El tour se llevó a cabo con el objetivo principal de componer una gran obra sinfónica para la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas de la cual es compositor residente y que será estrenada en 2019.

El compositor, pianista y director venezolano José Agustín Sánchez acaba de cerrar un 2018 memorable con su gira Sonidos del Sur que lo llevó a realizar conciertos, recitales y ofrendas musicales alrededor de Bolivia, Ecuador, Perú y más recientemente en distintos puntos geográficos de su tierra natal, correspondientes al capítulo Sonidos de Venezuela, concretando hasta 14 ofrendas musicales.

Las ofrendas musicales que se llevaron a cabo de manera exitosa en el territorio venezolano tuvieron lugar en: Santo Cristo de la Grita, Aeródromo de Paramillo y San Pedro del Río en el edo. Táchira; Parque La Llovizna, Piedra de la Laja y en la unión de los Ríos Orinoco y Caroní en el edo. Bolívar; templo de la Virgen de Coromoto en Guanare, edo. Portuguesa; base aérea La Carlota de Caracas; Golfo de Cariaco, edo. Sucre y hasta cuatro ofrendas en el Archipiélago de Los Roques (Gran Roque, Madrisky, el Palafito y Crasky). Durante la gira también dictó conferencias, talleres, exposiciones y dirigió conciertos con orquestas sinfónicas que según su criterio enaltecen las responsabilidades de un compositor residente.

“El 2018 ha sido un año importante para la composición de obras sinfónicas como emprendimiento cultural y hasta económico, del cual los compositores pueden ser parte. Estoy muy orgulloso porque la gira Sonidos del Sur se ha convertido en un ejemplo de cómo un emprendedor  puede organizar eventos culturales, conciertos, ofrendas musicales y diferentes actividades educativas. Además el capítulo Sonidos de Venezuela ha sido resiliente a la situación que vive Venezuela, pero que al mismo tiempo promueve el cambio, ese cambio individual que debemos generar cada quien, para que luego, como comunidad, podamos despertar otros niveles de conciencia y evolucionar como sociedad.”, explicó José Agustín Sánchez.

El primer trimestre de 2019 será muy activo para José Agustín Sánchez; comenzando el año llevará a cabo las ofrendas musicales que faltan para cerrar su gira por Venezuela y que tendrán como escenario nada menos que al Tepuy Roraima en el edo. Bolívar, al  Pico Bolívar en Mérida, al Relámpago de Catatumbo en Zulia, al Desierto de Carora en Lara y a los Médanos de Coro en el edo. Falcón. Después viajará a Colombia para realizar el capítulo final de la gira Sonidos del Sur.

Luego de concluir sus actividades en el Archipiélago de Los Roques, para resumir  el significado de  Sonidos de Venezuela, el maestro Sánchez envió el siguiente mensaje a sus seguidores a través de las redes sociales: “Así como quién alza una bandera, una mirada, un sueño al cielo y una promesa al alma, así también hemos elevado una oración al universo y a todas las dimensiones de luz donde Dios se hace presente. Desde el paraíso de las leyendas y los cuentos de hadas – y desde la fe inquebrantable a todo aquello que podemos sentir”.

Los “Sonidos de Venezuela” de José Sánchez promueven el cambio hacia un mejor país

“En cada ofrenda dos y más almas se reúnen para darle apertura a una transmisión de fe. En esa transformación constante del ser, traemos un canto junto al mar, la montaña o los ríos para ofrendar aquello somos y sentimos, con aquello que sentimos y desconocemos. El discurso más sinceró se convierte en aquel que trasciende lo que percibimos con nuestros ojos y en una convocatoria a todos los seres visibles e invisibles, permítanse ser parte de un abrazo en Re menor. Despeguen el pensamiento para transformarse con una frecuencia que transita en el palpar de un corazón común y mientras el sol nos bendice con sus colores danzantes a nuestro canto, permítanse un instante de conexión con su propia esencia”, destacó el compositor.

José Agustín Sánchez agradece principalmente a la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas por creer en su trabajo como compositor residente, también al valioso apoyo de cada una de las comunidades, alcaldías y gobernaciones en donde se hicieron las ofrendas. La Fundación Lala fue un aliado estratégico a lo largo de todo el recorrido, así como Fundamusical Bolívar. Igualmente agradece a la Iglesia Católica que como institución ayudó en cada uno de los templos en los que se hicieron actividades musicales. De Igual importancia fue el apoyo de otras orquestas profesionales como la Filarmónica Nacional y la Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho.