Manuel López Gómez es uno de los jóvenes directores de orquesta con mayor éxito y trayectoria internacional. 

Roberto C. Palmitesta | @RPalmitesta
ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

Ahora enfrenta un nuevo reto al dirigir toda una temporada de la Ópera La Bohème de Giacomo Puccini, compartiendo las fechas entre el 28 de noviembre y el 31 de diciembre nada menos que con el maestro Gustavo Dudamel, teniendo como escenario a La Ópera Nacional de París.

La Bohème cuya música es original de Giacomo Puccini, con libreto de Giusspe Giacosa y Luigi Illica, quienes se basaron en la novela “Escenas de la vida bohemia” de Henry Murger. Fue estrenada en Turín, Italia en 1896 y tiene cuatro actos. Es una de 5 óperas más interpretadas en el mundo y el sueño de cualquier director de orquesta, el cual se hace realidad para Manuel López Gómez.

El venezolano ha tenido una carrera internación muy destacada. Tuvo la oportunidad de alzar su batuta para dirigir a la Filarmónica de Los Ángeles, la Filarmónica de Busan y la Sinfónica de Daegu (Corea del Sur), la Orquesta Filarmónica Real de Liège, la Orquesta Filarmónica de Radio France, la Orquesta Sinfónica de Gotemburgo, la Filarmónica de Moscú y recientemente dirigió en países como Noruega, España, Reino Unidos y EEUU.a

El joven director le cuenta a Venezuela Sinfónica cómo han sido sus experiencias más inmediatas, incluyendo las oportunidades que tuvo de dirigir al afamado pianista chino Lang Lang. Explica cuáles sus expectativas de cara a la temporada de Ópera que está por comenzar de La Bohème, cuenta la manera en que se dio su acercamiento con la obra de Puccini y hasta ofrece un adelanto de sus planes futuros.

VS: Entre tu agenda de los últimos meses podrías por favor contarnos un poco cómo fueron las experiencias dirigiendo en Londres, Detroit, Gijón, Kristiansand y Baltimore.

Cada una de ellas fueron experiencias increíbles. Dirigí por mi primera vez la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias con un repertorio todo Beethoven que tocamos en Oviedo y Gijón. Es una orquesta encantadora con una bella energía y muy musical. Disfruté mucho nuestro trabajo juntos y pienso que ellos también.

Con la Orquesta Sinfónica de Kristiansand fue nuestro segundo reencuentro. Es una orquesta que quiero mucho, tengo buenos amigos y es un placer siempre trabajar con ellos. Este año tocamos música de Copland y Shostakovich.

Tuve mi debut con la Orquesta Sinfónica de Detroit con música de Piazzolla y Dvorak. Es una orquesta fabulosa, una de los top norteamericanas, fue increíble trabajar con ellos. 

La orquesta de Londres (Royal Academic of Music) y la de Baltimore (National Orchestral Institute de la Universidad de Maryland) fueron orquestas juveniles pero muy experimentadas con un alto nivel musical y técnico. Me hicieron recordar mucho a nuestras orquestas de Venezuela.

VS: ¿Cómo describirías la diferencia de estilos entre las orquestas de cada nación? Más aún si las comparas con Venezuela.

Una orquesta es un ente vivo, colectivo pero con personalidad propia y única. Hoy en día, la gran mayoría de las orquestas tienen una integración multicultural, dentro de ellas te consigues con músicos de diferentes nacionalidades y eso es muy bonito de ver y cada una tiene algo especial que las diferencian entre sí. 

Al final, pienso que las menos “multiculturales” son nuestras orquestas venezolanas, pero hay que verlo como algo bueno ya que gracias a El Sistema, la mayoría de nuestras orquestas se dan abasto con puros coterráneos.

VS: Si no me equivoco tú has sido el director venezolano que ha dirigido a Lang Lang el mayor número de oportunidades. ¿Qué nos puedes contar  sobre esa experiencia dirigiendo a una personalidad tan interesante como la de este gran pianista? ¿Es un solista fácil de llevar o más bien complicado?

