Omar Guerra: un recorrido musical lleno de enseñanzas y aprendizajes

Por Roberto Palmitesta | @RPalmitesta

Omar Guerra es uno de trompetistas pioneros de El Sistema. Comenzó su actividad musical con las orquestas juveniles desde 1984, cuando ingresa a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Mérida y desde ese entonces no ha parado de trabajar en sus dos facetas: la artística y la administrativa. Vale recordar que fue designado directamente por el propio maestro José Antonio Abreu para asumir con excelencia diferentes cargos. 

Ayudó a fundar diferentes orquestas y agrupaciones en varios estados del país, pero especialmente en Mérida, Táchira y Carabobo. Al ser designado instructor nacional para instrumentos de viento – metal por el maestro Abreu, contribuyó notablemente al desarrollo y la formación de niños y jóvenes dedicados a esta familia instrumental. Gracias en buena medida a su trabajo, tanto artístico como administrativo, el estado Mérida se convirtió en un punto importante para el movimiento orquestal del país desde la década de los años 80.

En Santiago de Chile recibió clases con el eminente maestro norteamericano Eugen King. En dos oportunidades ha realizado cursos con el Quinteto de Metales  estadounidense “Sonus Brass”. Realizó estudios en Caracas con el Maestro francés Guy Tubrón. En 1994, viajó al Teatro Colón de Bogotá, para realizar conciertos con la Orquesta Sinfónica del Estado Mérida bajo la batuta del maestro Eduardo Marturet. Fue invitado en giras internacionales de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. También tiene experiencia con la batuta, durante los años 1996 y 1997 dirigió la Orquesta Infantil y Juvenil del Estado Mérida.  

Algunos de los mejores trompetistas de El Sistema han sido alumnos suyos, además es responsable de la conformación de varios ensambles y agrupaciones que practican otros géneros musicales, considerando la importancia cultural y formativa que tiene el dedicarse a interpretar distintos estilos. Actualmente reside en Tampa, Florida, EEUU y dirige un emprendimiento musical de alto nivel dedicado a la música mexicana.

Omar Guerra le ofrece detalles de lo que ha sido su carrera a Venezuela Sinfónica, además de brindar interesantes opiniones sobre la música como herramienta de transformación social y la importancia que juega El Sistema dentro de una sociedad. También revela aleccionadoras anécdotas vividas con el maestro José Antonio Abreu con quien trabajó directamente y finalmente explica sus planes futuros que incluyen un proyecto educativo en Tampa, Florida.

VS: ¿Cuándo inició su carrera como docente en El Sistema?

Empezó en 1993 cuando el maestro Abreu comenzó a reforzar las orquestas infantiles en varios estados, lo que dio pie para después formar las orquestas juveniles. Como recuento yo empecé a tocar como trompetista con las orquestas en 1983, con la Orquesta Sinfónica Juvenil de Mérida, que en 1991 se convirtió en la profesional Orquesta Sinfónica de Mérida, cuando el maestro era presidente del Conac. 

Recuerdo que yo viajé de Caracas a Mérida con él y luego en una reunión con el gobernador del estado Mérida se firma la creación de la Orquesta Sinfónica de Mérida. Después que se fueron consolidando las orquestas en varios estados y el maestro Abreu lanza el proyecto de la Sinfónica Nacional Infantil, entonces se crean en todos los estados las orquestas infantiles, de allí todos los que estábamos en la orquestas juveniles de cada región que luego fueron sinfónicas estadales o profesionales, pasamos a ser los profesores de todos esos niños; en ese momento fue cuando empecé como docente.

VS: ¿Cuándo conoció al maestro José Antonio Abreu?

