La mano es el órgano más funcional del ser humano, en ella se encuentran la mayor cantidad de articulaciones, músculos, tendones y nervios; se puede decir que es un conjunto de estructuras muy complejo debido a que representa una herramienta indispensable ante la realización de cualquier actividad de la vida diaria, a la que se le atribuyen no solo una dinámica particular y propia, sino también las habilidades motoras finas y capacidades más coordinadas del cuerpo, convirtiéndola en un “todo funcional”. Entendiendo con esto que una lesión en la mano atenta contra esa necesaria e indispensable funcionalidad.


Escrito por Fátima Fernández | Músicos de Alto Rendimiento |

En la mano se encuentran 27 huesos, 35 músculos, 48 nervios, y 123 ligamentos, incluyendo también un amplio sistema vascular; está dividida en 3 zonas: el carpo (la muñeca), el metacarpo, y los dedos. Todas estas estructuras encargadas del movimiento y sensibilidad nos permiten la realización de las diversas actividades de la mano, tales como: la prensión gruesa y fina, la pinza, la flexo-extensión de la muñeca, de los dedos, y la apertura de la mano, entre otras. Siendo algunas de las habilidades que necesitamos a la hora de agarrar un objeto, presionar un botón, escribir, expresar un gesto, tocar un instrumento, comer, etc.

En el caso muy particular de los músicos ejecutantes de un instrumento, la mano se adapta a una necesidad de sensibilidad, coordinación, movimiento, fuerza, agilidad, y rapidez; que responde a la técnica del instrumento, a los requerimientos de la obra a ejecutar, y al ritmo de estudio del individuo. Por supuesto en estos profesionales se evidencia el uso de toda la musculatura de la mano, de la armonía entre todas las articulaciones y el buen funcionamiento de nervios y ligamentos, pero es más comprensible la importancia del cuidado de la mano, cuando es vista como el órgano precursor del trabajo con el instrumento, pues al lesionarse una de las manos la ejecución puede verse amenazada.

Las lesiones de la mano pueden dividirse también en lesiones tendinosas y musculares, en las articulaciones y lesiones nerviosas; también pueden clasificarse de acuerdo al mecanismo de lesión, como las lesiones por aplastamiento, estallamiento, lesiones por objetos cortantes o punzo penetrantes o por armas de fuego así como lesiones por contacto con sustancias químicas como disolventes, productos de limpieza, etc.; generando eccemas, inflamaciones, infecciones, irritaciones, y molestias, que influyen en el desarrollo de cualquier actividad.

¿Cómo puede lesionarse la Mano un Músico?

La actividad musical por ser altamente repetitiva en posiciones particulares, según cada instrumento y por prolongados espacios de tiempo, sugiere un riesgo en especial ante lesiones que tienen que ver con los músculos, tendones, nervios y articulaciones así como lo son: la tendinitis, síndrome del túnel carpiano, síndrome del canal de Guyón, enfermedad de D’Quervain, dedo en gatillo, dedo de martillo entre otras. Todas estas, generan signos y síntomas que obligan al músico a dejar la práctica. También pueden verse afectados con actividades de la vida diaria que pudieran generar accidentes, como por ejemplo: una simple herida cortando un objeto, o un golpe contra una superficie; que aunque no se trata de una enfermedad profesional, definitivamente son accidentes que pueden afectar la ejecución del instrumento.

La afectación de la sensibilidad, la imposibilidad de realizar los movimientos, la perdida de la fuerza muscular, la disminución de la flexibilidad, el dolor, la inflamación, los problemas de coordinación motriz, los cambios en la precisión al tocar, los calambres, los espasmos, la tensión muscular, la fatiga, y la resistencia reducida ante la actividad, son solo algunos de los síntomas que pueden presentarse en el caso de los músicos por la repetitividad y la postura técnica del instrumento, si no son tomadas algunas precauciones ante la realización de la actividad musical.

Las manos de los músicos no solo son una parte importante de su cuerpo, sino también representan una herramienta invaluable de su trabajo, la extensión del instrumento y el medio para reproducir e interpretar la música, a través de ellas son logrados los matices de las obras gracias a la sensibilidad y manejo de la fuerza de todo el miembro superior pero muy especialmente de la mano, el virtuosismo y velocidad en la ejecución del instrumento se ponen de manifiesto gracias a las habilidades de coordinación y agilidad que solo tiene este órgano del cuerpo.

¿Qué debe hacer un Músico para el cuidado de sus manos?

  • Puede protegerse contra las lesiones de la mano (por accidentes), recordando las reglas básicas de seguridad que incluye:

  • Reconocer los peligros de las actividades de la vida diaria, dentro y fuera de la práctica del instrumento.

  • Pensar completamente en cada paso de la actividad a realizar en el caso de cortar, empujar, o golpear objetos; empleando todas las condiciones y equipo de seguridad.

Si ocurre un accidente …

Acudir de inmediato al médico, en búsqueda del tratamiento adecuado.

En el caso particular de la ejecución instrumental tomando en cuenta la repetitividad de la misma, es de suma importancia realizar una rutina de ejercicios que permita el calentamiento y preparación específica para la actividad; en la que no solo debe estar incluído el aspecto físico sino también el técnico, de acuerdo a cada instrumento. El auto masaje de la mano también es una alternativa que puede aplicarse al terminar la jornada de trabajo encontrando en este, importantes beneficios, como: la relajaci⇔n de la musculatura, el alivio de las tensiones, el restablecimiento de la mano al descanso, así como la prevención de dolencias y lesiones.

¿Cómo Realizar el Auto masaje de la mano?

• Primero tomar un poco de aceite vegetal (es mejor que la crema puesto que gracias a sus propiedades facilita el calentamiento, y los movimientos ante la realizaci⇔n del masaje se dan con mayor facilidad), frotarlo con ambas manos hasta que haya aumentado su temperatura, e iniciar el masaje realizando movimientos circulares con el pulgar en toda la palma de la mano, .
• Seguidamente con el pulgar, hacer puntos de presi⇔n por toda la palma de
la mano (a tolerancia de cada persona pero NO demasiado fuerte).
• Masajear ahora el dorso de la mano, repitiendo los pasos anteriores.
• Hacer un suave masaje en la base de cada dedo y para finalizar hacer un ligero estiramiento dedo por dedo.
• Realizarlo en la otra Mano.

De esta manera la mano tendrá de nuevo condiciones para retomar la práctica con mayor descanso y rendimiento.

Fátima Fernández
Terapeuta ocupacional especializada en músicos
“Entrenando Músicos de Alto Rendimiento” musicosdealtorendimiento@gmail.com
Teléfono:04163470815