Stefan Forsberg, presidente del Konserthus de Estocolmo, sede donde anualmente se entregan los premios Nobel, sueña con fortalecer la alianza entre el Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, y el Sistema en Suecia

Prensa FundaMusical Bolívar

Stefan Forsberg

Stefan Forsberg

Totalmente emocionado ,y con una profunda fe a flor de piel, Stefan Forsberg habla de El Sistema hecho en Venezuela como una fuente de inspiración y como si se tratara de su propia familia. Mientras los aplausos no se detenían durante el intermedio del concierto con el que debutó la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño en Estocolmo, el domingo 25 de mayo, Forsberg compartió con representantes de la Fundación Musical Simón Bolívar sus impresiones y planes conjuntos entre ambos países.

“Esta orquesta que estamos escuchando por primera vez en Estocolmo tiene un nivel musical fantástico. En 2010, cuando la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela vino, tuve la oportunidad de escuchar a una orquesta con uno de los niveles más altos, musicalmente hablando. Desde ese momento, sentí que ya El Sistema pertenecía a nuestra ciudad. Y, ahora, tengo la fortuna de escuchar a esta Sinfónica Juvenil Teresa Carreño y estoy sorprendido. Y podemos ver al público que ha venido a este concierto, literalmente “volando” con la interpretación de esta agrupación.

– ¿Cómo se está gestando El Sistema Suecia?

– Desde esa primera vez que vino la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, músicos y profesores de Estocolmo, así como de otras ciudades de Suecia, quedaron completamente enamorados de la forma como en estos muchachos venezolanos pueden transformar vidas y generar un cambio social haciendo música. Hoy día tenemos casi 30 núcleos en El Sistema Suecia. Para este segundo concierto de una orquesta de El Sistema, estuvo presente uno de nuestros núcleos más importantes, el de Söderstalje. Ahora, los músicos de la Teresa Carreño se han convertido en los héroes de nuestros niños de Suecia.

– Dado el crecimiento de El Sistema Suecia, ¿cuáles cree usted que pueden ser los proyectos conjuntos entre El Sistema Venezuela y el programa en su país?

– Sin duda vendrán muchos proyectos conjuntos, festivales, seminarios y conferencias en los que se produzca el intercambio entre los jóvenes y niños de ambos países. Es muy importante que nuestros jóvenes suecos reciban la enseñanza y los valiosos aportes de esta orquesta. También pienso que podemos hacer algo similar a lo que sucedió en Salzburgo 2013, es decir, traer varias orquestas de El Sistema venezolano a Estocolmo. Ustedes son los líderes de esta filosofía y sabemos que a nosotros nos tomará muchos años llegar a donde ustedes están… pero algún día llegaremos.

-¿Cuál piensa usted que es el impacto que tiene la filosofía de El Sistema en el desarrollo y en la difusión de la música clásica en el mundo?

– Nada más el hecho de que gente tan joven, niños y niñas, puedan estar juntos para tocar música, ya eso es una transformación, porque les ayuda a tener confianza en sí mismos y a creer que pueden hacer algo grande en sus vidas; muchos de ellos se convertirán en profesionales de la música y otros no, sin embargo, habremos contribuido a que tengan amor por la música clásica y a ver en ella algo más profundo.

– ¿Qué ha significado para el Konserthus recibir a nuestra Sinfónica Juvenil Teresa Carreño y cómo esto contribuye a ganar nuevas audiencias?

– Lo primero que debo decir es que el público, cuando escucha y ve una orquesta con esta energía, realmente disfruta la música clásica. Para mucha gente resulta sorprendente que la música clásica pueda ser ejecutada de esta manera y se sienten completamente enamorados. Cada vez más personas quieren vivir esta experiencia y ser parte de esta transformación social y cultural.