Mis primeros cien violines

Mis primeros cien violines

Vía: Di Verdi.com | En España nunca se ha publicado una obra tan bella, interesante y con esa profundidad, nacida del conocimiento de la persona que practica la luthería por vocación, conociendo bien el tema y con ese destello de luz sobre los barnices antiguos de Cremona.

Las láminas fotográficas son espectaculares por calidad, técnica y por su luminosidad en el color, que pocas veces se dan en una obra de este género.
Los amantes de la música en general, los luthieres que no hayan profundizado demasiado en el tema y en general, todos aquéllos que buscan en un libro, enseñanzas, buen hacer y respeto a lo bien hecho, van a contar desde ahora con esta magnífica obra para degustar el arte de la luthería desde sus variadas facetas.

Esta obra está especialmente indicada para instrumentistas de cuerda, estudiantes y profesionales porque realmente hay poco o nada publicado en España que sirva para satisfacer los conocimientos básicos y a través de su amplia bibliografía nos abre las puertas a una generosa información para los estudiosos que quieran profundizar sobre luthería.Acerca de José Mª Valverde Sepúlveda

El violinista y luthier José Mª Valverde Sepúlveda nació en Guadix (Granada, España) en 1934. Estudió violín en Madrid con Luis Antón, siendo compañero de estudios de Enrique y José Luis García Asensio, entre otros muchos.

Dedicado por entero a la música, en 1962 fue miembro fundador de la Orquesta de Cámara de la Fundación Gulbenkian (Lisboa), con la que colaboró tres años.
Como miembro de la Orquesta Nacional de España desde 1965, ha recorrido salas de concierto de todo el mundo, visitando los más prestigiosos luthiers y estudiosos de la luthería, y recabando en sus viajes toda la información posible sobre la construcción de violines y barnices.

En su faceta de luthier, con los conocimientos acumulados en los viajes, el estudio de los manuales, la literatura adquirida y una peculiar habilidad y persistencia que le son innatas, ha realizado más de 100 instrumentos entre violines y violas, que forman parte de su colección particular.

En cada uno de ellos ha ido estudiando las técnicas de construcción, el acabado y especialmente los barnices, sus componentes y procesos de elaboración y aplicación, tratando de conseguir los antiguos barnices cremoneses, siempre en búsqueda de las mejores características acústicas de los instrumentos.

Está en posesión de la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito Civil.