Existen tareas sobrehumanas. Una de ellas es llegar al parque central de Campeche, cuando José carreras el tenor, uno de los tres tenores del siglo 20, con plácido domingo y el ya fallecido Luciano Pavarotti se presenta ante una multitud antes no experimentada. Y llegas con el bagaje de la historia artística de José Carreras, el catalán, el tenor.

Crónica de la presentación del tenor en Campeche
Kálmán Verebélyi  |  La Jornada Maya

La historia de los tres tenores se remonta a 1990, cuando en Roma el concierto resultó ser enorme éxito, y las grabaciones del mismo fueron ampliamente vendidas en todo el planeta. El éxito del concierto de 1990 motivó que el espectáculo quedara denominado definitivamente como Los Tres Tenores, quienes continuaron cantando juntos en conciertos producidos por el mánager húngaro Tibor Rudas y otros productores. Así, se planificó un segundo espectáculo en el Dodger Stadium de Los Ángeles.

El espectáculo de Los Tres Tenores fue repetido en el Campo de Marte de París, bajo la Torre Eiffel durante la Copa Mundial de 1998, y luego se realizó en Yokohama (Japón) con motivo de la Mundial de Fútbol del 2002. También se organizaron conciertos similares en otras ciudades de todo el mundo (Londres, Nueva York,.), generalmente presentándose en estadios u otros grandes espacios.

Los conciertos fueron un gran éxito comercial y fueron acompañados por una serie de grabaciones, incluyendo “Carreras-Domingo-Pavarotti: Los Tres Tenores en Concierto” (ganador de un Premio Grammy por Mejor interpretación vocal clásica,1​ que posee el récord mundial Guinness para el álbum de música clásica más vendido en la historia),2​ “Los Tres Tenores en Concierto 1994”, “Los Tres Tenores: París 1998”, “Los Tres Tenores Navidad”, “Lo mejor de Los Tres Tenores”.

Llegas al parque, entre empujones y cegueras momentáneas de las luces, buscas dónde acomodarte, que es imposible Y recuerdas el Legado de José Carreras: «Creo que nosotros fuimos los principales responsables de que la ópera comenzara a llegar a un público más vasto. Esto es innegable, y esto es fundamental para la vida de la ópera».

Ya es de noche y hay miles, hora de oscuridad absoluta en el universo donde los oídos de los dioses ya están sintonizándose cn los terrenales.

Y sale al escenario José Carreras. Ovación, palabra que queda diminuta ante el fervor que el público exclama. Es clamor de admiración, de amor, de respeto. Se siente sincero. Señoras mojan sus pañuelos con las lágrimas de sus ojos.

Carreras fue aclamado por el público, tras la interpretación de piezas clásicas de ópera, zarzuela, tango y bolero.

Entre los miles de asistentes a este magno evento que marcó el cierre de los festejos del V Centenario del Encuentro de Dos Culturas, estuvieron el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas; su esposa, Christelle Castañón de Moreno y el Obispo de Campeche, Francisco González González.

José Carreras, acompañado de la soprano Leticia Altamirano y la Orquesta Sinfónica de Campeche, cantó clásicos como “La chica de Arles”, de George Bizet; “La última canción”, de Francesco Paolo Tosti”; “El sueño imposible”, de Mitch Leigh; “Canción de paloma”, de Francisco Asenjo Barbieri y “Je veux vivre” (Romeo y Julieta), de Gounod.

Además “Lejana tierra mía”, de Carlos Gardel y “Contigo Aprendí”, del cantautor mexicano, Armando Manzanero. Fuera de programa, el tenor y la soprano obsequiaron, en medio de fuertes aplausos de los asistentes, las canciones “Solamente una vez”, “Amigos para siempre” y “Granada”.

En intermedios, la Orquesta Sinfónica de Campeche, magistralmente ejecutó el vals No. 2 de Dmitri Shostakovich y “La boda de Luis Alonso”.

Al término de su presentación, el tenor José Carreras recibió, de manos del gobernador Moreno Cárdenas, un reconocimiento por su larga y exitosa trayectoria musical.

Tras una duración de dos horas, el concierto que se realizó en el marco del XX Festival del Centro Histórico, concluyó con un espectáculo de juegos pirotécnicos.

Los truenos no pudieron aminorar el eco que la voz de José Carreras dejó.