El joven músico está radicado en Colombia desde 2013, donde dirigió la Fundación Nacional Batuta. Hoy en día se dedica a cultivar su carrera internacionalmente.


Por Ana María Hernández Guerra | ESPECIAL VENEZUELA SINFÓNICA

Uno de los talentos musicales que cada vez cobra más notoriedad es el director venezolano Manuel López-Gómez. Violinista, pianista, músico de cámara, compositor son algunos de los estudios que realizó en el seno del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela.

De hecho, gracias a su tesón y talento, y después de haber asistido a Gustavo Dudamel en el montaje de importantes obras sinfónicas y operísticas, el maestro José Antonio Abreu lo recomendó para trabajar con la Fundación Nacional Batuta, de Colombia, y de la cual fue su director musical. Vale decir que Batuta comparte misión, visión y objetivos similares a los del Sistema en Venezuela.

López-Gómez en la actualidad sigue viviendo en Colombia, desde donde se ha forjado una brillante carrera que lo ubica entre los músicos destacados de su generación: es el único venezolano que ha dirigido dos veces al eximio pianista chino Lang Lang. Una de esas presentaciones se realizó en Nueva York, en un concierto patrocinado por la Organización de las Naciones Unidas en 2015, en el cual actuaron músicos de Batuta.

Recientemente, dirigió dos conciertos en España, con la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias.

“Llegué a Bogotá a finales del 2013-relata-, como director musical de la Fundación Batuta, recomendado por el maestro José Antonio Abreu, con la finalidad de colaborar con los proyector sociales y musicales de ese momento”.

López-Gómez le agradece a Dios porque hasta el momento le ha ido “muy bien. Han sido años de buenas experiencias, he dirigido orquestas de gran reconocimiento en varios países, he aprendido de sus músicos, de compositores, de sus culturas, siempre buscando representar a mi país y al Sistema en cualquier lugar donde esté”.

El venezolano valora su experiencia con Batuta, viví momentos y experiencias muy enriquecedoras, y sobre todo fue la primera ventana para conocer el gran talento y entusiasmo musical que tiene la juventud colombiana. A comienzos del 2015, regresando de un concierto en París, tomé la decisión de dejar el cargo de director musical nacional de Batuta, principalmente porque debía seguir atendiendo compromisos como director invitado, y entendía también que ellos necesitarían a una persona más estacionaria en Colombia”.

En este sentido, actualmente la Fundación Batuta está bajo la dirección del maestro colombiano Juan Pablo Valencia Heredia.

Al estar en Colombia, la relación que sostiene con el Sistema venezolano sigue siendo de “profundo respeto, amor fraternal, admiración y agradecimiento y compromiso”. Pero sobre el notable éxodo que hay de músicos venezolanos hacia el exterior señala que “Venezuela atraviesa una época de transformación y con ella ha venido este éxodo. Debemos verlo como una oportunidad de expandir el talento venezolano a nivel mundial”.

Finalmente, López-Gómez adelante que para este año 2017 su agenda está “llena de retos maravillosos”, y enumera conciertos en España, Noruega, Estados Unidos, Inglaterra, Corea del Sur, Brasil, “y especialmente me llena de mucha ilusión compartir la nueva producción de ‘La Bohème’ de la Ópera de París con el maestro Gustavo Dudamel en diciembre”.

Puntualiza que entre el repertorio que selecciona para sus conciertos, “los últimos años he tenido el enorme placer de dirigir a nuestros compositores venezolanos, latinoamericanos y también obras contemporáneas de otras nacionalidades. Siempre que exista la oportunidad de incluirlos, no dudaré en hacerlo”.

Para seguirle la pista a este talentoso músico, se puede visitar su página web manuelopezgomez.com