La pianista ofreció el concierto para piano 1 y 2 de Ludwig van Beethoven acompañada por la orquesta de la Ópera Estatal de la ciudad alemana.

Vía: www.clarin.com/

La pianista argentina Martha Argerich celebró el domingo sus 75 años en un concierto conjunto con Daniel Barenboim, su compatriota y amigo desde la infancia, en un evento que reunió en Berlín a dos de las mayores estrellas de la música clásica.

La mítica Filarmónica de Berlín se convirtió por un día en un espacio de homenaje a una de las mejores pianistas del mundo, con pasteles en el entreacto, un “feliz cumpleaños” dirigido por Barenboim y cientos tarjetas en las que el público dejó sus felicitaciones.

“Hay poca gente a la que conozco desde hace tanto tiempo como a Martha”, dijo Barenboim cuando se anunció el concierto extraordinario. “Nuestra relación es musical, naturalmente, pero entre nosotros también hay un amor humano”.

El director argentino israelí lo demostró durante toda la tarde saludando con besos y abrazos a Argerich e intercambiando con ella gestos de complicidad en cada pieza.

También el público de la “Philharmonie” mimó a la pianista ovacionando de pie su interpretación de los conciertos para piano 1 y 2 de Ludwig van Beethoven acompañada por la orquesta de la Ópera Estatal de Berlín (Staatskapelle) dirigida por Barenboim.

Además, ambos tocaron juntos una sonata a dos pianos de Wolfgang Amadeus Mozart. El concierto se organizó también en beneficio de las obras de restauración de la Ópera Estatal de Berlín, que dirige el propio Barenboim.

Argerich, nacida el 5 de junio de 1941 en Buenos Aires, y Barenboim, un año menor, se conocieron cuando ella tenía ocho años y él siete jugando debajo de un piano en la casa de un violinista y empresario de Buenos Aires en cuyo hogar se tocaba música de cámara.

En los últimos años intensificaron sus actuaciones conjuntas sobre todo en Berlín (después de casi dos décadas, se reencontraron en un escenario de la capital alemana en septiembre de 2013) y en Buenos Aires, donde volverán a compartir escenario a principios de agosto en el Teatro Colón.