Aunque cada vez hay menos sexismo y más mujeres directoras de orquesta, en la música clásica todavía sigue presente el sexismo y la inequidad de género

Vía: www.reporteindigo.com | POR MARÍA ALESANDRA PÁMANES

Han sido musas, modelos de inspiración y hasta las causantes de que músicos compongan el éxito de su vida a través de partituras. Pero las mujeres siguen estando a la sombra de los hombres en este rubro.

Aunque cada vez hay menos sexismo en la música clásica y las mujeres directoras de orquesta están cobrando auge, lo cierto es que aún faltan reflectores y aplausos para las mujeres compositoras. Sobre todo si se habla de las bandas sonoras en Hollywood.

Y es que la presencia femenina se había tardado en cobrar apogeo en el campo de las directoras de orquesta. En palabras de la directora de orquesta mexicana Alondra de la Parra, “las mujeres crecemos cantando, bailando, moviéndonos y expresándonos” y esa naturalidad en su corpografía femenina sobre el podio ha resultado clave para dirigir a los músicos.

Como señaló Pablo L. Rodríguez del diario español El País, “De la Parra da la palabra a su cuerpo y con ella ha fascinado a formaciones de primer nivel como la Orquesta de París y la Filarmónica de Londres, lo que le ha valido su reciente nombramiento como titular de una de las principales orquestas australianas”.

“El director de orquesta es el líder del grupo, es el que hace que todos los músicos desempeñen su papel de la mejor manera posible y que, juntos, funcionen como un equipo”, dijo Alondra. Y el rol femenino es completamente compatible con dichas características, aunque la batuta tienda –todavía– a caer en manos de ellos.

Música, maestras

Además de Alondra de la Parra están Xian Zhang de la Orquesta Sinfónica Giuseppe Verdi de Milán, Gisèle Ben Dor, directora de la Sinfónica de Santa Bár y Maron Alsop, que fue la primera mujer en dirigir una orquesta formal, en Estados Unidos.

Y es que además de enaltecer la igualdad de género en la música, las mujeres podrían aportar un toque sensible a la música que los hombres no. Esto debido a que su cuerpo calloso en el cerebro (fibras nerviosas que unen el lado izquierdo con el derecho de este órgano) es más robusto que el del hombre.

Se sabe que para componer música se requiere el desarrollo de ambos hemisferios cerebrales, así como de la unión entre las actividades uno con el otro.

A su vez está la lituana Mirga Grazinyte-Tyla, quien en febrero de este año fue nombrada directora de la Sinfónica de la Ciudad de Birmingham.

La música masculina

En el séptimo arte no hay mujeres compositoras, y si las hay no se “escuchan”. Una de las que han logrado sobresalir de la sombra de compositores de bandas sonoras como John Williams, Alexandre Desplat, John Williams, Hans Zimmer, John Barry, Danny Elfman o Howard Shore, es Rachel Portman.

De hecho, Portman fue la primera mujer en ganar un Oscar en la categoría de Mejor Banda Sonora. La británica obtuvo la estatuilla por su trabajo en la cinta “Emma” (1996).

De entre su repertorio musical en la industria del cine destaca “Chocolat” (2000), por la que fue nominada al Oscar, así como “The Cider House Rules” (1998) y “The Duchess” (2008).

Inclusive si se buscan en Google a los mejores compositores de scores en el cine, no aparece ninguna mujer entre los primeros enlaces de búsqueda.

Otras compositoras que poco a poco han luchado por ocupar un lugar en Hollywood y el público son Debbie Wiseman y Laura Rossi, ambas también británicas.

Mientras que de este lado del mundo destaca el trabajo de Vivian Kubrick, hija del cineasta Stanley Kubrick. La también realizadora de cine compuso música para la película “Full metal jacket” (1987), pero no la recordarás en los créditos pues utilizó el pseudónimo “Abigail Mead”.

La batuta mexicana

Alondra de la Parra nació en Nueva York en 1980, pero creció en la Ciudad de México. Para los siete años ya estudiaba piano y a los 13 comenzó a tocar el chelo. Su formación musical comenzó en el Centro de Investigación y Estudios Musicales (CIEM) de la capital y también estudió en la Manhattan School of Music de Nueva York, donde obtuvo la Licenciatura en Piano.

En el 2003 fundó la llamada Orquesta Filarmónica de las Américas en Nueva York para promover el trabajo de jóvenes compositores e incluso creó un programa para niños de escuelas públicas en Ciudad Nezahualcóyotl y Tlahuitoltepec, Oaxaca y Nueva York, según la revista Forbes.

Es una apasionada de la música que creció amando este arte, “en mi casa siempre hubo música, mis papás aman la música de todo tipo, desde la semi clásica, la ópera, el repertorio sinfónico pero también la música popular. Desde chicas, a mi hermana y a mí nos ponían a escuchar música, nos llevaban a conciertos, nos ponían a tocar”, dijo la directora de nacionalidad mexicana, en entrevista para Warp.

Desde la historia

En la música clásica sigue el sexismo y la falta de igualdad entre compositores hombres y mujeres.

Las mujeres compositoras están “encerradas” detrás de la sombra de compositores hombres. Inclusive hay archivos enterrados en los baúles de recuerdo y censura que están siendo rescatados por autoras como Karen Pendle y Joan Weiner. Ambas han luchado tanto por la igualdad de género como por dar a conocer ese material compuesto por grabaciones, libros y demás creaciones de mujeres del pasado.

Suena irónico y hasta cómico que en las artes las mujeres suelen ser las musas y motivos de inspiración para hombres creativos, tales como el pintor Pablo Picasso. Pero a la hora de brillar, ellas se quedan en la mente de los grandes artistas de la historia.

Y es que basta recorrer la historia para ver que la mujer compositora ha vivido siempre detrás del reconocimiento de los hombres compositores. Maria Anna “Nannerl” Mozart, hermana de Wolfgang Amadeus, fue ignorada para que no destacara como lo hizo Amadeus.