Hace 216 años el compositor tachó el fragmento de la partitura con una sustancia similar al betún ante las críticas de que su obra era demasiado larga

María Callas fue una inolvidable Medea

María Callas fue una inolvidable Medea

Un equipo de investigadores ha utilizado un avanzado equipo de rayos X para recuperar el aria final original de la ópera «Medea», que su autor, el italiano Luigi Cherubini, tachó en 1797, informó la cadena británica BBC. Científicos de las Universidades de Manchester (Reino Unido) y Stanford (Estados Unidos) han rescatado el fragmento musical 216 años después de que el italiano lo eliminara ante las críticas de que su obra era demasiado larga, según los expertos.

Cherubini escribió la partitura con una tinta que contiene trazas de hierro, si bien utilizó una sustancia distinta para emborronar más tarde la última página del manuscrito. El geoquímico de la Universidad de Manchester Roy Wogelius, que habitualmente utiliza avanzados equipos de rayos X para examinar fósiles de cientos de millones de años de antigüedad, celebró que su equipo haya podido «revelar los secretos» de la partitura de Cherubini.

Un equipo utilizado con los fósiles

«Es lo mismo que hacemos con los fósiles. Hemos resucitado los trazos de la pluma del compositor. Lo puedes ver todo de forma brillante. El texto, las anotaciones para los diferentes instrumentos y la letra, están allí escritos», describió el investigador. Wogelius sostiene que la sustancia negra que utilizo el músico para tapar el aria final «podría ser la misma que utilizaba para lustrar sus zapatos. Es exactamente como si alguien aplicara betún sobre un periódico, no puedes leer nada. Eran tipos de tinta distintos, con metales distintos. Usamos los rayos X para excitar los metales de la tinta, para que produjeran su propia luz y pudiéramos trazar un plano con esos destellos».

De esa forma, la sustancia negra «desaparece y solo vemos los trazos del metal. El zinc, el hierro y el potasio aparecen de pronto. Puedes observar la belleza de la tinta que el compositor utilizó. Ha sido uno de los escáneres más gratificantes y asombrosos que he hecho nunca», relató el científico.

Cherubini se hizo con un lugar en la historia de la música con la obra «Medea», una ópera que Beethoven alabó en diversas ocasiones y señaló como la composición cubre del músico italiano.