En 1987 la Orquesta Juvenil de Mérida conjuntamente con la Juvenil del Táchira, fuimos a tocar en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño con el montaje de Carmina Burana, bajo la dirección de Eduardo Cedeño, también con los coros juveniles de Táchira y Mérida. Cuando terminó el concierto me llamaron y me dijeron que el maestro Abreu me quería conocer, había varios profesores de trompeta con él y me mandó a llamar para felicitarme por el concierto y dijo cosas bonitas tanto de mi desempeño, como de mi trabajo; allí empezó mi relación profesional con él. Luego me fui a Caracas y empecé a trabajar en el Conservatorio Simón Bolívar con el profesor Walter Pinto. Conocer al maestro Abreu es algo que siempre le agradezco a Dios.

VS: ¿Cuáles fueron sus principales aportes a El Sistema – Mérida?

Para hacer un recuento, yo llegué a Mérida en 1983 luego de graduarme de bachiller en mi pueblo natal, Colón del edo. Táchira, me hicieron una audición y entré a la juvenil de Mérida. Llegue a Mérida porque empezaba la universidad en enero de 1984. Pero mi relación con la música se remonta años antes porque yo tocaba en la banda sinfónica de mi pueblo, Colón, porque mi papá era el director de esa banda, empecé con el clarinete y me cambié a la trompeta. 

Con la juvenil de Mérida hicimos cosas importantes, recuerdo que con el director de la Sinfónica Juvenil de Mérida, Eduardo Cedeño, fuimos a EEUU a los Juegos Panamericanos de Indianápolis, fuimos a hacer varios conciertos. Luego el maestro Cedeño se quedó en EEUU, entonces la orquesta se quedó sin director y allí es cuando el maestro Abreu me nombra coordinador de la orquesta. De inmediato comenzamos a ampliarla y formarla nuevamente. En 1991, en conjunto con el maestro Abreu creamos la Fundación Orquesta Sinfónica del Mérida. También ayudé administrativamente a la creación de la Sinfónica del estado Mérida.

Luego armamos la infantil de Mérida. Colaboré en la creación del núcleo de Tovar y ayudé a darle un buen impulso, con ese núcleo hasta participamos en el Festival de Violín de los Andes. También toqué con la Banda Sinfónica de Mérida como primera trompeta. 

Integré el quinteto metales del edo. Mérida, del cual era director y trompeta principal, esta agrupación duro 6 años y fue un grupo exitoso en todo el estado. Con él participamos en el festival Mozart y en el festival de solistas, en los conciertos aniversario de la orquesta y en muchos otros eventos, siempre tuvimos mucha actividad.

VS: Por lo visto usted desde temprano estuvo involucrado tanto en lo musical como en lo administrativo ¿Cuáles labores administrativas desempeñó?

Fui Coordinador General, cargo que luego pasó a llamarse Gerente de Promoción y Desarrollo de la orquesta juvenil de Mérida. Siempre estuve activo con esas dos labores, la administrativa y la musical. Logramos que Mérida se convirtiera en un punto importante del quehacer musical. Ayudamos al desarrollo musical del estado, porque no fui yo solo, tuvimos un gran equipo y siempre contamos con el apoyo del maestro Abreu.

VS: ¿En cuáles otros estados del país trabajó usted en la formación musical?

Trabajé en  diferentes estados del país, contribuí enérgicamente a la creación del núcleo de San Juan de Colón, de donde salieron excelentes músicos. En 2002 el maestro Abreu me nombró instructor nacional de instrumentos de viento-metal, por lo que viajé por todos los estados andinos, al igual que en occidente y en el centro del país, dando clases y talleres. En Aragua estuve muy involucrado con el núcleo de La Victoria, así como en Güiria, edo. Sucre. También trabajé en la consolidación de las orquestas del Delta Amacuro y Amazonas. Más recientemente también en La Guaira, edo Vargas con Valdemar Rodríguez formando la sinfónica de Vargas.

VS: Según su opinión ¿cuáles son las principales ventajas de El Sistema para la sociedad?

