Vía: laopinion.es

El reputado director napolitano cumple su cuarta temporada al frente de la Orquesta Sinfónica de Chicago

Maestro MUTI @Silvia Lelli

Maestro MUTI @Silvia Lelli

Riccardo Muti es el gran director, la excelencia orquestal, cuya impronta artística le otorga una personalidad superlativa. El maestro napolitano regresa a Canarias la próxima semana al frente de la Orquesta Sinfónica de Chicago para inaugurar la 30 edición del Festival de Música de Canarias. Una visita excepcional, primera escala de una gira europea que incluye a las dos capitales canarias como único destino nacional, y que será la cuarta vez que dirija en el Festival tras su último compromiso en 2008 al frente de la Philarmonia Orchestra, en 2008.

Muti afronta en enero de 2014 su quinta gira internacional con la Sinfónica de Chicago, formación a la que se incorporó como director musical hace cuatro años ocupando la plaza que había dejado vacante Daniel Barenboim. Un reto de excepción al que llegó este director que ha frecuentado las islas en su rol de investigador y recuperador del repertorio operístico del siglo XVIII, caso del estreno en 2007 de Il ritorno de Don Calandrino, de Domenico Cimarosa, en el Teatro Pérez Galdós, con la orquesta juvenil Luigi Cherubini.

En 2010, cuando llegó a Chicago, el director italiano era toda una institución y referencia en las formas de la dirección orquestal fruto de 40 años de experiencia al frente del Maggio Musicale Fiorentino, Philharmonia de Londres, Orquesta de Filadelfia y Teatro alla Scala, y como ejercer de director invitado de las más importantes orquestas y óperas, caso de la Orquesta Filarmónica de Berlín, la Filarmónica de Viena, la Royal Opera Covent Garden y Metropolitan Opera, además de la dirección honoraria y vitalicia de la Ópera de Roma.

Nacido en Nápoles, Riccardo Muti estudió piano con Vincenzo Vitale en el Conservatorio de San Pietro a Majella, obteniendo posteriormente su diploma en composición y dirección en el Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán. En 1968, se convirtiría en el director principal del Maggio Musicale Fiorentino, plaza que ostentó hasta 1980. Herbert von Karajan lo invitó a dirigir en el Festival de Salzburgo en 1971, manteniendo Muti desde entonces una estrecha relación con el Festival y su gran Orquesta, la Filarmónica de Viena, durante más de 40 años consecutivos. Muti relevó a Otto Klemperer como directo principal y director musical de la Philharmonia Orchestra de Londres en 1973, continuando en ese cargo hasta 1982. Entre 1980 y 1992, fue director musical de la Orquesta de Filadelfia, convirtiéndose en 1986 en director musical del Teatro alla Scala. Durante sus 19 años en el cargo, Muti dirigió repertorio desde el barroco al contemporáneo, dirigiendo también cientos de conciertos con la Filarmónica della Scala.

Durante su carrera, Muti ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo en la formación de los músicos jóvenes. En 2004 fundó la Joven Orquesta Luigi Cherubini con el fin de fomentar nuevos talentos y elevar el nivel de interpretación orquestal en su país natal. Como parte del proyecto del Festival de Ravena, Le vie dell´Amicizia (Los senderos de la amistad), Muti ha demostrado su preocupación por los problemas sociales y cívicos, dirigiendo en muchos de los lugares más problemáticos del mundo.

El vasto catálogo de grabaciones de Riccardo Muti va desde el sinfónico tradicional y repertorio de ópera hasta obras contemporáneas. Su primera grabación con la Orquesta y Coro de Sinfónica de Chicago, La Misa de Réquiem, de Verdi, le reportó dos premios Grammy.

Además, y fruto de su dedicación como director, formador e investigador, Riccardo Muti ha recibido innumerables reconocimientos internacionales en el transcurso de su carrera. Es Caballero de la Gran Cruz de la República Italiana, Oficial de la Legión de Honor Francesa, ha sido galardonado con la Verdienstkreuz de Alemania, Caballero Comendador honorario del Imperio Británico y Caballero de la Gran Cruz de Primera Clase de la Orden de San Gregorio Magno. Muti también ha recibido el Premio Wolf de las Artes de Israel, el Premio Brigit Nilsson de Suecia, el Premio Príncipe de Asturias de Las Artes de España, la Medalla de Oro del Ministerio de Asustos Exteriores de Italia, así como numerosos Honoris Causa de universidades italianas y del resto del mundo.