría, en el caso de ser positivas, acceso a diversosbeneficios como el aumento del nivel salarial, y por el contrario, la bajada del sueldo si sonnegativas, ya que es muy injusto que, a día de hoy, la antigüedad sea el único baremo paraaumentar el salario de los docentes. Básicamente se estaría premiando al docente por objetivos.

En el caso de que un número determinado de evaluaciones fueran negativas se entraría en un proceso que podría suponer su baja como profesor.

Creo que un sistema de estas características permitiría elevar la calidad de la educación musical, ya que se potenciaría y motivaría al profesorado activo y comprometido con la enseñanza, siendo mucho más dificil que aparezcan docentes acomodados o que realizan malas prácticas.

Lo que aquí habéis leído es tan solo una propuesta. Es evidente que si la administración no pone de su parte, es muy difícil cambiar las cosas, pero lo que está claro es que el sistema ha de cambiar .