Son innumerables, porque todo lo que se aprende es extraordinario, no solo se aprende a ser músico, también aprendes a ser una mejor persona a través de los valores, el trabajo en equipo, la solidaridad. Ahora que muchos de nosotros estamos en otros países trabajando en otras sociedades, nos damos cuenta que nosotros fuimos bendecíos al formar parte de El Sistema. 

La institución te ayuda al desarrollo personal, musical, profesional y te convierte en un individuo útil para la sociedad. Ahora se hace más evidente el cómo expandimos esta forma de vivir y de ver el mundo en otros países. El solo el hecho de tener a un compañero al lado en la orquesta, enseguida se hacen tus amigos entrañables, tanto que pasan los años y todavía se mantiene la amistad. El Sistema tiene todas las ventajas para el desarrollo humano.

Como sociedad considero que El Sistema es lo más importante que le puede pasar a un pueblo. En cada ciudad o pueblo donde El sistema llegaba se convertía en el centro, en lo más importante tanto para el desempeño de todos los niños, como de su entorno, porque también involucrabas a sus representantes y a su familia. Donde se fundaba un núcleo allí estaba el centro de esa población y un lugar donde pasaban muchas cosas buenas que siempre dejaban beneficios a esa comunidad. 

VS: Durante toda su experiencia ¿cuáles considerada usted que fueron los momentos más importantes de su carrera?

La gran mayoría de mis actividades en general, porque uno no perdía la capacidad de asombro con la forma de trabajar del maestro Abreu, él sabía hacernos sentir mejor y hacernos crecer. Como experiencia resalta el hecho importante de haber ido a tocar todos mis compañeros siendo tan jóvenes a la sala Ribas del Teatro Teresa Carreño, viniendo de unas orquestas del Táchira y de Mérida que apenas estaban comenzando. Haber hecho ese extraordinario concierto que dio que hablar por parte de la gente de El sistema significó algo especial. Muchos no conocíamos Caracas y también conocer en persona al maestro Abreu, ese día fue muy importante porque estuvimos ante un gran ser que nos cambió la vida y cuando nos dimos cuenta estábamos totalmente involucrado con la institución.

VS: Por lo visto usted tuvo una relación artística y profesional muy cercana al maestro Abreu ¿Alguna anécdota o momento especial junto al maestro Abreu?

Si, así es, soy muy afortunado de haber tenido la oportunidad de trabajar con él. Recuerdo que en 1992 en Mérida la orquesta adquirió una trompeta piccolo y era primera vez que eso pasaba en la orquesta, fue todo un acontecimiento. El maestro Abreu de inmediato envió a Alexander Barrios a Mérida para que me diera clases de trompeta piccolo, vino y estuvo cuatro días dando clases. 

Luego el maestro Abreu me mandó a llamar a Caracas, viajé a la capital y cuando llegué al despacho que él tenía en el Teatro Teresa Carreño cuando era presidente del Conac, yo no sabía para qué me había mandado a llamar, tenía esa expectativa, pero cuando Ana Cecilia me abrió la puerta, allí estaban todos los trompetistas de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Luego, cuando entro a la oficina el maestro me dice: “ahora saque el piccolo y toque el Brandemburgo N 2”, que es una de las obras más difíciles e importantes para la trompeta de ese tipo. Me pasó el susto y el lunes siguiente me llamó Igor Lanz para decirme que estaba invitado a participar con la orquesta en la gira por España con motivo del 500 años del descubrimiento de América. Esos eran los compromisos en los que el maestro lo involucraba a uno y son las cosas que uno recuerda con orgullo, también con mucho susto (risas).

VS: ¿Quiénes han sido sus alumnos trompetistas más destacados?

Gracias a Dios han sido varios. He tenido alumnos destacados provenientes de todas las ciudades donde he estado. Del Táchira salieron muchachos fantásticos como Gaudy Sánchez. De Mérida está Miguel Albornoz y Werlink Casanova. En Puerto Cabello hice un quinteto de metales y luego todos ellos se vinieron a Caracas a las principales orquestas de El Sistema.

