Un público entusiasmado aplaudió el logro de estos venezolanos quienes, por segunda vez en su carrera internacional, ofrecieron dos conciertos, dentro de la programación de la residencia que El Sistema realiza en esta ciudad italiana.

Con un repertorio que convirtió el Conservatorio Guisseppe Verdi en un paraje de nuestra tierra, el Coro de Manos Blancas y la agrupación Lara Somos, reafirmaron el valor ilimitado de la música.