Vía: www.univision.com/ Agencia EFE

MIAMI – Estudiantes del Miami Music Project, una organización sin fines de lucro que enseña música a niños y jóvenes de bajos recursos en Miami, aprenden a familiarizarse con este mundo a través de la creación de sus propios instrumentos, pero de papel.

El Miami Music Project (MMP) fue fundado en 2008 por el reconocido director James Judd, quien se inspiró en el exitoso programa venezolano El Sistema, cuya meta es lograr una transformación social a través de la música.

Con la ayuda de sus padres, los estudiantes de entre 6 y 8 años que participan en la llamada “Orquesta de Papel” crean los instrumentos que utilizan para familiarizarse con la música durante las primeras semanas en el centro.

Antes de entrar de lleno en el mundo de la música, la idea de esta orquesta es preparar a los niños para manipular un instrumento real.

Así, estos músicos en ciernes desarrollan una mejor postura, mejoran la coordinación de la motricidad fina y el cuidado de instrumentos.

Jennifer Johnson, profesora de la Orquesta, dijo que esta es una oportunidad para que los más pequeños aprendan a interactuar con otros niños en un gran conjunto (entre 30-70 niños) y usar con cuidado los instrumentos.

“Algunos de estos estudiantes son muy jóvenes, solo seis años de edad, y para ellos estar en una orquesta de ensayo dos horas, tres veces por semana, es difícil. Hemos tenido algunos instrumentos de papel rotos y algunos sentimientos heridos, pero cada día es una oportunidad de aprendizaje para todos nosotros”, agregó.
El centro ha logrado acercar gratuitamente la música clásica a unos 25 mil estudiantes del sistema público de Miami y cuenta con 500 alumnos en las cuatro escuelas en las que funciona ubicadas en barrios de bajos recursos y de concentración inmigrante como Little Haití, la Pequeña Habana, Doral y Liberty City.

Talitha Cumi-Panton es una niña de 8 años que este mes se graduó de la Orquesta de Papel en Liberty City y que asegura que tocar el violín es muy divertido.

“Me encanta mi orquesta y cuando sea grande quiero dedicarme a la música. Mis papás me han dicho que si me esfuerzo más me van a comprar un violín para mí sola”, dijo la niña.

Este programa social no solo busca formar músicos sino también cambiar la vida de jóvenes que de otra forma no hubieran tenido la oportunidad de desarrollar sus talentos.

MMP contó con el apoyo de la Fundación John and James L. Knight, que donó un millón de dólares para ponerlo en marcha.