La nominada en la categoría ‘Mejor álbum del año’ en la próxima entrega del Latin GRAMMY cerró su más reciente gira de conciertos llamada ‘Musas’ visitando países como México, Argentina, Chile y Estados Unidos.

Vía: Univisión

Estamos seguros que uno de los momentos más importantes para la carrera de la mexicana ocurrió durante la noche del pasado 12 de octubre, al compartir escenario con uno de sus ídolos musicales, el director de orquesta Gustavo Dudamel. Ella pensó que lo conocería como otra asistente de los conciertos de su filarmónica, pero la vida la puso junto a él en Los Ángeles.

Un total de 17 canciones fueron parte de un concierto en el que Natalia y Gustavo unieron talento. Así, los músicos de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y los de la banda de la mexicana entonaron canciones del repertorio de una de las exponentes más importantes del pop azteca. Esta fusión engalanó temas como ‘Musas’ y ‘Hasta la raíz’, e incluso hubo tiempo para un emotivo homenaje al desaparecido cantautor Juan Gabriel, con la canción ‘Ya no vivo por vivir’, que ambos interpretaron a dúo.

Natalia llegó al escenario con un traje típico mexicano, un huipil bordado de San Miguel de Allende, Guanajuato. Este la arropó para abrir la noche con una elocuente versión del tema ‘Mexicana hermosa’. En total, ella cantó ocho composiciones al lado de Dudamel, para continuar por su cuenta, solo acompañada de su guitarra, para entonar ‘Cucurrucucú Paloma’, que hiciera famosa Lola Beltrán, considerada la madre artística del Divo de Juárez.

La cantautora aprovechó para anunciar que el próximo 14 de noviembre en el House Of Blues de la ciudad de Anaheim, California, realizará un concierto en beneficio de los damnificados del terremoto de la Ciudad de México y otros estados del vecino país, al lado de sus amigos Mon LaferteCarlos RiveraGaby Moreno y varios otros.

 “Conseguimos que algunos empresarios nos ayuden con la producción y todo lo que se gane de las entradas será destinado a apoyar el inicio de la reconstrucción del lugar de algunas familias y músicos dedicados al Son Jarocho en Jáltipan, Veracruz”, dijo Lafourcade.

Al terminar el concierto Lafourcade fue ovacionada en una sala completamente llena sobre todo por hispanos. Aunque pocos, los anglosajones también degustaron de una velada histórica, en la cual dos grandes de la música latinoamericana se robaron los corazones en uno de los recintos más importantes de Los Ángeles.