VS: Venezuela es una potencia trompetística, tenemos grandes trompetistas en la actualidad y ensambles de relevancia internacional ¿Qué es lo que hace a los trompetistas venezolanos tan especiales?

A mi modo de ver Venezuela no es solo una potencia por sus trompetistas, creo que es en todos los instrumentos al igual que los directores de orquesta. El solo hecho de tener un sistema como el nuestro nos convierte en una potencia mundial. Creo que ese fenómeno se da con todos los instrumentos por el potencial que representa El Sistema, produciendo músicos extraordinarios que están dejando en alto el nombre de Venezuela. Eso se debe a la disciplina y la exigencia de nuestros programas, la excelencia musical que nos enseñó el maestro Abreu. 

VS: Usted también trabajó en la creación de orquestas de otros géneros musicales en Carabobo, ¿qué nos puede decir sobre esa experiencia?

En Carabobo fui trompetista principal de la Banda Sinfónica 24 de Junio dirigida por el maestro Miguel Pineda, también daba clases y tuve un rol importante como docente en ese estado. Logré crear un cuarteto llamado Son 4 Valencia con el que tocábamos varios géneros musicales. Todo esto lo hicimos siguiendo la misma pedagogía y criterio de excelencia de la institución.

VS: ¿Por qué es importante que los niños y jóvenes también se involucren con la música popular?

Es muy importante, el maestro Abreu siempre lo entendió y para darle más fuerza al movimiento de música popular o folklórica crea el programa Alma Llanera. Es relevante porque de allí vienen nuestras raíces y nuestra cultura y eso es importante que lo sepan y lo conozcan los niños, para que cuando sean grandes también sepan cómo es su cultura y el valor de su riqueza musical. Es una forma de involucrar a los niños y jóvenes con nuestras tradiciones e idiosincrasia.

VS: ¿En qué consiste su trabajo actualmente en EEUU?

Desde que llegué en 2017 a EEUU me he dedicado a trabajar con la música y es un gran logro llegar a otro país a laborar con lo que he aprendido. Estoy muy involucrado con la música mexicana y los mariachis, que es un género muy valioso y muy parecida al cómo se toca la música clásica, porque la conformación de los grupos da para que se toquen otros géneros, inclusive desde los sinfónicos, hasta lo más popular. 

Los músicos que están involucrados con mariachis grandes son del más alto nivel, son estupendos, graduados en los mejores conservatorios, son extraordinarios técnicamente, si hay algo que se parece a la música clásica es la música del mariachi, porque cuando se ve desde el punto de vista de conformar un grupo profesional (y así siempre lo he visto) puedes hacer música del más alto nivel. Yo comencé solo y luego vinieron otros músicos de El Sistema acá a Tampa y juntos hemos conformado un grupo con el que hemos salido adelante, tocando música de primer nivel. 

Estamos pensando en involucrarnos en la parte pedagógica aquí en EEUU, veo una problemática muy particular y tiene que ver con que los niños latinos pierden muy rápido el español, algo que lamento mucho y si hay algo que pudiera ayudar a revertir esa tendencia es la música. Por eso con el proyecto educativo que deseamos implementar se enseñará todo en español a los alumnos latinos, para así ayudarlos a que aprendan a tocar la música de sus países y a que al mismo tiempo no abandonen el español.

VS: ¿Qué nos puede adelantar sobre los proyectos educativos que piensa desarrollar en el futuro inmediato y en qué consisten?

Por ahora  estamos tratando de consolidar el grupo de mariachis, buscando la manera de que crezca el proyecto. Queremos consolidar la idea y tener un grupo bien representativo con un buen nivel, para luego pensar en la educación musical de niños y jóvenes latinoamericanos, inspirándonos en cómo es El Sistema, creando escuelas de música en idioma español para que aprendan a tocar y cantar su música pero en su idioma original.

