El endurecimiento de las medidas de seguridad en torno a la gran cita anual wagneriana en la famosa Colina Verde afecta así también a los espectadores, de acuerdo con una carta enviada por los organizadores a todos los propietarios de una entrada.

Vía: www.eluniversal.com/

Bayreuth.- Ni Bebidas, ni bolsos, ni cojines. A todo esto y mucho más es a lo que tendrán que renunciar los apasionados de la música del compositor alemán Richard Wagner que acudan a disfrutar del famoso Festival de Bayreuth este año.

El endurecimiento de las medidas de seguridad en torno a la gran cita anual wagneriana en la famosa Colina Verde afecta así también a los espectadores, de acuerdo con una carta enviada por los organizadores a todos los propietarios de una entrada y a la que tuvo acceso hoy dpa.

En la misiva se explica a los futuros espectadores de una serie de reglas a tener en cuenta para la gran cita. “No se descarta un incremento de las medidas de control de la Policía por lo que prevean, por favor, para su llegada y su entrada más tiempo de lo normal”, escribieron, al mismo tiempo que recomendaron llegar cerca de 45 minutos antes del inicio de la ópera.

Asimismo, el visitante deberá llevar un documento de identidad oficial y quedan prohibidos los bolsos -excepto los bolsos de noche-, las mochilas, objetos afilados o puntiagudos, botellas e incluso cojines. Además, sólo se podrá acceder al recinto por determinadas calles, pero no por la Siegfried-Wagner-Allee, la principal avenida para subir a la colina.

La dirección del festival mandó la carta tras acordar las medidas con la Policía y el ayuntamiento de Bayreuth, en el sur de Alemania. El incremento de la seguridad se debe a la “elevada situación de peligro general”. El personal de seguridad y los controles desencadenaron ya la pasada semana la indignación de los artistas durante los ensayos.

El Festival de Bayreuth se inaugura el próximo 25 de julio y se extiende hasta el 28 de agosto.