Escrito por Fátima Fernández | Músicos de Alto Rendimiento | Cortesía Jesús Alcívar

Músicos de Alto Rendimiento

Músicos de Alto Rendimiento

Cada factor de riesgo es determinante en la identificación de enfermedades y lesiones que pueden presentarse en los músicos, estas tienen que ver con las características anatómicas, cargas biomecánicas (los movimientos que realiza, frecuencia, continuidad, fuerza y estrés con que lo realiza), posiciones incorrectas, tensión muscular, la técnica del instrumento, el entorno, y las horas de practica diaria que generan el esfuerzo repetitivo; siendo estas condiciones en las que se desarrolla la actividad instrumental y elementos importantes para calificar y detectar a tiempo la lesión o riesgo que se tiene ante la práctica.

Fibromialgia

Fibromialgia

Algunos estudios realizados por J. Rosset, D. Rocines y J. Salo, 2000 han puesto de manifiesto que un porcentaje muy elevado de músicos (cerca de un 75%) tienen o han tenido problemas suficientemente importantes como para que afectaran su forma de tocar y que las principales patologías están en relación con el síndrome de sobreuso a nivel del sistema musculoesquelético como consecuencia de los largos periodos de práctica, sujetos a los peligros antes descritos en el articulo Músicos de Alto Rendimiento “Riesgos Asociados a la Profesión Musical”.

Trastornos Musculoesqueléticos

Trastornos Musculoesqueléticos

Los problemas musculosesqueléticos pueden estar originados por diversas causas y tipos de lesiones, las que pudieran afectar al músico, están divididas según (Farias. J, 2005) en tres grupos:

  • Las lesiones referentes a músculos y tendones: tendinitis, tendosinovitis, tendosinovitisestenosante (de Quervain), epicondilitis medial y lateral, fribromiosítis, miosítis, mialgia y distonía focal.

Las referentes a las articulaciones y capsulas articulares: bursitis, sinovitis y osteoartritis.

Y las referentes a inflamaciones nerviosas: síndrome del túnel carpiano, síndrome del túnel de Guyón, síndrome del túnel radial, síndrome del túnel cubital y síndrome del pronador redondo.

Agregando en este articulo el cuarto grupo de lesiones que pudieran ocasionarse en el músico desde el punto de vista musculo esquelético, que está relacionado con la postura, tomando en cuenta que en los músicos esta puede ser anti natural; este grupo se refiere a lesiones de la columna vertebral: cervicalgias, dorsalgias y lumbalgias. No tienen una clasificación según instrumento si no de acuerdo al segmento que se ejecuta, relacionado con el movimiento.

La aparición de alguna de estas lesiones inicia con signos y síntomas como dolores musculares que van empeorando con la ejecución del instrumento, problemas de coordinación motriz, cambios en la precisión al tocar, calambres, espasmos y desgarres musculares, aumentos de la sensibilidad donde se genera la lesión, movimiento limitado, tensión muscular, fatiga, debilidad ante el movimiento y resistencia reducida ante la actividad, que pueden amenazar con el fin de la carrera musical si no son atendidas adecuadamente, y  a tiempo.

Al identificar algunos de estos síntomas lo primero que debe hacerse es consultar la opinión medica con el fin de tener un buen diagnóstico, que tome en cuenta el aspecto ocupacional de la lesión, es decir, que el origen de esta lesión puede estar relacionado con características particulares, en este caso, la ejecución instrumental como profesión; a partir de este planteamiento el tratamiento a seguir debe estar basado en la disminución y recuperación funcional del paciente con respecto a su ocupación, lo que puede lograrse a través de la rehabilitación y las indicaciones médicas necesarias.

Algunos signos a través de los cuales se puede identificar la existencia de una lesión musculoesqueletica, son:

Si existe dolor que generalmente aparece luego de la práctica, con mayor evolución cuando se esta en reposo. Es importante tomar en cuenta el lugar específico de la molestia.

Si luego de la ejecución instrumental existe inflamación o aumento de volumen de la musculatura o tendón en el cual se origina la dolencia.

Cuando existe una disminución en la resistencia durante la actividad, experimentando un claro desgate y cansancio muscular.

Las alternativas terapéuticas que forman parte de la recuperación, prevención y que deben hacerse parte de la vida del músico ejecutante tienen que ver especialmente con el trabajo muscular, tanto de fortalecimiento como estiramiento y preparación ante la actividad física que sugiere la práctica instrumental, lo que implica herramientas corporales y técnicas del instrumento bien afianzadas. Así como de tratamiento médico indicado que debe estar dirigido primordialmente a disminuir el dolor y la inflamación de manera que el músico pueda seguir en la práctica de su instrumento.

La atención en salud dedicada a los profesionales de las artes, especialmente músicos, es una tarea importante y necesaria para que su actividad pueda darse con calidad y rendimiento no solo en el momento de la práctica instrumental sino también en todo el desempeño ocupacional, por lo que es necesario incluirla como parte de la formación musical, primordialmente en el aspecto preventivo que inicia en el conocimiento de la posibilidad de aparición de estas lesiones.

Finalmente reitero que el músico es un profesional que necesita tanto entrenamiento y atención terapéutica como un deportista, es el atleta de las artes, mantener su cuerpo en pro del instrumento y relajarse para tocar es un valioso regalo para la música de ALTO RENDIMIENTO Y DE CALIDAD AL 100%…

Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento” musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815