Vía: eleconomista.com.mx/ Por NOTIMEX

Tras volver a hacer historia al bisar un fragmento de un aria en la Ópera Metropolitana (Met) de Nueva York y luego de cuatro presentaciones en Don Pasquale, el tenor mexicano Javier Camarena es considerado el digno sucesor de Luciano Pavarotti.

Así lo comentó la crítica especializada que además lo ubicó como el iniciador de “una nueva época dorada del Met”, igual que lo fuera el icónico Enrico Caruso.

Al respecto el tenor dijo a Notimex: “Creo que es un gran honor la comparación, porque estamos hablando de Pavarotti, pero al igual que todos los colegas tenores, yo no estoy buscando ser el sucesor de nadie, sino crear mi propio nombre, mi propia huella en la historia. No pretendo ser el sucesor de nadie sino el primer Camarena”.

Camarena asentó que cada tenor “va buscando sembrar su propia semilla, y abrir y forjar su propio camino. Eso es por lo que uno realmente trabaja”.

El bis de la función del sábado continúa con el brillante desempeño de Camarena (Xalapa, 1976) en el papel de Ernesto en la ópera Don Pasquale, de Donizetti, que ha sido aclamado como uno de los puntos más brillantes de la actual temporada del Met de Nueva York.

El regreso triunfal del tenor mexicano sucede luego de sus aclamadas presentaciones en 2014 en “La Sonámbula”, de Bellini y “La Cenerentola”, de Rossini, cuando en dos veladas se convirtió en uno de los tres tenores en la historia del Met en realizar un encore.

Además de Camarena, los únicos dos tenores que han realizado encores en el Met han sido el legendario Luciano Pavarotti y el peruano Juan Diego Flórez.

“Los encores no son decisiones mías. No son decisiones que yo tome sólo, sino porque lo propone la dirección del teatro, aunque yo siempre digo que al público lo que pida”, aseguró Camarena en la entrevista con Notimex.

Indicó que el papel de “Ernesto” es uno de sus favoritos pese a ser una ópera cómica y a que incluye una de las arias más complicadas en el repertorio del bel canto, “Povero Ernesto”, justo la que repitió el sábado.

“Es precisamente por su complejidad que esta ópera es una de mis favoritas. Es uno de los papeles que más me gusta del repertorio de Donizetti, de sus comedias, aunque sea una ópera que es muy incómoda para cantar”, afirmó.

El propio Met calificó a Camarena como “un nuevo rey del Do de pecho”, en tanto que las críticas sobre su desempeño en “Don Pasquale” han destacado sus notas en Re bemol sobreagudo como uno de los momentos más memorables de la ópera de Nueva York.

Camarena regresará la próxima temporada al Met para participar en la ópera “I Puritani”, de Bellini, que también presentará en el Palacio Nacional de Bellas Artes, en la Ciudad de México, en mayo, y en la Ópera de Madrid.

Asimismo, tiene planeadas presentaciones en las ciudades de Washington DC, Chicago, Los Ángeles, así como recitales en España y Londres. El tenor mexicano participará también en el montaje de “El Barbero de Sevilla”, de Rossini, en varias ciudades europeas.

En el mes de abril, además, Camarena estrenará un álbum doble, con video incluido, basado en tres presentaciones de octubre pasado en la sala Roberto Cantoral con canciones del compositor Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri.