El Walt Disney Concert Hall recibirá la noche del domingo 29 de octubre de 2017 a la aclamada directora venezolana, que guiará el primer concierto de un festival que celebra el Día de los Muertos

Por Várvara Rangel | ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

La venezolana María Guinand se reencontrará este domingo 29 de  octubre con el público angelino y con Los Angeles Master Chorale, en el imponente escenario del Walt Disney Concert Hall, para ofrecer un repertorio que celebra la existencia en la Tierra y el fin de la vida, como parte de la programación de un festival dedicado a una tradición ancestral de algunas regiones de Latinoamérica: El Día de los Muertos.

La invitación de Guinand a dirigir a Los Angeles Master Chorale surgió por iniciativa del director de la coral, Grant Gershon, un “colega muy querido” que conoce desde hace varios años, quien le pidió que organizara este programa para un festival con motivo del Día de los Muertos, que en Los Ángeles tiene acogida por la amplia comunidad mexicana que habita en esta capital estadounidense.

“Fue un reto encontrar música que funcionara y reflejara un poco esta festividad tan particular para los mexicanos, una festividad mesoamericana que está viva. Por eso quise hacer un programa dedicado fundamentalmente a compositores del siglo XX”, contó la maestra desde Los Ángeles.

En la investigación para el repertorio, la directora explicó que encontró en la composición La muerte sonriente, de la mexicana Diana Syrse, los pilares que le dan estructura al concierto con obras de autores que giran entre la muerte y la celebración.

La primera parte del programa tiene varias obras donde la muerte es vista por compositores latinoamericanos del siglo XX desde ángulos diferentes. Una es Las lamentaciones del profeta Jeremías, de (Alberto) Ginastera, en la que se ve la muerte desde un punto de vista del Antiguo Testamento, del Dios castigador. Luego, Tres Epitafios, de (Rodolfo) Halffter, con textos de Miguel de Cervantes, donde la muerte aparece como la historia del que estuvo vivo y como un recuerdo en un epitafio, muy poético y bello”, detalló.

En la velada también se escuchará una parte del Réquiem de Osun, del cubano Calixto Álvarez, una obra “sincrética” de cómo ven la muerte los yoruba y dedicada a una de las deidades que se identifica con la Virgen de la Caridad del Cobre.  Además, del venezolano Miguel Astor, interpretará el “Tercer movimiento” del Concierto para coro, basado en una poesía del Romancero gitano, de Federico García Lorca sobre la concepción de la muerte para el pueblo romaní.

La segunda parte del concierto será para la celebración, dijo Guinand, con varias obras entre las que incluyó la del noruego-estadounidense Ola Gjeilo, Unicornis Captivatur, basada en textos del siglo XIII que hablan de forma metafórica sobre escenas de la muerte y de la transición al final de la vida; del cubano Leo Brouwer, el Cántico de celebración; del brasileño Pinto Fonseca, la macumba titulada Jubiabá; del venezolano Alberto Grau, Salve al Celeste Sol Sonoro, sobre un poema de Rubén Darío y del también cubano Guido López, El guayaboso, “un pequeño toque de humor”. El espectáculo finalizará con La muerte sonriente, de Syrse.

En algunas piezas del concierto, los coralistas tendrán acompañamiento de instrumentos de percusión como tambores batá y huēhuētl, así como conchas marinas, ocarinas y flautas autóctonas.    

María Guinand resume que se trata de un programa de 70 a 80 minutos que reúne las diferentes corrientes que forman la idiosincrasia latinoamericana.

Ocasión para maravillarse

“Tengo esperanzas maravillosas de que el público realmente aprecie y entienda este programa, un programa muy variado y rico. El coro es tremendamente versátil, puede cantar de una manera muy formal, muy latina, puede hacer voces abiertas, africanas. También se mueve en escena. Estamos trabajando durísimo, tengo expectativas de que este público, que es tan abierto y tan creativo, será maravilloso”, deseó.

La de esta noche no es la primera presentación de la directora venezolana con Los Angeles Master Chorale, agrupación con la que debutó en 2010 como directora invitada en el High School Choir Festival y más tarde, en 2015, guió a la coral en un evento de Community Sing en First Methodist Church, en Glendale.

Guinand celebró que este concierto sea en el escenario del Walt Disney Concert Hall, que en sí solo es una “puesta en escena”. El teatro diseñado por Frank Gehry es considerado una joya de la arquitectura contemporánea y para la directora es “tan bello, tan maravilloso”. Junto a Los Angeles Philharmonic, que dirige el maestro Gustavo Dudamel, Los Angeles Master Chorale tiene su sede en este complejo cultural.

Trabajo Académico

En su breve visita a la segunda ciudad de Estados Unidos, la maestra tuvo sesiones de trabajo con un programa musical dedicado a niños y en la Universidad de Southern California, junto a su colega y estudiante de la Schola Cantorum, Cristian Grases, profesor de la casa de estudios. La noche del domingo regresará a Caracas.

Guinand adelantó que en 2018 el público venezolano podrá escuchar en alguna de las presentaciones de la Schola Cantorum las piezas que sonarán este domingo en el Walt Disney Concert Hall.

“Tengo toda la intención de repetir este programa en Venezuela. Hay piezas que la Schola conoce y ha cantado en otras oportunidades”, recalcó.

Por lo pronto

La directora mencionó que regresa a Caracas para continuar los preparativos del concierto por el 50º aniversario de la Schola Cantorum, programado para el 2 de diciembre, en el Teatro Chacao.

“¡Será un gran concierto! En el contexto de nuestro festival Venezuela cantat”, prometió.