Christian Lindberg y Pedro Carrero harán magia con el trombón

Por R. Palmitesta | @RPalmitesta

Luego de 6 años, el maestro Christian Lindberg regresa a Venezuela para reencontrarse con amigos, alumnos y con el público. Considerado como una leyenda viviente del trombón es considerado uno de los mejores del mundo, al mismo tiempo es un renombrado compositor contemporáneo y un excelso director de orquestas. Este gran artista nacido en Suecia hará equipo nada menos que con Pedro Carrero, primer trombón de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, y director de la Escuela Nacional de Trombones de El Sistema.

Lindberg dirigirá y será solista de una obra de su autoría, el Doble concierto para trombón y orquesta, donde hará yunta con Carrero, junto a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela en calidad de estreno Sudamericano, este sábado 5 de octubre en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música a las 4:00 pm. Entre su agenda, durante su estadía en el país, ha venido dando clases magistrales a trombonistas, entre profesor y alumnos, provenientes de todo el país. 

Ambos trombonistas conversaron con Venezuela Sinfónica para hablar sobre las expectativas de ambos en torno al doble concierto para trombón y orquestas que interpretarán juntos, y al mismo tiempo cuentan cuál es la importancia de las clases magistrales que están recibiendo los alumnos de la Escuela Nacional de Trombón. Además, el maestro Lindberg hace interesantes reflexiones sobre el panorama de la música contemporánea a nivel mundial.

VS: ¿Cómo le ha ido en los ensayos del  doble concierto de trombón con Pedro Carrero?

Christian Lindberg: Excelente, el es mejor que cualquiera, es el mejor y lo digo en serio.  Va a ser emocionante. Estoy feliz de trabar con él.

VS: ¿Por qué seleccionó su doble concierto para trombón en esta oportunidad que marca su regreso a Venezuela luego de 6 años? Además va a ser un estreno en nuestro país.

CL: Seleccioné mi doble concierto para trombón debido a Pedro Carrero, fue escrito cuando me moví de ser un solista a un director. Quería algo que podía poner a otro trombonista en el escenario, porque sabía que en ese entonces a la gente no le importaba el trombón como instrumento solista, solo les importaba el piano y el violín. Con esta obra entonces puedo dirigir y ser solista al mismo tiempo y entonces le mostraba al público que además había otro trombonista, entonces sabía que morderían el anzuelo. Desde que lo estrené me he divertido muchísimo porque hay muchísimos excelentes trombonistas en el mundo como Pedro Carrero, quien tiene la parte principal de trombón solista y yo soy el segundo trombón, ha sido un privilegio ensayar con él y con tan maravillosa orquesta. 

VS: ¿Cómo nació la inspiración para componer esta obra?

CL: Fue una comisión de tres orquestas. La comencé a escribir en 2016 porque cuando Trump quedó electo, para mí el mundo quedó patas arriba, entonces comencé a escribirla y dije  voy a esperar un año a ver qué desastres ocurren en el mundo, y la iba escribiendo durante un año mientras seguía las noticias, entonces captura todos esos sentimientos y cosas sin sentido. Es brutal pero también es hermosa, es sobre una persona solitaria que ya no tiene ningún poder, porque se lo quitaron y dura 33 minutos. 

Sobre el resto del programa del concierto de este sábado, por respeto a la audiencia, además de mi obra, quise escoger dos piezas muy conocidas para empezar y terminar, que fueron la Obertura Guillermo Tell de Gioachino Rossini, para abrir, y el Bolero de Maurice Ravel para cerrar. También vamos a interpretar Ecos de la Eternidad del compositor sueco Jan Sandström, que es otra pieza para trombón solista.

VS: ¿Cómo se siente Pedro Carrero compartiendo y tocando junto a uno de sus ídolos?

Pedro Carrero: Tenerlo aquí es un gran honor, un privilegio y una gran posibilidad de hacer su música, que es genial, hace 6 años tocamos el concierto para 9 trombones que a la orquesta le encantó. Sus composiciones son atractivas para todos sus instrumentistas, porque todos los instrumentos tienen una participación importante. Para mí es un sueño y me siento honrado y privilegiado de tocar con él un concierto para 2 trombones. Es una oportunidad que pocas han tenido. Fue una sorpresa porque al principio no se estimaba que yo iba a tocar con él, después la propuesta vino de su parte y no podía decir que no, fue un sí rotundo, es un gran desafío y tremenda responsabilidad, pero la asumo con total entrega, más aún con la amistad que tenemos. 

VS: Maestro Lindberg usted también viene a Venezuela a dar clases. ¿Cómo están sus expectativas con las master class que dará a los integrantes de la Escuela Nacional de Trombón?

CL: La última vez que vine estaba tan impresionado, recuerdo que me dijeron si además del concierto “usted podría dar una pequeña master class” (risas), entonces dije que si podía darla. Luego quedé en shock cuando entré y vi a 104 trombonistas que habían viajado cientos de kilómetros con su instrumento para recibir clases conmigo y fue algo impresionante que nunca voy a olvidar, fue un gran shock. Así que terminó siendo una “pequeña” master class de 3 tres días.

