Malditas divas: María Callas; por Lluís Fernández

La Razón | Lluís Fernández

«Diva» viene de divina y «La divina» por excelencia fue María Callas, que volvió a poner de moda el término que se aplicaba a las grandes de la ópera del siglo XIX. Dentro de la cultura camp, la pasión por las «prima donna» fue extendiéndose al mundo del teatro (la divina Sarah Bernhardt) y el cine (la divina Greta Garbo), vulgarizándose el apodo de las más egregias y sublimes a cualquier estrella temperamental, objeto de culto por sus fans.

María Callas
María Callas

Cuando comenzó a recibir el apelativo de  «La divina» por su interpretación de «Aida» en la Scala de Milán, la Callas era una mujer gruesa y corpulenta, pero con una voz de soprano privilegiada y el temperamento dramático idóneo para representar a las románticas heroínas del bel canto italiano. Fue  súbitamente, en 1954, al conocer a Audrey Hepburn en Roma, cuando decidió adelgazar. En poco tiempo perdió 36 kilos y adecuó su figura a personajes como la tísica Violeta, reinventándose como la diva absoluta. De aquella cantante con una excepcional tesitura de voz emergió una sofisticada y glamourosa mujer vestida por Dior. A la edad que la divina Greta Garbo se retiraba del cine, reapareció María Callas con una figura estilizada y una presencia magnética en «La traviata» que subyugó al cineasta Luchino Visconti.

Su ego, del tamaño de una catedral gótica,  sumado a un temperamento explosivo hicieron de la Callas un fenómeno  arrollador en los años 50. Fue en México, cantando «Aída», cuando emitió su famoso «Mi bemol», conocido como «el agudo de México».

Sus desplantes, caprichos de «prima donna» y trifulcas con los directores coinciden con su momento de esplendor. En 1959, la Callas deja a su marido, del que había tomado su apellido, Meneghini, al enamorarse de Onassis en un crucero por las islas griegas.

Abandonada a la molicie de una disipada vida social con la jet set, vivió una tortuosa relación sentimental ampliamente difundida por la Prensa, lo que unido a su adelgazamiento afectó a su voz. Son los años de sus desplantes en la Scala y el MET y de su decadencia vocal, agudizada por la crisis con Onassis, que se casó por sorpresa con la viuda del presidente Kennedy, sumiendo a la Callas en la desesperación. Un engaño que nunca le perdonó.

Patricia Aloy
Patricia Aloyhttp://www.facebook.com/aloypatricia
Directora del Noticiero Digital Venezuela Sinfónica @vzlasinfonica www.venezuelasinfonica.com Los invito a leerlo! Caracas, Venezuela

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Fundación Isang Yun concede premio a la trayectoria del Maestro José Antonio Abreu

El Sistema se llena de júbilo al recibir la noticia del Premio Especial de la Fundación Isang Yun que este año 2020 reconoce la obra del Maestro José Antonio Abreu

Carlos Izcaray: el venezolano que dirigió a Steve Vai

El maestro Carlos Izcaray es uno de los directores de orquestas venezolanos de mayor trayectoria y éxito internacional. Actualmente es el Director Titular de la Orquesta Sinfónica de Alabama, EEUU y de la American Youth Symphony de Los Ángeles, California

Pedro Bernárdez presenta su primer disco para orquesta: “Symphonic Moods”

El compositor y pianista venezolano Pedro Bernárdez, luego de trabajar en el medio cinematográfico de la ciudad de Los Ángeles durante varios años, ahora lanza su primer disco titulado Symphonic Moods

Concierto en homenaje al maestro Raúl Delgado Estévez se presenta en Sala Virtual

Este sábado 3 de octubre, a partir de las 6:00 PM (Hora VEN), podrán unirse al tributo que la Coral Nacional Simón Bolívar ofrece a este destacado músico venezolano, a un año de su partida física

La OSJP y Enluis Montes Olivar asumen el desafío de hacer música en formato digital

Por Jorveis Ortegano Valecillo | El Sistema-Portuguesa Por primera vez la Orquesta Sinfónica Juvenil del estado Portuguesa “José Antonio...