Vía: El Diario de Guayana.com.ve | Escrito por Thais Belo Hernández

El sonido del cuatro guayanés ha llegado a todos los rincones de Venezuela, pero también se ha escuchado en Colombia, Ecuador, Bolivia, El Salvador, Guatemala y México, así como en algunas tierras lejanas como Luxemburgo, India y Emiratos Árabes

Miguel Siso

Inspirado en el talento de su padre, Miguel Siso, desde los nueve años, empieza a perfeccionar su técnica con el cuatro. El guayanés recibe clases de su primo, el cuatrista Roberto Subero, y asiste al Conservatorio de Educación Musical Integral (CEMI) en San Félix hasta los 17 años. Así es como se prepara para ser uno de los mejores con este instrumento musical, y lo demuestra cuando se convierte en ganador de la edición 2007 del festival La Siembra del Cuatro, en Caracas.Sus clases no han sido interrumpidas ni un solo día de su vida. Así lo cuenta por teléfono, horas antes de la presentación de su nuevo disco en el Teatro Teresa Carreño. “Mi familia toca cuatro. Vengo de una familia de músicos y esa fue mi mayor influencia. Mi preparación comenzó cuando tenía nueve años y desde ahí ha seguido sin interrupción”, comenta.

Vive en la capital venezolana desde hace cuatro años. Estudia Ejecución Instrumental, mención Jazz, en la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), trabaja con su agrupación, El Quinteto menos 1 y también, como solista, acompaña a todo el que lo llama  a participar en alguna presentación. De esta manera transcurre la vida de este cuatrista guayanés.

Espera  regresar a Ciudad Guayana en febrero para presentar, de manera oficial, su material discográfico y hacer una gira de conciertos. “Hay mucha gente que quiere disfrutar de mi música y quiero hacerles ese regalo. He conocido una gran cantidad de personas gracias al cuatro y a todos ellos quiero dedicarles este logro”, dice.

Talento en ascenso

―¿Cómo defines el cuatro?

Como una extensión de mi cuerpo. Es mi refugio en momentos de alegría y tristeza, también es mi acompañante fiel en los viajes. Siempre que tengo mucho que hacer, mi cuatro está presente.

¿Cómo describes tu participación en el festival La Siembra del Cuatro?

Me inscribí un par de veces para participar. La primera vez no fui, fue mi primo. En 2005 estuve en el Festival Oriental en Caracas y quedé como finalista, y ya en 2007, también en Caracas, sí me fui decidido y más maduro musicalmente, y gracias a Dios gané. Se dieron las cosas muy bien y me sentí feliz. Lo que sí extrañé fue la presencia de mi familia, que no pudo llegar a tiempo.  

¿Qué sentiste al verte ganador?

¡Imagínate! Una emoción súper grande. Ese momento significó mucho porque hice mi sueño realidad. Primero quería un cuatro bueno, y segundo, quería sentir esa satisfacción, quería ganar. A la final fueron 10 participantes y yo resulté ser el ganador. Eso es inolvidable.

¿Te disgustó esperar tanto para grabar el disco?

No te digo que fue un disgusto. Estaba ansioso porque llegara el momento, por grabar. No estaba disgustado, estaba impaciente porque quería desarrollar mis ideas y tener mi disco. Por fin lo hice y me acompañaron todas esas personas que admiré y admiro, esos que ahora son mis panas, como Cheo Hurtado, Nene Quintero, (Juan) Ernesto Laya y otros. Siempre quise conocerlos. Ahora somos amigos y aprendemos juntos.

¿Te llama la atención cantar?

Mira, siempre quise vivir de la música pero nunca pensé en cantar. Yo canto muy feo. Cantar es todo un compromiso, no te creas (risas). A mí no se me dio mucho lo del canto y mi peor crítico soy yo, por eso me quedo con mi cuatro.

El disco en detalle

La sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño sirvió de escenario este viernes para el bautizo del disco del cuatrista Miguel Siso, cuyo título es La Siembra del Cuatro, en honor al festival que lo dio a conocer en toda Venezuela y otros países y, además, su premio por haber conquistado ese primer lugar. El padrino fue el conocido músico Asdrúbal “Cheo” Hurtado, por ser el fundador del concurso.

En el evento, el guayanés hizo gala de algunos temas incluidos en su producción musical, editada por el Centro Nacional del Disco, y como parte de la celebración de la final del concurso de este año, compartió con los demás participantes que, como él, sienten la pasión infinita por el instrumento.

Entre los colaboradores del disco destacan Héctor Hernández, Manuel Rengel, “Nené” Quintero, Gonzalo Teppa y otros músicos de renombre en el país. Las piezas son variadas y algunas son de su autoría. “Hay música internacional, hay muchas fusiones influenciadas por ritmos de afuera, pero todas con el cuatro”, agrega Siso. También se incluye el tema Bésame mucho, de Consuelo Velásquez, con el que ganó el festival.

Una academia para Guayana

Según expone Miguel Siso, Bolívar es uno de los estados que tiene mayor ventaja en la preparación de los músicos. “Es increíble el potencial que tienen los profesores de música, pero más increíble es el de los estudiantes”, opina.

“Es lamentable que no haya una academia de cuatro como tal si son tantos los jóvenes que quieren aprender a tocar el instrumento. Sería genial hacerla. Yo estaría encantado de formar parte de una academia así. Hay muy buenos profesionales en eso, y en muchas otras cosas, y unirnos sería una excelente idea. Además, sería muy rentable”, asegura el músico, de 26 años.

Dada la versatilidad del cuatro y la facilidad con la que cualquier persona puede encariñarse con él, seguramente serían muchos los inscritos en la academia que plantea Siso. “Quiero una academia de música donde pueda enseñar, pero también aprender, aprender más de los que se apasionan por la música y de los que creen en esta hermosa profesión”, puntualiza.

4 razones para vivir:

La vida, el amor, la música y la familia.

4 mujeres en tu vida:

Josefa, mi mamá; Cecilia, mi hermana; Bárbara, mi novia y Natalia y Valeria, mis sobrinas que son como una.

4 lugares del estado Bolívar:

Puerto Ordaz, San Félix, Ciudad Bolívar y La Gran Sabana.

4 deseos para esta Navidad:

Salud, armonía familiar, prosperidad musical y estabilidad económica.