Vía: imparcialoaxaca.mx | por Norma Lisbeth Mejia Reyes

Después de 20 días de capacitación en Caracas, Venezuela, volvieron a Oaxaca dos músicos y directores del Instituto Intercultural Calmécac (IIC). Del 10 al 30 de septiembre, Manuel López Alejandro y Adrián Flores Chávez conocieron el trabajo del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela.

En su estadía, los músicos recibieron atención personalizada de los directores de algunos núcleos, nombre con que se conoce a las escuelas con que cuenta el sistema en diversas partes del país.

“Tuvimos mucha interacción con los alumnos y los maestros, como mexicanos; ya no era representar a Oaxaca, sino a México. Entonces, en varios de los núcleos nos tocó exponer la parte musical del Estado, lo que son los sones y jarabes, lo tradicional, que ellos totalmente desconocen”, relató Adrián, docente de pedagogía musical infantil.

Por su parte, Manuel agregó que ir a los núcleos les sirvió para detectar la planeación de las clases. Asimismo, “por la tarde me iba a mis clases de clarinete con el maestro Eugenio Carreño, que es director del núcleo La Rinconada”.

Así, durante 15 días en comunidades de Caracas, Manuel y Adrián estuvieron en contacto directo con los núcleos del sistema musical venezolano, diseminados en zonas marginadas del país. Estos se caracterizan por ser una herramienta que propicia la disciplina y carácter de los niños y jóvenes, a fin de romper con su círculo de pobreza.

Los cinco días restantes de la capacitación, los docentes del IIC se trasladaron al Estado Guarico, a la zona de San Juan de los Morros. Ahí, tuvieron la oportunidad de conocer el proyecto Alma Llanera, “que se enfoca en la música tradicional venezolana a nivel nacional”.

Mediante el contacto con esta iniciativa, conocieron la forma de trabajar de los docentes, quienes –de manera oral- comparten sus enseñanzas. Y esto, añadió Adrián, guarda más relación con la forma en que opera el IIC.

La presentación de Alma llanera y el proyecto del IIC, así como un diálogo sobre las fortalezas y carencias en Oaxaca, propiciaron un intercambio de ideas, en el que la parte venezolana compartió algunas propuesta de cómo han resuelto la enseñanza de la música en la comunidad.

“Ellos ya tienen un método de enseñanza y nosotros fuimos para aprender cómo elaborar un método, a crear formas de enseñanza, a crear estrategias de aulas de clases, de conciertos, de logística”, indicó Adrián.

Y estos métodos servirán de guía para generar los propios, según el contexto, en el Instituto Intercultural Calmécac.

Los músicos del Calmécac dijeron que algo que podrían imitar del sistema musical de Venezuela es la labor de algunos profesores que se han dedicado a investigar y rescatar la música no escrita de las comunidades, de conocer a los docentes que transmiten ese conocimiento de manera oral. “Y creo que nosotros podríamos hacer eso”, concluyó Adrián.

ACERCA DE:

Manuel López Alejandro tiene 23 años de edad, es originario de Santa Catarina Albarradas y se formó en la banda filarmónica de su comunidad, bajo la tutela del compositor Teodoro Martínez Santiago. Actualmente es docente de la sección de clarinetes del IIC.

Adrián Flores Chávez cuenta con 26 años de edad y es docente de pedagogía musical infantil en el IIC. Es originario de San Juan Tepanzacoalco, distrito de Ixtlán. Su formación musical estuvo a cargo de su padre, Valentino Flores Santiago, y su tío Amadeo Chávez Martínez, dentro de la banda filarmónica de su comunidad.

EL DATO

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela comprende varios núcleos (escuelas) diseminados en el país, especialmente en zonas marginadas, donde infantes y jóvenes son instruidos por músicos de alto nivel, varios de los cuales forman parte de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar.