Músicos de Alto Rendimiento

Músicos de Alto Rendimiento

Escrito por Fátima Fernández | Músicos de Alto Rendimiento | Cortesía Jesús Alcívar

¿A quién no le ha dolido la espalda?

La columna vertebral es el órgano encargado de la manutención de la postura y soporte del cuerpo, está conformada por 33 huesos divididos en 5 zonas, 7 vértebras cervicales, 12 dorsales, 5 lumbares, 5 sacras y 4 coxígeas, separadas por los discos intervertebrales y reforzada gracias a los músculos, tendones y ligamentos que se encuentran a su alrededor. Una de las dolencias más comunes que afecta el desempeño de las actividades diarias es el dolor de espalda, representado por una tensión muscular constante, molestias ante cualquier movimiento así como a la palpación en la zona adolorida; en oportunidades no se alivia con el descanso acompañado de síntomas más fuertes como debilidad muscular y adormecimiento y dolor irradiado hacia las piernas y brazos.

Dolor de Espalda

Dolor de Espalda

La causa generalmente es la acumulación de tensiones, inflamación de los nervios y tendones, movimientos exagerados e inadecuados de las curvaturas de la columna, malas posturas mantenidas durante largo tiempo, exceso de peso tanto corporal como en la carga de objetos, entre otras que van a depender de la actividad de cada individuo.

En los músicos existe una vulnerabilidad a estas dolencias, porque además de estar influenciadas por un factor inevitable como lo son las posturas asimétricas, el ejecutante mantiene en diferentes grados de tensión una posición técnica durante largos periodos de tiempo, durante el cual existe una alta repetición de gestos que ocasiona un desequilibrio de músculos y articulaciones, desencadenando tensiones en la espalda que luego son reflejadas en todo el miembro superior e inferior.

Otro aspecto que observable en los ejecutantes es la condición disergonomica en la que muchas veces se desarrolla la actividad musical, esto relacionado directamente con el espacio,  mobiliario, por ejemplo las sillas que generalmente no son del todo adecuadas para el músico de acuerdo a su instrumento, estoy también perjudica la comodidad y postura del músico, el atril colocado de manera inadecuada, las condiciones de luz también influyen debido a que si se está practicando con partitura y no existe una buena iluminación, el ejecutante se ve forzado a inclinarse hacia adelante perdiendo el equilibrio postural.

El solo hecho de permanecer en una misma posición es un factor de riesgo para la aparición de molestias en la espalda. Sin embargo algunos instrumentistas son más expuestos que otros, considerando que no todas las personas tienen las mismas condiciones físicas,  el dolor cervical por ejemplo es muy característico en violinistas, violistas, instrumentistas de viento, pianistas, guitarristas y en los percusionistas, no solo por las características posturales de la técnica de cada uno de estos instrumentos, sino también porque la mayoría de las veces existe una tendencia a la anteriorización del cuello y tensión en los hombros, que va generando molestias de manera acumulativa en toda la zona cervical afectando el confort durante la práctica y su calidad.

El dolor dorsal también puede presentarse en estos instrumentistas y también en quienes trasladan el instrumento de manera inadecuada, el instrumento es muy pesado o si el estuche del mismo  no es el más acorde se incrementa la posibilidad del desarrollo del dolor a nivel dela columna dorsal y lumbar así como el tocar sin respaldo o muy a la orilla de la silla; un caso particular son los cellistas, estos tienden a exagerar la curvatura lumbar, tomando esta posición debido a la necesaria inclinación del torso hacia atrás, asimismo el contrabajista en el caso contrario por su necesidad de inclinación hacia delante volviendo luego a la posición inicial (movimiento que se realiza durante toda la ejecución del instrumento) están propensos a las dolencias a nivel lumbar; la voluptuosidad de sus instrumentos hace que esta zona dela espalda en ocasiones este predispuesta a las tensiones, cambios anatómicos de las curvaturas y compensación de los movimientos, por lo cual otras zonas del cuerpo tienen un esfuerzo superior haciendo que con el tiempo aparezca una lesión.

¿Qué hacer para prevenir el dolor de espalda?

Lo primero que un músico debe hacer para evitar el dolor de espalda es cuidar su postura, que la posición generada por la técnica no sea exagerada y permita que los movimientos se den libres y relajados.

El fortalecimiento de la musculatura de la espalda es esencial en la prevención de las lesiones y dolencias en esta zona del cuerpo, de esta manera los músculos estarán preparados para el trabajo musical y facilitara el ahorro de energía durante la práctica.

En el traslado y carga del instrumento deben tomarse en cuenta varios aspectos, el estuche debe ser de doble asa (tipo bolso escolar) de manera que la carga quede mejor distribuida; en el caso de tener que alzar el instrumento es importante iniciar la fuerza desde las piernas y no inclinándose hacia delante pues así el esfuerzo seria meramente de la espalda; en el caso de los instrumentos más grandes es preferible el uso de ruedas o carretillas que faciliten el traslado.

Algunos ejercicios para el fortalecimiento de la musculatura de la espalda

Iniciar Acostado boca arriba con las rodillas flexionadas, los pies planos en el piso o en una colchoneta y los brazos a los lados. Se debe pegar la parte posterior de la espalda contra el piso y mantener la posición, a partir de este ejercicio   llevar las rodillas, juntas y llévelas hacia el pecho, usando los brazos para estrechar las rodillas suavemente sobre el pecho.

Otro Ejercicio es estando de rodillas con las manos apoyadas en el piso, el peso distribuido uniformemente, Estirar un brazo hacia el frente teniendo cuidado de no levantar la cabeza. Es importante distribuir el peso de su cuerpo entre las rodillas y el Brazo que está apoyado. Mantener la esta posición por 5 segundos y  volver a la posición inicial.

Estirarse llevando los brazos hacia arriba, en esta posición inclinarse hacia un lado y hacia el otro, ahora llevar los brazos hacia atrás juntando ambas manos, finalmente relajarse inclinándose completamente hacia adelante; así se liberaran tensiones y aplicara herramientas que le ayudaran a reajustar la columna vertebral y logrando mayor rendimiento al ejecutar el instrumento.

Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento” musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815