VS: Puedo imaginar su impresión. Eso suele suceder en El Sistema y qué bueno que usted preste su apoyo viniendo a compartir sus conocimientos.

CL: Es que cuando conoces a músicos de la talla de Pacho Flores, Pedro Carrero, Rafael Payare, Miguel Sánchez o Gustavo Dudamel te das cuenta que hay algo realmente único con ellos, son tan honestos y bien preparados, que cuando salen al escenario simplemente brillan. El Sistema es realmente emocionante y maravilloso, y espero que ahora que su líder no está (maestro Abreu), jóvenes como los que acabo de nombrar sigan con la misma fuerza. 

En los años 60 había un movimiento similar a El Sistema en Suecia, era una escuela en la que todos podían venir y tomar prestado un instrumento, recibir clases y hacer música, pero lamentablemente se fue desvaneciendo hasta que despareció y espero que eso nunca suceda en Venezuela.

VS: Eso no sucederá aquí, El Sistema en Venezuela no perderá fuerza porque el maestro Abreu dejó varias generaciones preparadas. Por ejemplo aquí tenemos a Pedro Carrero.

CL: Sí, así es, Pedro es excelente y no puedo esperar a ver las próximas generaciones de trombonistas, es algo que me emociona.

VS: Por lo visto usted siente mucho respeto y admiración por el sistema de orquestas en Venezuela.

CL: Es que El Sistema es algo único en el mundo, no hay nada similar, el maestro José Antonio era un gran visionario, mira ahora como cientos de miles de niños y jóvenes tienen la oportunidad de hacer música, y de tener un futuro. Además la preparación que reciben es sorprendente, por eso vemos director como Gustavo Dudamel triunfar en todas partes, o a solistas como Pacho Flores que se ha convertido en el más grande trompetista y como ellos muchos otros directores, y solistas, como Pedro (Carrero) o como Payare (Rafael). Para mí es un honor venir a enseñar y contribuir con esta gran iniciativa. Muchos países intentan imitarla, unos bien, otros no tanto, pero lo que hay en Venezuela es único. Mira por ejemplo en Suecia, ahora tenemos algo que se hace llamar “El Sistema”, pero lo que hacen es tomar recursos del gobierno y no profundizan como lo han hecho aquí.

VS: Pedro ¿cuáles son tus expectativas con las clases que está dando el maestro Lindberg a los integrantes de la Escuela Nacional de Trombón?

PC: Muchos de los participantes, alumnos y profesores están emocionados. Además tenemos una generación de niños y jóvenes que muchos de ellos, hace 6 años cuando el maestro Lindberg vino, ni siquiera estaban tocando trombón. Entonces de 6 años para acá es grande la cantidad de estudiantes de la escuela que ya saben quién es el maestro y han esperado con ansias estas clases, porque lo han visto y escuchado en discos, videos, redes sociales y se han hecho una imagen del maestro que para nosotros es como un “rockstar” del trombón o como decimos “el Michael Jackson de los trombones” (risas). Vinieron muchos trombonistas del interior para ver clases y estar en el concierto del sábado, las expectativas son enormes y están siendo cumplidas.

CL: Wow, me emociona saber todo eso y para mi es fantástico poder compartir y conectar a todos estos músicos, la estamos pasando bien y estoy feliz de poder ayudar. No es sobre mí persona, es sobre el trombón, ese es el gran protagonista.

VS: Maestro Lindberg, usted le ha dado mucha vida y protagonismo al trombón como instrumento solista, así como a otros instrumentos de viento metal. ¿Cómo comenzó todo?

CL: Yo comencé algo diferente y completamente por mi cuenta cuando tenía 20 años, todos pensaban que yo estaba loco, pero comencé y he desarrollado muchas cosas, y ahora veo a todas estas generaciones de trombonistas que vienen después que de mí y las veo brillar, es algo grandioso.  

VS: Como compositor ¿Por qué cree usted que es importante apoyar y promover la música contemporánea? Sobre todo usted ha creado música para instrumentos solistas diferentes a los tradicionales para concertos como violín, piano o violoncelo. 

CL: Sí, por supuesto! Si nosotros estamos haciendo música nueva con otros instrumentos hoy día y el violín y el piano no lo están haciendo, si miramos cómo será el panorama dentro de unos 20 años en este siglo XXI, el repertorio será nuestro, y el violín y el piano no tendrán más el repertorio que tocarán las orquestas. Esto tiene que ver con la siguiente pregunta ¿Puedes pensar o nombrar a alguien grande y famoso que haya compuesto obras para violín y piano desde finales del siglo XX? Menciona a alguien de influencia mundial… hay que pensarlo porque prácticamente casi no hay compositores que hayan escrito obras grandiosas para estos instrumentos… ¿algún concierto de violín nuevo? No los hay! Lo que se sigue tocando viene casi todo del siglo XIX hacia abajo. En cambio si miras los conciertos escritos para instrumentos de viento verás que hay mucha variedad: nuevas obras para trompeta, trombón, tuba, percusión, etc. Entonces es muy importante para nosotros lo que hemos venido desarrollando debido a la carencia de repertorio nuevo desde el siglo pasado.

