Destacados Eventos Sinfónico
Centro Nacional de Acción Social por la Música (La Sede) Mapa

Este sábado 29 de octubre, a las 4:00 pm, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela tocará piezas de Beethoven, Mozart y Mendelssohn, bajo la batuta de Diego Guzmán


FundaMusical Bolívar – Mppdpsgg

La majestuosidad de la Obertura Leonora N° 3, del compositor alemán Ludwig van Beethoven, será una de las obras interpretadas por la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela (OSSBV), bajo la dirección de Diego Guzmán, este sábado 29 de octubre, a las 4:00 pm, en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música (La Sede).

Esta pieza es la única ópera compuesta por Beethoven y está basada en la historia de Leonora o el amor conyugal, del escritor francés Jean Bouilli, que narra la escena de una valiente mujer, esposa de un prisionero que, en medio de su desesperación, logra entrar a la cárcel vestida como un guardia custodio, al que dio el nombre de Fidelio, con el fin de rescatar a su esposo.

La Obertura tiene una duración de catorce minutos y su riqueza rítmica se encuentra en sus modulaciones, adagios y allegros, a través de instrumentos como la flauta, el fagot, los violines, las trompetas, trombones, timbales y cuerda.

La Sinfonía N° 36, del austriaco Wolfgang Amadeus Mozart, también se escuchará en esta presentación de la OSSBV. Sus cuatro movimientos se inician con un adagio, allegro con spirito, que precisamente describen esas notas suaves y alegres que denotan heroicidad y espiritualidad. Le sigue el poco adagio, expresado con acordes dulces y amorosos y un cierto tono íntimo y de reflexión. El tercer movimiento es un minueto, que finaliza con un presto de carácter triunfal, donde participan trompetas, timbales, oboes y fagotes.

Para cerrar, el público disfrutará de la Sinfonía N° 3, de Felix Mendelssohn. Esta “pintura musical o recreación sonora”, inspirada en los paisajes de Escocia, consta de cuatro movimientos que en un primer momento evocan una tormenta a través de las notas tristes emitidas por las violas y los oboes. Luego sobresale el clarinete y los violines con una gaita escocesa que da paso a un potente efecto dramático orquestal donde destacan los violines y las trompetas, para terminar con enérgicas melodías de las cuerdas y madera.