Vía: www.elnuevoherald.com/  

Marturet ha sabido no solo recoger la antorcha dejada por su predecesor

Eduardo Marturet celebra su décimo aniversario al frente de la Miami Symphony (MISO), orquesta emblemática de esta ciudad.

El prestigioso director de orquesta venezolano, que cuenta en su abultado resumé con prestigiosos reconocimientos, como la Medalla del Mérito del Congreso por su labor en la comunidad y otros ganados al frente de orquestas asíáticas y europeas, como la Berliner Symphoniker, con la que grabó el disco Encantamento, nominado al Grammy, pasó al podio de la MISO en el 2006, ocupando el vacío que dejara el cubano Manuel Ochoa, quien fundara la orquesta, contra viento y marea, en 1989.

Marturet ha sabido no solo recoger la antorcha dejada por su predecesor, sino elevar la calidad, dimensión y prestigio de esta orquesta ampliando sus actividades, obteniendo el tan necesario apoyo financiero de grandes patrocinadores y aumentando la asistencia del público, no solo por su excelencia profesional sino por sus atractivos programas.

En la nueva temporada que se inicia el 4 de octubre con un concierto de gala en el Arsht Center, la MISO continuará con su labor de traer a la ciudad nuevas composiciones y figuras internacionales de la música, además de seguir con sus planes educacionales con las escuelas públicas de la ciudad. Otros méritos de la MISO son su apoyo a jóvenes creadores, sus conciertos gratis y a precio reducido y la elaboración de programas que combinen lo clásico con lo contemporáneo.

Para esta actividad “crossover” se ha nombrado al famoso Rudy Pérez, creador de cientos de canciones para figuras como Beyonce, Julio Iglesias y Arturo Sandoval, como Classical Crossover Director de la MISO. Marturet comenta: “Esto es importante en cuanto a nuestros programas con un corte más popular, como fue el concierto con Andrea Bocelli realizado en marzo dentro del marco de la celebración de los 100 años de Miami Beach y muchos más que vendrán como eventos fuera de nuestra oferta de abonados”.

El maestro venezolano se siente muy optimista con relación a la música clásica en esta ciudad: “La música en Miami ha cambiado mucho en los últimos años. He sido testigo de ello al frente de la MISO, coincidiendo con momentos emblemáticos como la apertura del Arsht Center y un incremento importante en las presentaciones de orquestas provenientes de otras latitudes, lo cual le ha dado una perspectiva de “primer mundo” a la música clásica en la ciudad y ha marcado los parámetros y niveles de excelencia para las organizaciones locales”.

La MISO ha sido pionera en ese nuevo horizonte musical, y Marturet se ha mostrado muy visionario con respecto a las posibilidades de la música culta en esta ciudad, aunque no pierde de vista las dificultades que enfrenta. “Estoy sumamente orgulloso de la evolución artística de la Miami Symphony, la cual ha sido recompensada por nuestro público y reseñada por la crítica especializada. Miami es una ciudad única, los miamenses tienen un sentido de la inmediatez muy desarrollado en cuanto a que la selección y decisión de asistir a los eventos por lo general se hace a última hora. Esto ocurre principalmente por el espíritu vacacional que se respira en la ciudad junto a una cada vez más rica oferta de opciones de entretenimiento que van desde un mega concierto con Madonna hasta un paseo en helicóptero por los Everglades. En ese sentido la Miami Symphony no ha dejado de actualizarse y seguirle el paso al ritmo vertiginoso de la ciudad ofreciendo conciertos de todo tipo, desde los de corte clásico por excelencia hasta los irreverentes Ocean Drive in Viennacon las emblemáticas cotorras actuando como solistas. Nuestra próxima temporada no se queda atrás y nuestras presentaciones en la sede nueva de NatComStudios en Mana Wynwood serán una muestra de creatividad y buen gusto”.

La creatividad y el pulso del momento de Marturet se reafirma en este décimo aniversario en el podio de la MISO con programas maravillosos como el que menciona, en NatComStudios, el 29, con obras de Ravel y Bizet, y otros con composiciones de estreno.

Y como si todo esto fuera poco, concluye: “Tenemos también en perspectiva una gira por Europa que aún no se ha concretado”. Sin duda Marturet y la MISO tienen muchas razones para celebrar.