Es un artista fabuloso! con una gran técnica y musicalidad y es muy flexible he intuitivo de llevar. Es siempre grato compartir musicalmente con él y hemos disfrutado mucho nuestros conciertos juntos.

VS: Coméntanos un poco cómo ha sido tu más reciente incursión en el mundo de la ópera en Noruega.

Fue muy lindo dirigir musicalmente “Las Bodas de Figaro” en el Teatro Kilden junto a la Orquesta Sinfónica de Kristiansand. Conté con un cast lleno de jóvenes pero muy talentoso. Recuerdo que fue una producción moderna desarrollada en un estudio cinematográfico. Gustó mucho y tuvo muy buenas críticas.

VS: ¿Cómo están las expectativas de cara a la temporada de Ópera de La Boheme en la que alternarás con el maestro Gustavo Dudamel y cómo te preparas de cara a un compromiso tan importante como este?

Indudablemente va a ser una experiencia grandiosa. Ahora mismo me encuentro en Paris trabajando “La Bohème” junto al maestro Dudamel. En varias ocasiones había trabajado solamente como director asistente y cover pero en esta ocasión tendré también la oportunidad de dirigir 5 funciones. 

VS: ¿A qué edad escuchaste por primera vez La Boheme y Qué es lo que más te cautiva de esta obra?

Mi primera experiencia en el mundo de la ópera fue en el 2007 casualmente con “La Bohème” asistiendo al maestro Dudamel en Caracas, por lo tanto es una ópera que tiene un significado muy especial para mí y es, indudablemente por sí sola, uno de los scores más bellos de todo el repertorio musical universal. Luego de 10 años, me reencuentro con “La Bohème” y debutando junto al maestro Gustavo en la Ópera de Paris con un elenco fabuloso de cantantes y una puesta en escena completamente nueva y muy interesante.

VS: ¿Puedes darnos un adelanto de tus planes futuros?

Mi plan inmediato es quedarme un tiempo en Europa. Tengo conciertos en Estados Unidos pero principalmente en Europa. Aprovecharía en mi tiempo libre para visitar orquestas, museos, óperas y por supuesto estudiar para mis próximos conciertos.

VS: ¿Está entre tus planes venir a dirigir en Venezuela? ¿Extrañas a las orquestas de Venezuela?

Extraño con mucha nostalgia a mí país Venezuela, a sus orquestas y coros y a donde voy los llevo siempre en mi mente y corazón. Espero que más temprano que tarde tenga la oportunidad de volver a dirigir y por supuesto visitar a mi familia y amigos.

VS: ¿Qué es lo que recuerdas con más cariño de tus años de aprendizaje en Venezuela?

Tengo muchos recuerdos, todos dichosos, y si hubo alguno que no ya lo habré olvidado. Lo primero que me viene a la mente es la convivencia con mis colegas y amigos de la Sinfónica Simón Bolívar desde que éramos Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela, los innumerables seminarios previos a algún concierto especial o para la preparación de una gira, la visita de grandes maestros, etc. Al final, es hacer una retrospectiva de cómo transcurrió tu infancia y juventud y la mía, gracias a las orquestas, fue una muy feliz!

VS: ¿Qué representa para ti la figura del maestro José Antonio Abreu?

Un ser humano único que sólo ha traído luz para Venezuela y el mundo. Todos ya sabemos el por qué, no es para nada difícil divisar la grandiosa obra social y la re-evolución musical que ha hecho en nuestro país y que ha trascendido fronteras.

VS: El maestro Gustavo Dudamel te ha dado mucho apoyo y te ha ayudado muchísimo a conseguir oportunidades. Además, más de una vez te ha dado la confianza de ayudarle a preparar sus orquestas. ¿Cómo te sientes al respecto y qué piensas hacer para retribuirte toda la confianza que está depositando en ti?

Siempre me he sentido honrado de trabajar con el maestro Gustavo y agradezco mucho su confianza en mí para proyectos grandes e importantes como por ejemplo en el Festival de Salzburgo y ahora con la Ópera de París.  Aparte de nuestra gran amistad por décadas es sin duda alguna, uno de los más altos referentes directores de orquesta de nuestros días.