Además, hay que ver otro aspecto, si nos trasladamos a la época cuando Mozart estaba vivo, imaginemos cómo habría sido sin él escribiendo, dirigiendo y tocando su música, él era el centro del escenario!! Pero hoy día un director es solo un director, un pianista es solo un pianista y que de paso siguen tocando la música de Mozart (risas), eso nos lleva a pensar que algo anda mal en nuestra época. Eso es lo que yo trato de cambiar y dando el ejemplo, yo soy compositor, director y solista al mismo tiempo, y estimulo a que muchas otras personas lo hagan.

VS: Es muy interesante lo que usted menciona y hay mucha verdad y sentido en ello, qué bueno que tengamos visionarios como usted mostrando otro camino!. Sin embargo hay excepciones, por ejemplo, un gran amigo de Pedro, Giancarlo Castro, escribió un concierto de violín bellísimo y él era trompetista, y dirige su música.

PC: Si Giancarlo es un gran compositor.

CL: wow! Ok, que interesante… y si, es cierto, hay algunas excepciones, yo no digo que no se hayan escrito obras para violín o piano, y que seguramente sean fantásticas, pero a lo que me refiero es a la carencia de obras para violín y piano después del siglo XX, y además no hay violinistas tocando repertorio nuevo, casi no los hay, pueden haberse escrito cosas maravillosas, pero los solistas no lo apoyan, si miramos a los grandes solistas del siglo XX en adelante nos preguntamos ¿han promovido el nuevo repertorio para conciertos? No la han hecho!!! Siguen tocando los mismo que fue escrito del siglo XIX hacia abajo y eso no está bien.

Christian Lindberg y Pedro Carrero harán magia con el trombón
Christian Lindberg y Pedro Carrero harán magia con el trombón
Christian Lindberg y Pedro Carrero harán magia con el trombón

VS: Le digo que en Venezuela hay compositores que son pianistas y directores al mismo tiempo, haciendo cosas muy interesantes, como Sylvia Constantinidis o José Agustín Sánchez.

Que interesante! Como te digo sí hay casos de pianistas y violinistas, no me extraña que en Venezuela siendo un país tan musical, además de buenos músicos y directores, también tengan excelentes compositores. Son tantas cosas que quisiera conocer de ustedes.

VS: Además de los estudiantes trombonistas hay mucha expectativa por parte del público que vendrá al concierto. 

CL: eso es fantástico y espero que el programa que estamos preparando les guste, la estamos pasando muy bien en los ensayos, la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela es fantástica y espero ansioso al día sábado.

VS: Pedro ¿cómo te has venido preparando para ser solista junto al maestro Lindberg? Es importante el esfuerzo que viene haciendo, organizando a la escúrela de trombón para los master-class y al mismo tiempo ensayando para el concierto.

PC: No ha sido fácil, es un gran reto y lo es para cualquier persona que vaya a tocar al lado de un maestro como Christian Lindberg, este doble concierto se va a hacer por primera vez en Venezuela y creo que es primera vez que se estrena en Sudamérica, así que la ocasión es muy especial. 

CL: Sí, así es, es un estreno para Sudamérica, porque lo he tocado en España y otros países de Europa, también en Japón y en Nueva Zelandia, pero nunca lo había estrenado en Sudamérica y Venezuela será el primer país.

PC: Será un privilegio tocar este doble concierto para trombón y es increíble lo que uno puede aprender con él, es un gran maestro, estoy aprendiendo mucho a su lado, eso hace más grande la responsabilidad, pero lo hacemos con mucho cariño y con mucha entrega. Además es muy emocionante, su música es diferente, inclusive la orquesta está disfrutando el tocarla, es muy atractiva, tanto para los músicos como lo será para la audiencia. Van a escuchar muchas sorpresas, inclusive algunos animales, deja un mundo abierto a la imaginación aunque haya una historia de fondo, te puedes crear una historia o una película con la música del maestro Lindberg. 

VS: ¿Cómo se siente el maestro Lindberg sabiendo que la orquesta está disfrutando de su música sobre todo porque es algo nuevo y diferente?

CL: Es maravilloso saber eso, es fantástico, esa es la idea. Yo comencé como compositor bastante tarde, bueno aunque cuando tenía 18 años escribí un cuarteto para metales y luego del primer ensayo quedé tan avergonzado, porque tenía algo en mi cabeza que no podía entender, pero tenía que hacerlo sonar. Cuando hicimos ese ensayo sonó tan mal y creí que era mi culpa, entonces lo dejé, dije “nunca más”. Luego a mis 39 años lo retomé, tenía un profesor que me enseñó muchas cosas, entonces estrené la obra “Arabben para trombón solista y orquesta”. No tenía ninguna expectativa con el día del estreno, pero desde esa vez he tenido comisiones tras comisiones para escribir obras, al día siguiente del estreno ya tenía dos encargos y no he parado desde allí.