VS: ¿Por qué cree usted que la música es tan útil como herramienta de transformación social?

Claro que es una gran herramienta de transformación social, la música contribuye al desarrollo social del ser humano y a su vez eso involucra al núcleo familiar y a sus amigos. Venezuela es un ejemplo a seguir en el mundo, la transformación social que hemos mostrado es un ejemplo, cómo decía el maestro Abreu: “cuando entra un violín a un hogar inmediatamente esa casa se transforma” y es así, esa casa es un pedazo de la sociedad, luego vez que a la casa de al lado entra otro instrumento y así sucesivamente, cuando te das cuenta te encuentras con una transformación en toda esa comunidad donde llega la orquesta. No hay nada de perdida, todo es ganancia para la sociedad. 

VS: ¿Cuán efectivo es aplicar la metodología de El Sistema en países con otras realidades como EEUU?

Yo no sé cuan efectivo pueda ser, supongo todo lo que se está haciendo en EEUU con tantos venezolanos que trabajan en proyectos inspirados en El Sistema tendrá buenos frutos. Pero EEUU es otro país con otra cultura y una dinámica diferente, pienso que lo mejor es adaptar más bien El Sistema al país y no tratar que el país se adapte a El Sistema. Pero estoy seguro que si pueden obtener excelentes resultados. 

En cuanto a enseñanza, por ejemplo Francisco Díaz da clases de violín en el conservatorio de Tampa, usando la metodología de El Sistema y estoy seguro que de allí saldrá lo mejor. Si es posible que nuestros docentes tengan buenos resultados. Pero como te comenté, pienso que sería más efectivo adaptarse a este país que es tan particular, ya que está acostumbrado a otra dinámica y su forma de gobierno y su forma administrativa es diferente.

Deja un comentario

Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Artículos Relacionados

Con el lema “Emociones naturales”, el conjunto reivindica el poder de la naturaleza, de la vida y del amor a través de la música

Vía: www.beckmesser.comMercedes Rosón, concejala de Acción Cultural del Ayuntamiento de Santiago; Xosé A. Sánchez Bugallo, alcalde y presidente del...

El estremecedor homenaje de tenor pehuenche y soprano venezolana a fallecidos en la pandemia

Pasado ese momento, el tenor pehuenche Miguel Ángel Pellao y la soprano venezolana Gabriela Zárate subieron al escenario para interpretar su propia versión del tema Aleluya, de Leonard Cohen.

El tenor Aquiles Machado participará en la puesta en escena de óperas de Verdi en Vigo

"Óperacción retorno", que será este domingo con el barítono vigués Luis Cansino y la soprano Ruth Iniesta, el tenor Aquiles Machado

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Gustavo Dudamel y la Sinfónica Simón Bolívar en gran concierto para la Sala Virtual

a programación de nuestro canal de Youtube nos ofrece la posibilidad de admirar una inolvidable actuación de nuestra Sinfónica Simón Bolívar bajo la batuta del maestro Gustavo Dudamel

BTHVN CCS2020 Actualidad del pensamiento de Beethoven en la experiencia de 5 creadores

Con motivo de la celebración de los 250 años del nacimiento de Ludwig van Beethoven, el Goethe Institut Caracas y la Fundación...

Gustavo Dudamel: “La ‘Novena’ es más poderosa que cuando la escribió Beethoven”

La música es un derecho, no un privilegio para elitistas. Por suerte, cada vez más cala la idea de que no es algo solo al alcance de unos pocos”

La ópera vuelve a La Scala con “La Traviata”

Vía: www.dca.gob.gt |Tras la pausa por la pandemia, la ópera vuelve al teatro de La Scala de...

Charlie Parker, muerte y resurrección del pájaro de fuego

El centenario del nacimiento del genio del jazz convoca su encuentro con Stravinsky, la leyenda maldita y la contribución decisiva a las vanguardias del siglo XX
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x